Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. MIÉRCOLES 22 DE A B R I L- DE 1 S 64- EOTCION DE LA MAÑANA. PAG. 83. ha armado Jaime Ostos. Dos orejas ha. cortado. y el rabo no sé por qué no, ¿Dices que Jaime Ostos? -Contestó la Torre del Oro, r uspensa Espsra que haga memoria. ¿Jaime Ostos no es aquel torero que por el mes de julio del año pasado sufrió un gravísimo percance que le tuvo a la muerte y del que tardó en curar cuatro o cinco meses? -El mismo, abuela. ¿Y dices que ha cortado dos orejas? -Y la T o r r e del Oro se estremeció- ¡Maldita sea mi suerte, no haberlo visto yo! ¡Esos on los toreros que a mí me gustan! Los valientes. -Valiente y torero. Mire usted, el toro no quena embestir. Jaime Ostos a dos dedos, enfrente y no al lado de los pitones, le ofrecía su cuerpo, y junto a su cuerpo la muleta- Y el toro, inmóvil, y Ostos, sra darl palos ni patadas en el testuz, le embarcaba con la muleta y le obligaba a seguirla hasta donde daba de sí su brazo x le ligaba ssis, siste pases a fuerza de temple, de mando, de suavidad, hasta que al manso le paraba su mansedumbre. Y vuelta a la porfía. Una porfía temeraria porgue a la menor brusca arrancada, siempre posible en un manso, la cogida era se 11I T 3 11I T 3 CUARTA- CORRIDA DE LA FEEIA DE SEVILLA Y ORO Plaza de toros de Sevilla. Seis toros de don José Benitez Cubero, para Manuel Vázquez, Jaime Ostos y Paco Camino. Peso de los toros: 533, 460, 465, 462, 519 y 523. Sevilla 21. Crónica de nuestro crítico taurino, enviado especial. Nada más empezar la Feria un. incendio quiso acabar con ella. Ardieron buen número de casetas. El íuego fue dominado pronta y victoriosamente. Y sólo quedaron en el aire las llamas del sol, que hoy se ha portado como quien es, como un sevillano amante de la ciudad, que no puede faltar en los feriantes días abrileños. ¡Qué delicia ir a los toros por la orilla del Guadalquivir, encontrarse con la Torre del Oro y saludarla como una vieja amiga que no puede ir a la plaza de la Maestranza porque ya está muy a n c i a n a la pobre! ¿Cuántos años tendrá la. Torre, del Oro? Muchos. Siglos. No los representa. Se conserva tan juncal. Siempre tan coqueta, siempre mirándose en el espejo de las aguas del río. Pero ya no puede andar como antaño solía. ¿Una torre andarina? ¡Pues claro! ¡Así que no ha rodado por el mundo la Torre del Oro en coplas y escritos de toda laya! Aún de vez en cuando se monta en un soneto y se pega un garbeo por ahí. La Torre del Oro es vecina de la plaza de la Maestranza, pero como es chiquita y algo rechoncha, no puede encaramarse sobre ella como hace la orgullosa Giralda, tan grandona, tan esbelta, que puede ver los toros sin moverse de su sitio. A la Torre del Oro hay que contarle la corrida, porque es muy euiiosona y aficionada. ¿Y quién se la cuenta? Pues ese mismo pajarito que le cuenta a los padres las travesuras qué hacen sus niños. Un pajarito que vuela de la plaza a la torre y de la torre a la plaza las tardes de toros. Y va de cuento. El pajarito le dijo a la torre antes de irse a volar por la Maestranza: Si no ocurre nada de particular no vengo. ¿Para qué afanarse en traer noticias de qué los toreros están mal? Y el pajarito se fue por los aires de la maravillosa tarde. La corrida empezaba a las cinco y media. Eran- cercanas las siete y el pajarito ni aparecer por la Torre del Oro. ¡Cómo se están aburriendo! pensaba ésta. En efecto, la corrida fue fatal hasta el quinto tero. Don José Benitez Cubero ha lidiado dos corridas en la Feria. ¡Caramba con don José Benitez Cubero, y qué fuerza tiene su ganadería! ¿Es tan buena? De los doce toros corridos sólo uno resultó una perita en dulce. La que se comió El Cordobés el sábado. Los otros once salieron más o menos mansos, más bien más que menos. De los de hoy, tres eran inadmisibles por su escaso trapío. ¿Que dieron el peso? ¡Pero, cómo lo dieron! Uno pesaba el justo para no ser rechazado. A otro le sobraban dos kilos. A otro, cinco. ¡Ya necesita afinar un ganadero para presentar tres toros con el peso justito! Ya está afinado. Pero, ¿y el trapío, cémo se afina el trapío? De una sola manera. Presentando toros hechos, no novillotes adelantados. ¡Cómo ha decaído el público d Sevilla! ¡Admitir en una corrida de su Feria tres toros sin trapío ni hechura! Fueron protestados, es cierto, pero débilmente. Ninguno era admisible. Y encima, mansos. Y con eso que los andaluces llaman guasa. 