Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. BOMIN feO 1 BE JLÁ. MAGAÑA. PAG. 63 ras de combate se desarrollaron en un impresionante silencio. Durante todo el combate apenas tuve tiempo de atender a los heridos. Ya en esta fase di orden que los alojaran en un bunker el único que no había, siáo. deshecho. Era tan grande eí silencio que, en esta espera angustiosa, sólo oíamos a nuestra espalda los ayos y los lamentos de los heridos del bunker Decidí hacerles una visita y pedí al alícren Castillo que me acompañara. El cuadro era tal que me duele hasta recordarlo. Algunos agonizaban. A los que habían muerto se les cubría cOn un saco en espera de trasladarles a mejor lugar. No llevábamos tressmmutos corj ellos cuando me reclamaron a gritos. Subí a la superficie y me encontré a los rojos ya encima. Castillo disparó sobre ellos el último cargador de su pistola automática y les hizo varias bajas. En oleadas, y sin disparar, pues se hubieran herido a sí mismos, cayeron físi- í carnéate sobre nosotros. Entre la capa de polvo, nieve, sudor y sangre se adivinaban los rasgos de los vencedores. Unos eran nórdicos y se diferenciaban poco de los aleiii a n e s Otros- -pómulos s a líenles, ojos obli- cuos- -eran monTM goles. Uno de los atacantes, herido en el vientre, se desplomó allí mismo ante- osotros. Un suboficial ruso le preguntó si. podría levantarse, y, al contestar éste que ño, le remató de un disparo, en la reueá. El muerto y el matador eran com pañeros de armas. ¡Davail ¡Palléjalil- -que quiere decirs ¡Adelante! ¡De prisa! La estepa se abria ante nosotros dcsnutla y helada. 1- ¡Dúvai! ¡Davail La noche, a nuestra espalda, se cerro eoims un cerrojo. -sobre Asia, la cárcel, infinita. (Reproducido con autorización Editorial 2 Jlancía r Uarcelona. da mas. La primera y la segunda sección se han ¡Viva España Salúdale, capitán Palacios. replegado. Continúo defendiendo la posición Castillo Montólo, con valor singular y excon mi Plana Mayor y la tercera sección. Mis cepcionales dotes de mando, rechazó un sebajas son numerosas. La única ametralladora gundo ataque de flaneo contra la tercera secde que disponía, destruida por la artillería. ción y Í 3 línea de ferrocarril, obligando de nuevo al enemigo a replegarse. No ocurría lo ¡Viva siempre España! -Palacios. mismo en todos los puntos de mi compañía. En aquel momento, de 1 a quinta compañía Los alféreces Santandréu y Céspedes, se viea mi mando quedaban en combate ni más de treinta hombres; una parle, la más numerosa, ron rebasados por su izquierda, ya que la se mantenía con un fusil ametrallador defencompañía que mandaba el brayo capitán Iglediendo el frente y el flanco de la línea de sias, al morir éste en los primeros minutos, ferrocarril. Mi Plana Mayor, con Un fasil amefue desbordada, y el enemigo penetró en trallador y varias pistolas ametralladoras, se tromba por aquella brecha. Al verse envuelr trasladó á taponar la brecha del flanco iztos estos dos oficiales, intentaron replegarse quierdo, situándonos en una trinchera perpara hacer frente a la nueva situación y supendicular con la ya destruida, que no había cumbieron con sus secciones, quedando resido utilizada desde hacía níeses y que por ducida mi compañía a la tercera sección j a verdadera inspiración mandé limpiar durante mi Plaña Mayor. la noche, pues estaba cegada por la nieve. Está segunda trinchera nunca creímos que sirEL SARGENTO SALAMANCA viera para nada, pues, como queda dicho, no El sargento Ángel Salamanca, de la sección, era paralela, sino transversal con la línea del segunda, cayó de pronto sobre mí, frente. Ahora, en cambio, que el frente ha- ¿Por qué has abanI bía sido roto y que la infiltración e produdonado tu. posición? cía de flanco, daba la cara a la nueva invale pregunté. sión. Yo creo que en ella hubiéramos podiTitubeó. do resistir si la línea de ferrocarril, defen 1 ¡Estoy solo! -dida por el capitán Huidobro, no hubiera dij o patéticamente. sido tomada por en flanco derecho. Al