Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 15 BE M A R Z O DE 1983. EDICIÓN, BE LA- MAÑANA. PAG. 68 ESPECTÁCULOS ESTRENO EN EL TEATROIN- HA FALLECIDO EL POPULAR ACTOR LUIS HEREDIA A la una y medía de esta madrugada ha fallecido, en su domicilio de Madrid, el popular actor Luis Heredia. La muerte fue repentina. El actor había hecho hasta ayer tarde vida normal. En compañía de su esposa, estuvo en casa del también actor Lepe. Después de cenar se sintió enfermo y poco más tarde dejó de existir. algo inteligente y curioso: se ha olvidado de que se trataba de unos personajes ingleses y los ha presentado como si fueran napolitanos. Gritan, corren, gesticulan, manotean, se agitan coma verdaderos mediterráneos. Creo que la comedia necesitaba esa traición Sin ese ritmo vivo habría pesado un poco, sobre todo el primer acto. De esta forma hemos reído todos. Se aplaudió el mutis de- Olvido Rodríguez, y al término de cada acto, como al final de la comedia, hubo muchos aplausos y saludó el director entre sus intérpretes. Esta risa, limpia de chabacanería, es realmente agradecida. -Enrique ULGVET. Emilia Rubio, Carmen Prendes, Antonia Más, Guillermo Marín, Amparo Baró, Olvido Rodrigues y Rosita Palomar, intérpretes de El niño de los Parker estrenada anoche en el teatro Beatriz. Teatro; Infanta Beatriz. Titulo: bien en llevarla así. El grupo joven -Am El niño dé los Parker Autores: paro Baró, Rosa Palomar, Emilia Kubia, A. Hart y M. Braddell. Adapta- Pedro Osinaga, Rafael Guerrero y Adolfo dor: Vicente Balart. Decorador: Torrado- -se despega un poco de sus maAníecrítica Vicente S. de la Peña. Director: yores -Guillermo Marín, Mari- Carmen Alcoba nupcial original de Jan Cayetano Luca de Tena. Princi- Prendes, Antonia Mas, Pedro Espinosa y de Hartón, en versión castellana de pales intérpretes: Guillermo Ma- Gil Marcos- Todo el mundo tiene su emVicente Balart, se est- ena esta noche en el teatro Valle- Inclán. Su adaptarín, Mari- Carmen Prendes, Anto- bolado porque a todas ios catapultan los dor dice: nia Mas, Pedro Osinaga y un lar- autores brutalmente, para producir un go reparto. En su comedia, el escritor holandés Jan efecto. Pero el s Olvido Rodríguez, el más de nacionalizado en Inglaterra, I a comedia carece, por completo, de pre- íajante lo sacó la actriz adelante con irna nos Hartos? la menuda y gran historia de cuenta tensiones. Es humilde. Tiene gracia. Co- tremenda valentía. El decorado era discre- un amor honesto, aue toma por punto rre por un plano inclinado, acelerándose to, aunque no entiendo muy bien la rarísi- de partida la fecha del desposorio de Ana cada vez más, arranca la primera sonrisa ma colocación de la escalara Y, en la di- y Miguel, precisando mejor, la noche de y se precipite buscando las carcajadas. Es un viejo juguete, un juguetón fácil rección, Cayetano Luca de Tena ha hecho bodas en 1890, y proyecta en la recoleta y sin una brizna de preocupación intelectual. Es un repertorio de malicias policíacas sirviendo a una pirueta. No es nada. ANÉCDOTAS TEATRALES INGLESAS Pero nos nace reír sin degradarnos. Se ha dicho de la risa, no recuerdo dónde, que es la convulsión física que nos produce la súbita percepción de nuestra superioridad sobre otros. El niño de los Parker ejemplifica m u y bien esa posiLondres 14. (Crónica telefónica de la. próxima comedia que se iba a estreción. Abandonan un niño en la puerta de nuestro corresponsal. Un crítico de tea- nar en ese mismo local. Este género de una casa y el autor, como hubiese podido buscar a un criminal- -eso: con la espíentro que acudió al estreno de una obra críticas futuristas no complació al emciida y ya muy barajada técnica de- Llacon la invitación destinada a otra per- -presario teatral, y antes de la noche del ma un inspector se dispone a buscar al sona acaba de ser condenado como inestreno de la obra juzgada por adelanpadre, hurgando y revolviendo entre los truso por un Tribunal de Londres. La tado ordenó a. su procurador que recu posibles aireando un poco los