Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C DOMINGO 24 DE NOVIEMBRE DE J 963. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 81. MEJORA EL ESTADO DEL GOBERNADOR JOHN CONNALLY SE INFORMA QUE EL PRESIDENTE RECIBIÓ DOS ¡BALAZOS LA POLICÍA DE DALLAS SUPO AYER OUE HACE UNOS DÍAS AGENTES DEL F. B. i. INTERROGARON AL HOMICIDA Washington 23. (Crónica de nuestro corresponsal, recibida por telex ¿I or qué Lee Harvey Oswald, de veinticuatro años, excelente tirador, mató ayer al presidente Kennedy e hirió gravemente al gobernador de Tejas, John Connolly, sacudiendo al intuido? Súbitamente, mientras los dignatarios de la República, encabezados por los ex presidentes Traman y Eisenhower, desfilaban ante el íéretro cerrado en la capilla ardiente de la Casa Blanca, la atención nacional e internacional, la periodística y la del hombre dé la calle, en todos los continentes, se ha centrado sobre el otro extremo del eje de la tragedia: el asesino. El caso Oswald está cobrando, con sorprendente rapidez, proporciones internacionales, capaces de tener, si no se las trata con tacto, graves repereusiones. La P o l i c í a Criminal de D a l l a s el F. B. I. y los detectives q u e han interrogado a Oswaíd y a una ya larga serie de testigos a f i r m a n que el asesino, sin n i n g n n a sombra de duda, es Oswald. El f i s c a l del Distrito le ha acusado de homicidio a n t e Ios Tribunales de Justicia. Los Lee II. detalles de la detención fcon conocidos. Cuando acudió la Policía para detenerle acó una pistola y trató de disparar contra los agentes iue se acercaban a él. Se llama a sí mismo marxista y ha actuado en favor de Castro como secretario del Comité del Fair play for Cuba de Nueva Orleáns. Los datos de su vida dan cuenta que a los quince años en la escuela decía ue era marxista. En Octubre de 1956 se enrolaba con los marines sirviendo en Japón. Se licenciaba en 1959 y se iba a Kiisia. En Moscú se presentaba a su Embajada y afirmaba que quería pasar el resto e su vida en la TJ. K. S. S. d porque el capitalismo era un sistema caducado. Devolvía, su pasaporte norteamericano y se casaba con una muchacha rusa. Tres años más tarde pedía, visado de salida a los rusos y volvía, a 1 Embajada. norteamericana, pidiendo que se le devolviera su pasaBorte, porque no se le admitía como ciudadano soviético. XA Embajada le devuelve el pasaporte y le presta, además, 456 dólares para el regreso a Estados Unidos. Entonces aparece en Nueva Orleáns, ack titulados Viva Castro peleando con los anticastristas y defendiendo al castrismo en una entrevista radiada. Luego subía a Dalias. Un modesto empleo en unos almacenes de libros de texto. Alquilaba una pequeñísima habitación en una pensión a ocho dólares semanales. Era cortés, silencioso y limpio, y no parecía tener amigos ni nada dice la dueña del establecimiento. A primeras horas de la tarde de ayer aparece por la pensión corriendo, sudoroso, con mucha prisa; se muda de ropa y se va otra vez. Antes, desde una de las ventanas del piso quinto del almacén donde trabajaba había disparado tres veces su rifle temible. Tres veces en un ángulo de unos 45 grados y contra un blanco a unos ochenta metros de distancia... Oswald no parece tener ninguna relación normal con el partido comunista. Tampoco parece directamente vinculado con Cuba. ¿Hasta qué punto el solo impulso de sus ideas le ha llevado al, horrendo crimen de ayer? Este es el debate de hoy en Estados Unidos. Un comunista de verdad, bien adoctrinado, no comete esta clase de crímenes, y menos contra el máximo intérprete norteamericano del espinoso pleito con Moscú. No tiene sentido. Los