igual- -i Recupérala! que lá d Iglesias, esta compañía fiie arrollaY lo hizo. da al morir su, heroico capitám Le vi salir lanzando- -Lo suponía- -dije cuando me informaron- bombas de m a n o a- porque si viviera, los rojos no hubieran todiestro y siniestro. Más tarde me envió un mado por su flanco lá línea del ferrocarril. mensaje angustioso... Ante esta gravísima situación, dominados- -Envíeme gente y podré resistir. completamente por el enemigo establecido en Entonces, sólo entonces, le ordené replela vía, di orden a todos los pelotones de regarse. sistir hasta morir. Y tomó parte, conmigo, en la última batalla. A las once menos cuarto el enemigo lanzó Fue herido en los ojos, como Araujo, y al no sobre nosotros, por segunda vez, la artillería. servir, por esta causa, como sargento para Apenas se hizo el silencio, la aviación roja mandar tropas siguió, luchando como cargador de fusiles amelo dadores. Era todo un hombre. hizo, acto de presencia y nos dio una pasada. Utilizando la frase de otro capitán algo más viejo que yo, pues luchó en Flándes en mil CERCADOS quinientos y pico, diré que la. tierra temEnvié uu jpieyo parle al comandante: üii blaba... como enjuagadientes en la boca Enfuerte contingente enemigo ha penetrado por tonces el enemigo reanudó el ataqué. Los el ilaiico izquierdo y me efectúa un cerco muertos y los heridos, entre nosotros, eran a larga distancia, fuera del alcáncele mis arveinte veces más numerosos que los aptos para luchar. Se veía tan cerca á los atacantes que una buena pedrada podría alcanzarles. Estaban pegados a tierra; esperando el momento para saltar. Desde la altura del terraplén del ferrocarril barrían con automáticas nuestra posición. OiÁFANA 1 feto wtonísde pof sudiofwi! dad. facilidad de inclinación 4 a -nis entrepaños y macián del número de ¡os mismos, es moy propicia paro librerías, P rfumsños, íuporin 8 rcadis 5 y roda cióse i a estoblacíraisijípr instalasen. El comandante no llegó a recibir mi último parte: La situación, desesperada. Completamente sitiados desde las 10,30, combato en todas direcciones. El enemigo me domina desde la vía y me inmoviliza. Imposible replegarse combatiendo, por carecer de armas automáticas y tener que transportar numerosos heridos. En caso que usted ordene mi repliegue, ruégole proteja mi retirada. En todo caso espero sus órdenes y continúo defendiendo la posición. Como siempre, ¡Viva España! -Palacios. OMCG años de- pucs supe que el comandante Pajeras había muerto heroicamente, por heridas recibidas aquel día. V EN- SILENCIO; En su mmplHa, reaovacié ¿áe modelos. Cientos de atoigros éc naaravülo. sos tejiáos, 695 ntms. VENTA Éh UMES, U BE FEBBESO, c s- 30 metros fie la calle tía Alcalá. Venta con facilidadef! HEEMOSÍLLA, US. Bilíngual Spaiiish- English shorth. and- t. yping American íirm in Spain. Must, be spaJüish natioñal. Wi- ite 425, Carmen, -16, primero derecliá- ¡s- r r Rodeados por todas partes, 1 cerco se fue ciñiendo, apretándose en anillos eobre nosaltan. Lus inslruccionea recibidas, romo ya lie dicho, habían feídó. la 3 c lanzar cohetes i ó- jos a o largo riel combate, señalando las clíreeejbiiés de a mqnp del enemigo, er. n el fin de fjne nuestra artillería le castigara dé. acnériio ron el código fíe señales acordado. A aque- lia hora, por primera voz, Infl utilicé y los laucó al norte, al enr, al este y al nestfl, Pero ¡mcslra infatigable arliHería, n existía ya. El cerco se ciñó tanto que la infantería enemiga no podía ya disparar sobre nosotros ni siquiera con armas cortas, pues corría el riesgo de causar bajas por. encima; nuestro a. los sujos- propios, IVr jota tíánsa, lá úiüffiM ite- policromadas. y. en su; color, banquetas, mesitas, velones. ca varios. Gran surtido. Directo arte- nano. Precios bajos. 2? 5 SS 38- ALCAiA, 129. I Para importante industria de! caitcno, se precisa JEF 2 S I3 É; ENTAS con amplios conocimientos de estudio sobre mercados. Absoluta reserva. Dirigirse a JTCSE. ÍOMIET: Lista de Correos. Müñriü -y