trapitos de la familia Parker, con buen humor, empresa propietaria del diario que puperase la invitación enviada ya al Daily talante sonriente y ningún resabio morablicó la reseña se ha avenido a pagar Express. Los dueños del periódico atenÜzador. El niño de Iosi Parker es una una sustancial indemnización y las cosdieron cortésmenle la requisitoria, devolespecie de mecanismo de relojería que se tas. Los acusados- -el periodista y los vieron el billete, con la aclaración de que desinteresa por completo de nuestra sensibilidad y jue, estilizando una situación dueños del diario- -admitieron ante el Mr. Levin acudiría a la primera repreverosímil, busca en el espectador una risa. juez que la noche de presentación de sentación por sus propios medios. liberadora. Los autores son prudentes. El una obra constituye un acontecimiento Los propios medios fueron en la prácpeligro de este tipo de comedias es que de privilegio, y que los empresarios teadeje de reconocerse a los seres humanos tica la invitación entregada por la embajo el automatismo de sus máscaras. El trales pueden seleccionar la audiencia. presa teatral a otro periodista. Mr. Levin espectador de comedias es mucho menos Para hacer valer ese derecho únicamenllegó al local tranquilamente, franqueó receptivo que el de un drama. Los sentite, deben comunicarlo con antelación a mientos del drama moderno- -no hablemos la entrada sin obstáculos y ocupó la budel melodrama- -suelen estar vedados al los espectadores excluidos, sin necesidad taca correspondiente. A juzgar por su espectador normal. En cambio, los camide adoptar luego ninguna otra medida reseña, la obra, Señal para él crimen, nos de la comedia son más familiares, de vigilancia a la entrada del teatro y incitaba más al bostezo que a los placedescubren entresijos que algunas veces obligar a que el intruso salga del local. res detectivescos. Además de explicar en hemos adivinado y andan por ellos gentes que se parecen a airas que conocemos. Esta sentencia establece un precedente el diario que había llevado a feliz térSin esas seguridades, la risa sería casi imque la Prensa inglesa no podrá ignorar mino la proeza de penetrar en terreno posible. No hay risa sin tranquilidad inen lo sucesivo. vedado, remachó su crítica con estas paterior, sin seguridad, sin paz. Todo el montaje de El niño de los Parker tienlabras: Bien: he visto la comedia, y El crítico de teatro Mr. Bernard Lede a quitar sus disfraces a unos hombres es absurda. El empresario teatral tomó vin, que escribía para el Daily Express, y unas mujeres corrientes y molientes. nota de lo primero y se mostró en deses muy conocido en el país por sus juiTiende a favorecer nuestro complejo de acuerdo con lo otro. La mayoría de los superioridad de espectadores. cios incisivos, a veces hirientes. Apare- DESVENTURAS DE UN CRITICO Lo que tiene, además, la comedia es una construcción diabólica- Está muy picada, bocadilleada cosida y requetecosida de entradas, salidas, idas, vueltas, escalera, jardín, biblioteca, puerta de entrada, teléfonos, timbrazos, gritos, desmayos y más carreras y más vueltas a empezar. Los actores- -cuando no los retenía su, en general, mediocre dominio de la letra -han dominado el trasiego, más preocupados por la movilidad mercurial de la obra que por su eventual profundidad. Han hecho ce con frecuencia en los programas de televisión, tanto para exponer un análisis semanal de la Prensa como para hacer entrevistas, que suelen concluir en un descalabro para él entrevistado. Según las alegaciones ante el Tribunal, Mr. Levin acudió al teatro para enjuiciar la obra que se representaba, y en la reseña dedicó frases desfavorables a periódicos dedicaron muchos piropos a Señal para el crimen, que en definitiva ha constituido un buen negocio de taquilla, ya que se ha representado más de un año en el local de estreno y ahora recorre las provincias. Para redondear la buena fortuna, la comedia ha sido requerida por la escena norteamericana y por los estudios de cine. -A. B.