cometería un anarquista, pero no un comunista. El lo niega todo en redondo, pero las circunstancias están contra Oswald. ¿Puede suponerse que semejante crimen se haya perpetrado sin alguna complicidad? ¿Cabe el supuesto de una conspiración castrista- comunisía, de carácter internacional, que haya utilizado a Oswald para eliminar a Kennedy y crear una crisis mundial de tensión y recelo? ¿Cabe buscar al crimen un ángulo chino? ¿Cabe conectarlo con el extremismo racista, tan violento en algunas minorías tejanas? Oficiosa, pero insistentemente, se declara hoy aquí- -Departamento de Esta- do- ¡ue no se conoce en absoluto nin- gruía relación entre el asesinato y uii complot üs carácter internacional y comunista. la agencia Tass afirman que alguien trata de montar en Estados TJnidos un movimiento pasional para dificultar; las buenas relaciones con la TJ. K. S. S. Todo ello es interesante y peligroso, y habrá que tratarlo con mucho uiáatíc IÍO peor que le podría suceder al nueva presidente en este instante sería la explosión de un movimiento de emociones antisoviéticas que devolviese las cosas a loa tiempos más intratables de la guerra fría. El caso Oswaíd será un caso a seguir. Xa. trag- edia mundial de sus tres disparos c rifle es una carga de dinamita en las relaciones internacionales, capaz de generar muchos histerismos en una sooieflaf extremadamente combustible J. M. M ACUSADO OFICIALMENTE Dallas 23. Después de diez horas de interrogatorio continuo, Lee Harvey Oswald ha sido acusado oficialmente de asesinar al presidente Kennedy, aunque él niega su participación en el magnicidio. En el cuartel geneial de la Policía da Dallas se ha facilitado la siguiente relación de hechos: El sospechoso peipctró el atentado a las doce y media (hora local) Después abandonó el edihcio desde donde hizo los disparos y, a une- cuatro kilómetros de distancia, mato, a. la una y cuaito (huía lo al) a un policn que le estaba iuteipex laudo. Vuc detenido en tui inc a las do menos cuarto, después de una ie ibk: naa 10l cnta. üüitiando en su caía sit, uos OsísJiMblts de su lucha con los policías, Oswald fuá conducido poco después de medianoche ante el juez de paz de Dallas, David Johnson. La Policía ha informado que en el mo mentó en que fue asesinado el piesidente Kennedy, Oswald se encontraba en el edi- ficio desde donde se hicieron los disparos y donde fue hallado un fusil. Oswald estaba, empleado en tina oficina del referido edificio. UNA TRÁGICA COINCIDENCIA Desde 1840, lodos los presidentes elegidos cada veinle años han fallecido durante su mandato Washington 23. Todos los presidentes notteameri canos elegidos cada veinte año- i desde 1840 lian fiUccido durante sujmandato, lista casualidad trágica se inició con el presidente VVilham Henry Harri on, que fue elegido en el año 1840. Lo mismo ha ocurudo con Abiaham Lincoln, elegido cu 18 Ó 0; James Gaiíield, debido en TS 8O; William Me Kmley, elegido en 10,00; Warren lLudin eleciao en 1920; FrauLlin D. Roose eit, elegido cu 194 x 5, y John F. Kennedy, elegido en 1960. Lincoln, Garfield, McKinley y Kennedy fueron asesinados. Los demás fallecieron por causas naturales. -Efe. EL RIFLE UTILIZADO ES DE FA BRICACION ITALIANA El arma que el asesino utilizó para aten 111 contia la tida del presidente Kennedy es un inosquetún o 1 i fie de ícpetición de modelo v íabiitacióri italiana, sistema Panavicino- Carcano aJibie 6,15 milímctios, según ha manifestado un funcionario administrativo de la Jefatura de Policía, de Dallas. EL funcionario ha agregado que- parees- ser. que, esteJ armajesáima, deálas f) rjedilectas tivistaedel, castrismo, repartiendo, folletos-