Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, MIÉRCOLES 22 DE ENERO DE 1964- EJEMPLAR D 0 S PE SETAS DEPOSITO 1 EGAL. -M. 13- 1958 DIARIO I L U S T R A D O AÑO 68 QUINCUAGÉSIMO PAGINAS SÉPTIMO. NUM. 18.050 UNA GIGANTESCA HOGUERA A ANTONIO EL INCENDIO DE LOS ALMACENES ARIAS, EN LA CALLE DE LA MONTERA Y LA PLAZA DEL CARMEN, ES UNO DE LOS MAS GRANDES QUE HA HABIDO EN MADRID Ardieron las cinco plantas y los dos sótanos del edificio, sin que se produjeran desgracias personales LAS PERDIDAS SE CALCULAN EN CUARENTA MILLONES DE PESETAS Poco después de las tres de la tarde se declaró ayer en el centro de Madrid una de los incendios de mayores proporciones registrado en la capital de España en los últimos tiempos. Ardieron las cinco plantas y los dos sótanos del edificio de Almacenes Arias, situado en Montera, 29- -fachada principal- -y plaza del Carmen 7, próximo al emplazamiento que tuvo la iglesia parroquial de San Luis, quemada por unos manifestantes del Frente Popular una tarde de primavera de 1936, meses antes del Alzamiento. Fueron los primeros en advertir el siniestro los treinta chicos que atendían la tómbola allí diez coches y sesenta hombres del Servide la Ciudad de los Muchachos de Orense, cio de Incendios. Dos de esos coches lleemplazada en la acera frontera a los alma- vaban escaleras: una de cincuenta metros y cenes; ellos y ej padre Jesús Silva, director otra de cincuenta y dos. Entre los vehículos de esa Obra, vieron con sorpresa la súbita figuraban tanques- bombas y depósitos de formación de llamaradas y columnas de agua. Pero insistimos: la presión del agua humo en el interior del inmueble, a la al- de las bocas de riego era insuficiente, y ello tura de la segunda planta. Instantes des- restaba en pués saltaban hechos añicos algunos crista- operaciones. parte la debida eficacia a las les del edificio siniestrado- -algunas personas A las cuatro de la tarde se- habían ensehablan de una especie de explosión, atribuida a los artículos de plástico allí existen- ñoreado las llamas de todo el inmueble, destes- -y las llamas y el humo salían en de los sótanos a la última planta, y los grandes cantidades al exterior a la vez que Saldos Arfas, como popularmente se conocaían a la acera unos grandes carteles que cían aquellos almacenes, estaban convertidos cubrían en parte la fachada y decían así: en una gigantesca hoguera, visible a mucha Gran liquidación total Ocasión única distancia en la capital. Densas columnas de Gran oportunidad Restos La gente humo y llamas impresionantes salían a la que pasaba por la calle corrió aterrada en plaza del Carmen y a la calle de la Montodas direcciones, y los portales y los bal- tera. El fuego tomaba incremento. Los bomcones se poblaron de curiosos. beros enchufaban las mangas y trabajaban denodadamente para localizar el siniestro y Entonces el padre Silva avisó telefónica- evitar su propagación a las fincas vecinas. mente a los bomberos. No puede precisar la Pero las proporciones de aquella impresiohora con exactitud: tres y cinco, tres y nante hoguera aumentaban en alarmantes diez, algo más acaso... Lo cierta es que a los condiciones y ponían inquietud en el ánimo pocos minutos de marcar el número de la de muchos vecinos. Dirección del Servicio de Incendios estaban Fue entonces cuando las autoridades dieallí los primeros cascos y las primeras mangas. Era en esos momentos jefe de servicio ron orden de desalojar la casa número 3i don Antonio Salas, que se personó con sus de la calle de la Montera, en cuya planta bpja hay unas pañerías con un gran letrero hombres. EL EDIFICIO, CONVERTIDO EN HOGUERA Pronto se comprobó que eran necesarios más refuerzos ante la intensidad y la progresión del incendio. Además, se tropezó con un inconveniente: el agua. Su presión era escasa, y las bocas de riego de los alrededores no podían suministrarla con la rapidez requerida en circunstancias tan críticas. Vinieron más coches de todos los Parques de Madrid y sus dotaciones tomaron posiciones en la calle de la Montera- -la parte del edificio aparentemente más afectada y donde el fuego era más amenazador y espectacular- -y frente a la fachada posterior, o sea, en la plaza del Carmen. A las cuatro menos cuarto- -los bomberos llegaron cerca de las tres y veinte- -había PUERTA DEL SOL que dice: Ofertas fin de temporada Las llamas apuntaban en esa dirección. LAS AUTORIDADES, EL TRAFICO Y EL PÚBLICO Numerosas autoridades acudieron a la calle de la Montera y se situaron en la acera que hay enfrente del edificio siniestrado. Estaban allí el primer teniente de alcalde, don Jesús Suevos; el presidente de la Junta Municipal del distrito del Centro, D. Dionisio Porres Gil; el jefe superior de Policía, teniente coronel González; el jefe del departamento de Orden Público, D. Marino Arroyo; el jefe accidental de la Policía Municipal de Madrid, D. Jesús Luque; el jefe de la Policía Municipal del Centro, D. Villar Ventero García, y otras personalidades. Los trabajos de extinción del siniestro eran dirigidos por D. Santiago Soler, arquitecto director del Servicio de Incendios, y por don Antonio Salas, D. Ángel Pingarrón, don Antonio Gómez y demás jefes del Cuerpo de Bomberos. También concurrieron los ingenieros D. Rafael Segovia y D. Carlos de la Hoz, pertenecientes a la empresa Agromán, constructora del edificio en llamas. El tráfico quedó desviado apenas surgido el siniestro, y la circulación se reguló acertadamente, aunque con las naturales dificultades, por las vías vecinas. Incalculable número de personas se estacionó en la calle de la Montera, cerca de la Puerta del Sol y la Red de San Luis, y en las calles de Tetuán, Jardines y otras adyacentes. Fuerzas de la Policía Armada cortaron el tránsito entre Aduana y José Antonio, por un lado, y San Alberto y las calles que desembocan en la plaza del Carmen, por otro. Muchas de i endientas y otros empleados de Saldos Arias, que habían acudido cerca de las cuatro y media para incorporarse a sus puestos de trabajo en la jornada vespertina, contemplaban consternados, desde las inmediaciones, el terrible fuego que consumía enseres y artículos comerciales y destruía el lugar donde horas antes despachaban al pública. Para todos ellos fue una dolorosa sorpresa aquel inesperado espectáculo. LAS CAUSAS DEL SINIESTRO Y, LAS PERDIDAS ECONÓMICAS El edificio es propiedad de una espec e de sociedad familiar constituida por la fa- Sapphette El nuevo Omega reloj de precisión que reluce co p n. o una joya COPPSL Fuenícrrol, 1 -Madrid