Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO RO 1 14 DÉ J U L I O DE 1963. EDICIÓN DE XA MAÑANA. PAG. 57 MA AGOBIANTE OLA DE SUICIDIOS APASIÓNALES EN TODA ITALIA! GINO PAOLI, VENCEDOR EN EL FESTIVAL DE SAN REMO, ACAPARA LA ATENCIÓN DE LA OPINIÓN ITALIANA jovent rico y aclamado por las multitudes. Paoli intentó quitarse la, vida de dos balazos Roma 13. (Crónica telefónica de nuestro, corresponsal. Más, que de las posibilidades dé qu Inglaterra- ab ra el abanico de sus probabilidades frente a una entrada en el Mercado Común, y más que de la visita del secretario de- las Naciones Unidas, que pasó por Roma, entre vaguedades proiocolctriaS, se: habla y se escribe en Italia dé Gino Paoli. Más que del Gobierno mismo y. deY. hed o de que las vice presidencias parlamentarias, estén en manos comunistas y que. hse vaya hacia unos terrenos de isqujerdá que dejarán en mantillas a los ya conocidos, los titulares, de los periódicos hablan, de Gino Paoli. Lo mismo ocurre con la radio, con la televisión y con la gente míe vi y viene. Gino Paoli por aquí, Gino Paoli por allá... Él ñ pnibre de Gino Paoli pertenece más qíw a oirá cosa a la crónica frivola que va de- San Remo a Rapallo y a Santa- Margarita, para: desde, allí lanzar sus ecos a la órbita: -cabaretera, gesticulante, alegre y un tatito greñuda del ancho mundo actual, Y. sin ettibargó, lo que amplifica los tillares y los ecos nada tiene que ver con el. ámbito astil, dorado y sonriente de las pía- yas con. modas ilusionadas en las tarjetas postales de los sueños viajeros, y sí con la crM ica ne- gra del suspense la violencia, la. exasperación y la muerte. Porque Gino iPaoli, joven de veintiséis años, rico, con esa fortuna fácil que viene rápidamente del, brazo de la fama, aclamado- por unas multitudes de las que se dirá lo. que se quieraji pero que, al fin v al cabo, son multitude. se ha pegado dos tirqs y está a piínto- ide terminar su corta y brillante carrefa. Ha. ce dos años, Gino Paoli gana el ptirnef premio del Festival dé San Remo con uña Canción que se llamaba Un hombre vivo Hoy entró en un hospital prota, góttiz kndo una sombra medio muerta que sólo- -seguirá viviendo si logran operarle un músculo- cardíaco donde tiene alojada una de las balas que se disparó. No parece muy seguro que tal cosa pueda ocurrir. Estando así las cosas, no cabe menos que meditar que el sincidio, o intento de suicid: io de Gino Paoli, viene a constituir desde la plataforma de su eco mundial una llamaba de atención sobre el agrio tono de violencia temperamental en que se desarrov Ha: leí, vida en estas tierras. Más agrio y violento por cuanto estas tierras que vivo són: llamadas, con harta razón, las de la dulce- Jiaiia, y así, estos perfiles se acusan y se destacan más. Lo digo porque es realmente agobiante el número, de suicidios que aparecen en los periódicos diariamente. Mujeres que se, tiran por la ¡ventana, hombres que se pegan un tiro, par- ejas, que mueren junto a la llave abierta del gas, muchachasque se cortan las venas... Toda la gama de los suicidios está a la orden del día en la crónica del país. No hace, mucho tuvimos ei- tast) espeluznante: de una norteamericana, bellas divorciada, que se defó morir de hainbre. irente al cadáver- de su hijo. Sólo seis ineses, después se conoció el hecho por el olotr, -que salía del piso. La portera creía que estaban de- viaje. Al parecer, la señora estaba aburrida de esta existencia. Gino Páoli, según diten, mujer. MANILA, PUERTO INFESTA DO DE COLERA Manila 13. La Oficina dé Cuarentena de Filipinas ha declarado a Manila puerto infestado de cólera informa el periódico Manila Times La medida fue adoptada después de confirmarse la existencia de tres casos. Por otra parte, otras doce personas se hallan sometidas ó observación. -Efe. chacha alemana que apareció, muerta, acu chillada, frente a la puerta, de, una amiga suya. El autor; fue un hombre