1 El primero estaba gordo. Y era un gordo paeífi- e qw. e no quería o no podía moverse. Mando Vázquez intentó torearle con su finura. Con su salero, Imposible. El marmolillo ni se movía. Murió da un, pinchazo y una estocada. El segundo tenía mal genio, que aguantó Ostos ccn decoro, matándole fie una estocada. El tercero, también desagradable, lo trasteó Camino con desgana y lo mató de un pinchazo, estocada y descabello a la tercera. El cuarto era soso, y Manolo Vázquez no se decidió a alegrarle en lo posible. Lo tumbó de una estocada sin puntilla. Mientras tanto, el pajarito volaba y volaba sobre la Maestranza, suponemos que tan aburrido como todos los espectadoras. El quinto era más toro. Un toro. Pero, lay! manso de los de solemnidad. A fuerza de salirse de la raya, el picador consiguió herirle con la puya tres veces. ¿Para cuándo están las banderillas negras? Y Jaime Ostos se va a él moleta y espada en manos. La de matar, porque Jaime Ostos es un matador de toros. El toro no embestía. Jaims Ostos... pero dejemos las palabras. -Abuela, ya estoy aquí. Menuda bulla para ¡Calüa, no me io digas! -Ostos estaba muy sereno. No pensaba en ella. ¡Como toreó con la derecha y con la izquierda! Hrciendo el toro, enseñando a las gentes que cuando un torero tiene el valor y el conocimiento suficientes para torear, todos los toros se rinden a la vaA J J s e o l l e g a n al conocimiento. Asombrosa faena, porque un asombro es sacar agua 1 de un 11 d e lcasi seco, el agua 11 pozo toreo STXf- í? S vvílvf St f perfila tilT Volvió su calitza al tendido y con un gesto, ya en desuso, brinda la muerte del toro. Este es el verdaderoe rbrinfiis al público, no Se m mt a -aAbuela de p ra matar. comenzar la faena, para luego tenerla que recoger un peón porque el matafior quedo malamente Osío- entró á matar. Abuerx l e n e l? U d e T t e d c r e e r me -qnedé paTMo. aire, tan parado, oue por poco me desplomo sobre el ruedo. ¡Qué estocada! U d ífrt 1 f I a i T o r r e d e I O r o votata. Pagarla. Una estocada perfecta, bellísima de la que rodó el toro sin puntillar M I? r r e TM e l a! G o g e c m e l vico ese clavel tan rojo que está a mis pies. LlévacrÍ Pr? mf lme S Í 0 S- T í r? s e l I meñp. El creerá que es le una mujer... y una mujer soy. La Torre que ya rio tiene oro pero que tiene claveles para los toreros que maS C n ta ía euaBeza viiela! ¡Corre, Y el pajarito arrojó el clavel. Yo lo vi caer en la arena. El pajarito tardó en volver sus veinte minutos, y dijo: -Nada, Camino no ha hec ¿o nada en el sexto. Mandanga con la muleta y cuatro pinchazos, echándose fue- a. -Pero ¿y mi clavel? Lo cogió Jaime Ostos. ¡Hacia más bo. entje las dos orejas! -Antonio DÍAZREMITIDO en mano antes da A LQUI LE R AUTOMÓVILES CON O SIN CONDUCTOR CONSÚLTENOS. SERRANO, 98 Tels. 275 48 16- 276 79 85 SALVAMENTO BE LOS TRIPULANTES DE UN PESQUERO En la madrugada del día 12 del corriente con mar fuerte y viento Norte, encontrándose navegando el pesquero con base en Huelva Diana Rosal propiedad de la casa armadora Pedro Pelayo, S. A. próximo a la costa de Cabo Ghir (África Occidental) sufrió una colisión con el buque General Queipo de Llano de la misma base. El resultado de la misma fue una vía de agua cerca de la proa y por debajo de la línea de flotación. Al comprobar la importante avería y ver que nada se podía hacer por salvar la nave, el patrón, después de dar por radio su situación, ordenó el lanzamiento al agua de la balsa de salvamento insuflable Duarry de 12 plazas, permitiendo la salvación de toda la tripulación compuesta de 14 hombres, a la que hay que añadir un perro. La balsa de salvamento insuflable Duarry fue recogida por el pesquero Simesarga que captó el S. O. S. lanzado por el Diana Resal s Necesitamos ofertas para hospedar estudiantes árabes, tomo en familia durante año completo, condicionas y precios. Apartado 50.081- MADRID