Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 26 DE FEBRERO DE 1963. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 59 comediógrafo: Jaime de Armiñán. Toda una familia dedicada al teatro. Doña Carmen cosechó laureles en Hispanoamérica. A su presentación en Buenos Aires asistió el general Roca, entonces presidente de la República Argentina. Y en Madrid se erigió en verdadero ídolo de los espectadores en el Español, en la Princesa, en Lara. En colaboración y competencia con María: Guerrero, Rosario Pino, Calvo, Vico, Morano, Mario, -ThuiUer. Tallaví... Ahí están contó testimonio triunfal, en las colecciones de los periódicos, las críticas de la interpretación de La madre Miel de la Alcarria Los semidioses Los condenados La fiera Mananela Else ñor feudal Aben Humeya Lamurahf lia El crimen de í iodos Cabrita que ra monte n DOÑA CAEMEi COBEftA FALLE- CIO EL. DOMINGO EN MADRID La ilustre actriz ienía nóvenla y cuairo años y llevaba ireínia y sieie retirada de la escena A. las seis y media de la mañana del domingo se extinguió la vida de una de nuestras más ilustres actrices: doña Carmen Cobeña. Ocurrió el triste desenlace en el piso tercero del número 84 de la avenida de La Habana, donde vivía en su, dilatada y serena ancianidad con su hija doña Carmen Oliver y el esposo de está, nuestro compañero D. Luis de ArmiñánOdriozola. Hacía diez meses que había suicido una f rac tura de cadera a consecuencia de una caída. Poco antes de su muerte fue confortada con los Santos Sacramentos. Apenas difundida la noticia acudieron a la casa numerosas personalidades del mundo del teatro; de las letras y del periodismo. Uno. de los. primeros en testimoniar personalmente su pésame fue el académico y presidente de la Sociedad. General de Autores de España, don Joaquín Calvo Sotelo, que. expresó también su condolencia en. nombre del organismo nacional que preside. Anunció a la familia de la finada que el edificio de la Sociedad ostentaría codaduras negras en señal de duelo y ofreció determinados homenajes públicos al cadáver; homenajes que los hijos de doña Carmen Cobeña declinaron. La gran artista había manifestado reiteradaT mente su deseo de tener un entierro sencillo, íntimo, familiar: no quería que la paseasen ante ningún teatro De conformidad con ese deseo se verificó el sepelio ayer a Jas once de la mañana. Presidiéronlos hijos- -don Federico y D. José- el hijo político, don Luis- de Armiñán; el nieto; D. Jaime. -de Armiñán, y otros familiares. Asistieron muchos autores, actores y periodistas. Doña Carmen recibió cristiana sepultura en la Sacramental de San Isidro junto a los restos de. su esposo, el notable dramaturgo don Federico Oliverv José de COSÍ O puntualiza en Blanco y fiegro en forno o este tema 7 1 V K. juiciamientos A JK I de críti- eos severos, solventes y de rigurosa influen VVV cia en la opinión. To 1 A v Jff dos coincidieron en prodigar elogios a la labor artística de CarD o ñ a Car m e n men. Cobeña, que. dijo Cobeña La impresión que produce en un extranjero la corrida de toros o en un no habituado a ella está formada de contrastes emocionales, y en ello reside su atractivo o su poder de repulsión, pues el equilibrio de la balanza, que én un aficionado a la fiesta se logra automáticamente, es difícil que se produzca al primer choque de un extraño con ella escribe el ilustre escritor y académico José María de Cossío en el número de Blanco y Negro de esta semana. Pero no sólo de las reacciones de los extranjeros trata el autor de Los toros en el artículo de referencia. Puntualiza también respecto al público español que acude a la corrida, bien lo constituyan simples espectadores o aficionados constantes. Con brillante pluma, el señor De C. ossío se refiere al choque del dramatismo y del júbilo, choque característico de la fiesta, y deducé curiosas e inteligentes consecuencias del mismo. Todo aficionado a la fiesta brava y aun s los profanos deben conocer este trabajo de Blanco y Negro donde al conocimiento de la materia se une el buen decir y la profundidad de pensamiento. popular: la de Toledo y a la vera de la Fuentecilla. -Tenía en sus venas sangre de actores y por los caminos del arte dramático encauzó su vocación. Contaba catorce abriles el día que debutó como aficionada en el tablado. Fue en la Ciudad Imperial y con una obra de. Echegaray. titulada Echar la llave Más- adelante, como pro- fesional, trabajó en Lara con Balbina Valverde y se consagró dé una vez con el es. treno de Señora ama la obra predilecta de D. Jacinto. Benavehté, su glorioso autor, era el 22 de febrero de 1908, en el escenario del que- se llamó teatro de la Princesa. Por: cierto que a ella, a doña Carmen Cóbeña, llevó él Padrecito su primera producción dramática: un acto que tenía por título Hija del alma y que por su escasa duración dé tiempo no pudo representarse. Pero interpretó, y siempre niaqistralmente, otras admirables comedias de D. Jacinto, entre ellas El nido ajeno y La comida de las fieras También- bordó singulares personajes femeninos de los- hermanos Alvares Quintero, de Joaquín Dicenta, -de Francisco Villaespesa, de Santiago Rusiñol, de José Felíu yCodina, de Manuel Linares Rivas, de José Echegaray, de D. Benito Pérez Galdós. Y de Federico Oliver, escultor y dramaturgo que alcanzó en su época extraordinaria resonancia con tragedias y sátiras teatrales de ambiente social y político. Con él contrajo matrimonio y de esa unión nació una notabilísima- actriz; Canniia Oliver Cobeña, madre a su i ez de un conocido adiós al público en 1926 con El último papel y obra escrita expresamente para ella y. para su hija por los Quintero. Retirada en la paz del hogar se consagró a los suyos y a todo un mundo de brillantes recuerdos. Leía el Keinpis con el acendrado espíritu- religioso que constantemente la caracterizó, y leía, también las noticias teatrales de Ips. periódicos, que, comentaba en familia con regusto y recreo de lejanas, noches de aplausos, y de flores. Estaba al margen del público, Pero el público no la olvidó nunca. Y a través de autoridades y de organismos le hizo otra ves justicia y le, renovó, el tributo de su admiración coa la- concesión de la Crus de Alfonso X el. Sabio, un importante premio de: Id Fundación March y la Medalla de Oro del Círculo. de Bellas Artes. Carmen Cobeña era y es Carmen Cobeña, que había cumplido no- algo más que un pasado insigne. Repreventa y cuatro añas la misma víspera de su senta una de tantas glorias- perennes del muerte, nació en una cañé de Madrid; muy teatro español. PE SOGIEDAD LA PRINCESA CARÓLmA DE DINAMARCA, A TENERIFE Salió para. Tenerife la. princesa Carolina Matilde de Dinamarca, que va a pasar una temporada en las Islas Canarias. En el aero- puerto de, Barajas fue despedida por el em. bajador de Dinamarca en España... BAUTIZO- En ¡a parroquia de San Agustín ha recibido las aguas bautismales el prime- hijo de los señores de Casanova (don José- Ignacio) nacida ella Amalia Machimbarrena Monedero. El neófito, que recibió el nombre de Juan- Ignacio, fue apadrinado por su abuela materna, la vizcondesa de Villandrando, y su abuelo paterno, don Luis Casaiiová Vila... PULSERAS fiOlOA, JOYAS MODIÍJNA 3 ft, ALTA CAUOAO ZARAGOZA, 3 HOfTALEZA, 3 j í- de calculadoras y sumadoras. ¡LLÜLIombart. Hortaleza, 30. 2214503.