Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M I É R C O L E S 29 DE ENERO DE 1964. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 57. 4 f SA ESPECTÁCULOS EN EL M A Q U I N A Escribíamos ayer del camino sin salida o de la encrucijada para el piano en la generación de Strauss y de Mahler. Conmovedora, impresionante es la salida como entre susjairos y borbotones de Scriabin: y no son palabras cogidas al azar y las escojo para comentar su sonata cuarta que centraba el programa de Wasowsky en el teatro Marquina. Seriabin suspira y muy hondamente al intentar la sucesión de Chopin, pero deshumanizándolo, buscando en el piano un misticismo irreal: así ese tiempo primero de la sonata que quiere ser inmaterial, sólo color, pero como paisaje de alma en el sentido en que lo vio su amigo y discípulo el poeta Pasternak. Pero luego, en el segundo tiempo, en ese prestísimo volando -casi un título de Alban Berg- -es a borbotones como se expresa lo típico de esa generación de fin de siglo, de esa generación de anarquistas del espíritu, pero señores de gran cortesía: la alucinación, el asalto a la trinchera de un misterio que luego se llama nada En medio, para expresar eso, un piano exuberante de técnica, de refinamientos armónicos, incluso de novedades en el ritmo como expresión. Música siempre interesante, tanto más significativa de su época como impura en su encarnación musical. Fue la dificilísima sonata de Scriabin lo mejor, sin duda alguna, del concierto a teatro casi lleno, de Wasowski. Pianista que me desconcierta, pues si le oímos un Scriabin espléndido, notamos después ciertos como baches en la técnica de fondo; le oímos un Chopin muy justo de estilo, muy serio, pero antes nos había sorprendido con un Schumann, el de los Estudios sinfónicos desigual, arbitrario en la misma iniciación. Hay, sí, una muy clara e importante realidad: el sonido, ciertamente muy bello. Con eso y con una presencia sencilla, sin pose ni retórica, el éxito fue muy cordial a través de todo el concierto. -Pedre Federico SOPEÑA. CANTAR Y TAÑER Concierto abono. Hoy, 19,15. Instituto Nacional Previsión. -S. ORQUESTA NACIONAL FRÜHBECK DE BURGOS. FERRAS Obras: Muñoz Molleda, B e e t h o v e n Schumann. Viernes, 6,30 tarde, Palacio Música. Localidades: taquilla Palacio Música. Domingo, 11,30 mañana, Monumental. Localidades a partir jueves taquilla Monumental. -R. UNINSKI Lunes, 3 diciembre, 7,15 tarde. Teatro Marquina. Localidades, en taquilla. -R. UNINSKI Genial pianista ruso. Único recital Madrid. Próximo lunes, 7,15 tarde. Teatro Marquina. Localidades en taquilla. -R. ALEXANBER UNINSKY Programa: Sonatas Scarlatti; Variaciones Mozart; Novelette Schumann; Sonata op. 31 núm. 3 Beethoven; 12 estudios Chopin. Sensacional recital. Teatro Marquina. Lunes próximo, 7,15 tarde. -R. CONCIERTOS DANIEL. TEATRO MARQUINA Presentan uno de los más grandes pianistas de la actualidad Alexander Uninsky. Lunes, 3 de febrero, 7,15 tarde. Localidades en taquilla. Apresúrese a adquirir sus entradas. -R. LOS COSACOS DEL DON Actuación única, sábado, 8. Monumental Cinema. -R. ESTRENO DE LOS INOCENTES DE L 4 MONCLOA EN EL TEATRO CÓMICO Jorge Vico, Mary Paz Pondal y José Segura, intérpretes de Los inocentes de la Moncloa estrenada ayer en el teatro Cómico fatigables teatros vocacionales Es lógiTeatro: Cómico. Título: Los co. Es natural. Es confortador. inocentes de la Moncloa Autor: José María Rodríguez Méndez. Los dos actos primeros relatan con amor Decorador: Pato. Director: Eugey energía las peripecias de la toma de nio García Toledano. Principales conciencia estudiantil. Quiero decir, claintérpretes: Jorge Vico. María ro es, toma de conciencia social. El diáLuisa Arias, Eduardo Moreno, logo borbotonea apasionadamente. Los páTina Sainz. José Segura y María rrafos son largos y declarativos. Los perPaz Pondal. sonajes hablan, muchas veces, con olvido total de su interlocutor. Se autoanalizan. Los inocentes de la Moncloa He abí Se autocritican. Se autoilusionan. Este una prueba de que el sainetismo, el cons comprometimiento confiere un valor estumbrísmo pueden cumplir funciones de pecial al tercer acto, en que el personaje alta sanidad social en cuanto un autor, de José Luis cristaliza la solución privada, sin falsear su estudio testimonial, realiza personal y aparentemente feliz Digo este análisis siguiendo un método crítico aparentemente por la sencilla razón de Este sistema permite profundizar al reaque el autor denuncia como egoístas las lismo, da vigor a los personajes, cala basescapatorias liberales de sus personajes. tante más allá de su apariencia exterior, No nos equivoquemos. Rodríguez Méndez rasga el barniz cómico tradicional y enescribe un final lógico que no le gusta seña, al fondo de la herida, el cargamento ni aprueba. Su disgusto nos llega con mutrágico de los seres de nuestro tiempo. cha claridad. El autor hace una pregunta, Rodríguez Ménáez, epígono de Buero, epíbusca una contestación y se indigna con gono de Sastre, hermano de Olmo, de Muella. Esta vinculación de un problema perniz y de Buded, es hombre de la nueva sonal a un problema social hace de la generación dramática española. Tengo encomedia una obra politizada a la matendi o que Los inocentes de la Momcloa nera unamunesca En Los inocentes de es obra casi de repertorio de nuestros inla Moncloa todo es, naturalmente, dis- TEATRO jSXITO SIN PRECEDENTES! CABALLERO CABALLERO presenta i r s O gr es L V í r S r. f tSi t tf V w r- jjs pj FSDEKiCO GARCÍA LORC i iki Dirección: rl J. A. cutible menos el hecho de que su autor tiena una seria preocupación moral. Teatralmente, sin embargo, yo prefiero los dos primeros actos. Son más sobr; 4 s, más puros dentro de sus reiteraciones. El acto tercero está muy fríamente arquitecturado. El personaje de Sofi se dobla un poco bajo cierta hojarasca retórica. La cuerda lírica, elegiaca a el muchacho de Córdoba sufre de insincera en su expresión. En ese sentido los dos primeros actos son superiores. Jorge Vico hizo un nervioso, testarudo, ciego opositor, muy convincente. La verdad es que convincentes estuvieron todos los actores. Eugenio García Toledano ha montado la comedia correctamente de movimientos- -salvo el parón de la escena de las dos chicas en el acto tercero- -y superiormente de tono Los actores le han seguido con valor y eficacia. La graciosa e irritante seguridad de Pepe Santana -José Segura- la rendida fatiga de Eduardo Moreno, el egoísmo expresado por María Luisa Arias, la sencilla bondad de Tina Sainz y la turbulencia de Mary Paz Pondal encajaban muy bien en el texto. Se rio la comedia, se siguió con atención y se aplaudió con viveza. El autor salió a saliiáar entre sus actores al término de la representación. Y el público, de com-