vestido de azul del que nada ha vuelto a saberse. Con motivo de las investigaciones policíacas, se descubrieron organizaciones tenebrosas sobre la trata de blancas y todas las derivaciones posibles de la mala vida, pero el hombre del traje azul aún no ha sido descubierto, como sigue sin descubrirse el asesino misterioso de la Montesi. Otros escalones de la violencia son las estafas y las bandas, juveniles dedicadas al robo de, coches, así como los que se dedican- a los. pisos, ahora vacíos por, veraneo de sus- ocupantes. Los últimos escalones pertenecen ya al mundo de las malas maneras. Un buen ex ponente es de ayer, sin ir más lejos, cuando un tipo en un tranvía se enfrentó con el público para decir que él escupía en la cara a todos los ex combatientes- italianos Le contestó un mutilado de setenta y cuatro años, diciéndole que él tenía el valor de declararse combatiente 5. de abofetearle. El individuo huyó. El último escalón de las malas maneras son los gamberros que Se descalzan para bañar sus pies en las fontanas- maravillosas. Algunos buscan de paso las monedas que los turistas, eqhan para seguir la. corriente a la- leyenda de que quien tal hace vuelve a Ronfa un día. Pero desde, este último escalón hasta, el de las señoras que se aburren, pasando por las niñas que se divierten, v llegando al de la desesperación de los hom- bres que no se las arreglan con sus mujeres, hay toda una escala, lamentable y tenebrosa, cuyo arranque y rellano tienen la misma cimentación espiritual e ideológica De ahí, que la resonancia del suicidio, hasta ahora en grado de tentativa de Gino Paoh, tenga, el valor de una llamada de atención sokre la crónica negra italiana. Una llamada de atención que acaso no tendría importancia si no estuviéramos hablando de Italia. Porque se equivocará mucho él que crea que, fuera del mundo delincuente y tenebroso, el aire de Italia es agrio y siniestro. Italia, la dulce Italia, sigue siendo un. país sonriente, simpático, suave y correcto como corresponde a su más fina y delicada tradición. De ahí que inquiete la brutalidad más que en cualquier, otro sitio. Porque Italia en sus horas más violentas, era el lugar de los venenos sutiles y d? las dagas armoniosas. En el Renacimiento, él envenenadof que dejara huellas, era una especie de bárbaro. De ahí que duela el que los mugrientos, greñudos de la nueva ola, quieran ser la norma de un lugar al que los españoles de los tercios llamaban ÍÍW ventura Siempre ha habido mujeres aburridas y. hombres con mala suerte conyugal e incluso se ha hecho drama de ello. Pero, buen drama. Lo que a Italia no le va es el drama malucho. Lo que Italia no merece es que su jugosa y alegre frivolidad, se traslade a un, lugar tan puritano y adusto como Inglaterra. Con su fina y característica ironía, ya hablan los periódicos de aquí de la dulce Inglaterra El ultimo chiste que ha pasado, bajo piis ojos muestra: un desfile, de seño- no se llevaba bien, con sil í t Al margen de esta ola de suicidios- hay otro tipo de 1 violencias en los que la gente muere a maño armada sin qüeiporlo, -visto haya maneja; de, cor taróla: cá. sa: El exponente más espectacular fue el de una mu- CONSTRUCTORES para entrega inmediata V. de: ¿C A R G A DO RAS TAMAÑOS yARIOS EXCAVADORAS SOBRE O R U G A S t NEUMÁTICOS TODAS LAS CAPACIDADES C O M PKESO 1 ES DÜMPERS CARGADORES VIBRADORES DE HORMIGÓN T R ACTORES SOBRE ORUGAS Y RUEDAS: ABRIDORAS DE ZANJAS APISONADORAS JE í- D I S T I N T A S P O T E N C I A S MOTONIVELADORAS QUEBRANTADURAS, BARRENADORAS, COMPACT ADORAS CINTAS TRANSPORTADORAS, ETCÉTERA n 1 f Acreditadas marcas. Precios sin competencia. Extensas! facilidades. TAMBIÉN OFRECEMOS OPORTUNIDAD DE SUMINISTRAR ESTE MATERIAL A CAMBIO ÜE Naves industriales, garajes, solares, edificios y pisos construidos o en construcción, cines terrenos coste- ros, etc. Interesados escribir al número 709. Apartado 40- MADRID