Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
so y José Sazatornil Saza muy graciasos, y Alberto Berco- -su papel era menos pujante- -cumplió también como buena. Nadie, en realidad, desentonó. La función transcurrió felizmente, salvo algún despiste propio del comprometido momento, que, como no afecta a la sustancia de la obra, se corregirá. Y a la sala llegaron demasiadas voces y advertencias desde bastidores. M final fue triunfal, y en él vimos que, afortunadamente, la obra no tenia apoteosis con escalera Eider Barbar, entre flores, dirigió unas palabras de gratitud al público, en las que abundó Maraño Buendía. Todtfs triunfaron, pues, y. al público, que escasamente llenaba el teatro, salió muy complacido. MORENA CLARA DE QUINTERO Y GUILLEN, AHORA CON MÚSICA DE GORDILLO, EN EL MARTIN Teatro: Martín. Titulo: Morena Clara, Autores: A. Quintero y P. Guillen. Canciones de Quintero, León y M. Gordülo. Frineipales intérpretes: Rosita Ferrer, FSlar de (Oro y Alfredo Gil y su ¡ballet Antcñifca Macarena, Fernando Lager y Fernán Blasco. Tiene algo de ironía eso de estrenar ahora Morena clara después de la cantidad de vueltos que ha dado por los escenarios teatrales y pantallas cinematográficas. Los autores, quizá encariñados con su preciosa criatura, han querido traerlx de nuevo, completamente remozada, ante el público. Para ello le han puesto tras él nombre una nueva fecha de bautismo, 1963; una fina música de corte moderno e incluso modernísimo, como un bossanomn y un ballet de acreditadas buenas maneras. Morena clara asi servida, ha vuelto pimpante y lozana a divertir y conmover con me alegría y humanidad a sus fieles Son tantas las versiones que se ha realizado de la comedia de Quintero y Guillen, que ya es difícil saber cuál es la original y de cuál arranca y se extras ésta que el domingo se estrenó en el teatro Martín. De momento, y de memoria, uno echa en falta a los ceviles los pavos y otras muchas cosas. Pero esto no importa demasiado porque la linea argumental se conserva íntegra. Los amores entre la gi- talana Rosita Ferrer, una ocasión de lucimiento. Y a fe que han acertado. Rosita Ferrer está bien ds verdad: como actriz, cano cantante y como baüaora Ha entenado y se ha compenetrado con la gitana. Igual acierto han tenido los autores al incluir el ballet de Pilar de Oro y Alfredo Gil en el reparto. Forman un compenetrado conjunto que, pese a lo reJIMÉNEZ AGÜIRRE ducido del escenario, evoluciona extraordinariamente. Destacó, por su originalidad, un diálogo con las cistañuelas mantenido por las dos figuras centrales del ballet y la cantadora Antonia Macarena. Pero en lo que ya no estuvieron tan acertados ios autores fue encomendando a Alfredo Gil el personaje de RegaUto de tan buen recuerdo en anterior intértana y el payo fiscal siguen siendo el prete, con el que no puéa el buen bailarín, hilo de íae comedia, aunque este último pero regular actor. personaje esté reducido a sus mínimas neAl público le mistó todo el espectáculo. cesarias dimensiones y el de la famosa Rió gozoso y escuchó con placer las boniTriníá ensanchado todo lo posible. Con esto tas canciones del maestro Gordillo, sin imlos ¡autores han querido servir a la feliz portarle demasiado la pobreza de los decointérprete de la canción andaluza, te ca- rados. -M. A. REAPARECE MARIFE DE TRIANA, CON LA MAESTRA GIRALDILLA EN EL CALDERÓN Teatro: Calderón Titulo: La maestra Giraldilla 1. Autores del libro; Molina Moles, A. Marcos y Marcos Manuel. Autor de la música: Manuel L. Quiroga. Dirección musical: Abraham Abian. Decorados: Viuda de López y Muñoz. Principales intérpretes: Marifé de Triana, Lauta Hornero, Los Chimbe ros Luisito Rey, Antoñita Morales, Luis Mascatelli el Erfaso y el ballet Marcos. de letra y de música a lo largo de más de veinte años de andalucismos teatrales ds pandereta y de gitanerías y torerías ecmplem. Enta. rias de falso relumbrón. Ya lo que importa, en cada nuevo alumbramiento, son los intárprets sobre todo la primera figura del programa. En ello coinciden, aunque no lo proclamen, los autores y el- público. Se escribe, a la medida, con el generoso patrón de siempre, para determinado artista. Y se va al teatro- -a esta clase de teatro- -no ¡para ver la obra, sino para presenciar la actuación de alguien En este caso, de Marifé de Triana, que ha vuelto de América con las valijas llenas de vivacidad, simpatía, gracia, mucho garbo, bonita vez, inteligentes matices expresivos y abecluto dominio escénico. Su presentación en el Calderón, el pasado domingo, con el estreno de La maestra Giraldilla fue un éxito tan merecido como personal, a pesar de algunas pocas protestas acalladas por abundantes aplausos. Con Marifé compartieron, en otro plano, la aprobación de la inmensa mayoría de los espectadores la excelente cantaora Antoñitai Linares, el notabilísimo cuarteto vocal Les Chimberos el buen guitarrista y mejor intérprete de la canción española Luisito Rey, el bien conjuntado y dirigido ballet Marcos, el actor cómico Mosoatélli y la cancionista cómica Lolita Romero. Ellos fueron todo en un espectáculo que es nada, salvo algunos momentos felices de la ¡partitura del veterano maestro Quiroga. Lo más legrado de la obra, desde el doble punto de vista musical y coreográfico, es el ballet de los toreros y también, en parte, la romería de las cañas Los tres autores del libro- -Molina Moles, A. Marcos y Marcos Manuel- -consiguen a duras penas la voluntaria misión de distraer un par ds horas a los incondicionales de Marifé y de este género teatral sin renovación posible. Han hecho algo carente de las más elementales virtudes escénicas. Ello no obstante saludaron, entre aplausos excesivamente generosos, al final de cada una de las dos partes en que se divide La maestra Giraldilla Una maestra que por su ignorancia del arte dramático de tono menor, a que pertenecen estas fáciles obras, puede ponerse a la cola de tos más torpes y anodinas producciones, José BARO QOESA 3 DA E STE híbrido e intrascendente género de espectáiculos ssudofolklóricos, Inventado en los primeros tiempos de nuestra postguerra como sucedáneo de las revistas y las variedades del S 6, se repite con bulliciosa uniformidad En uno de los cuadros de la nueva versión de Morena clara Antoñita Macarena, a la derecha, al lado opuesto Pilar de Oro y Alfredo Gil-