Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
de aportaciones hasta el 30 de diciembre, que era de 298.880, frente a 40.499 en Igual fecha del año anterior. 1 Como ya se ha anunciado, la Comisión Consultiva de Agrios, reunida en Valencia el día 4, tomó cuerdos sobre reanudación de las exportaciones de la naranja procedente de Almería y Málaga, y regulación de las que se efectúen, a. ¡partir de las cero hora del día 10, por las provincias afectada por la heladas. AORESOT JWíafiáfr fimnia. de cacármete con su p lmo de fruto. Entre la multitud de fibras artificíales- me han heñido a colaborar con la lana, la seda y el algodón para vestir a la humanidad, las hay de distintos orígenes: unas proceden directamente de te celulosa, otras nacieron en laboratorio, de las materia primas mas insospechables y, finalmente, hay wrt nuevo grupo- intermedio entre unas yhtras. A il pertenece la llamada ardtíT, que, aunque creada en laboratorio, está directamente emparentada con esa modesta, simpática y ruidosa golosiha menor que es el cacahuete, como lo está con la caseína de la leche la ¡tomada lanital El ardil nació en un proceso químico en el que se reproduce, abreviado y acelerado, el que sufren las proteínas vegetales en el aparato digestivo de la oveja. Una pequeña parte de las ingeridas por ésta forma el pelo o lana, tras un proceso lento y complicado que se ha logrado reproducir para formar los filamentos que constituyen esa especie de lana de cacahuete. f Se obtuvo por primera vez en Inglaterra el año 1939, unos diez días después de que, sin ascendencia vegetal ni animal, nacieran en Alemania el perIon y en los Estados Unidos lo que nos habíamos acostumbrado a llamar nailon hasta qué la Real Academia- -en decisión muy discutible- -dispuso que digamos nilón con acento y todo. Recibió el nombre de ardil por haber sido obtenida en la localidad inglesa de Ardeer, en una fábrica de productos químicos fundada hace muchos años por Alfredo Nobel, el creador del premio famoso de la pos. Procede de tas proteínas contenidas en el cacahuete y se obtiene tratando con una disolución alcalina la torta resultante de la prensadura de sus semillas cuando se extrae el aceite. De esa disolución se precipitan la sustancias proteicas que, nuevamente dísueltas, te hacen pasar por una hilera para formar hilos que son sometidos a un bailo de coagulación. Luego se cortan a la longitud conveniente, según el uso que haya de dárseles, y resulta así una fibra suave, rizosa y elástica, de color Manco amari- R co ida, a man del cacahuete, én una plantación del Álpica ecuatorial. (íoto Hoyer. liento que absorbe la humedad- -como la lana de Bradford- Uñe bien, no encoge y es inatacable por la polilla. Más parecida a la lana y al algodón que a la seda, te empleó pura en la fabrica ción de algunos tejidos, pero fue mayor su éxito mezclándola con lana para hacer estambres, paños y géneros de punto. Asi se han creado distintos tipos de tejidos de propiedades nuevas y características que no se habrían podido lograr con ninguna de las fibras conocidas, y también mezclas diversas, que abren amplios horizontes a la industria textil y la robustecerán integrando en ella, en colaboración armónica, las que hoy, separadas e independientes, producen fibras distintas. Con ardü se preparan filamentos cortados y continuos que pueden mezclarse, obteniendo asi un tejido de color blanco estable, cálido y suave al tacto. Con. ardiV y lana de Cachemir se logran telas de tanto abrigo como las de lana pura; con ardiV y rayón o algodón se fabrican otras de mayor consistencia y elasticidad, resistentes o, tas arrugas y con aspecto semejante a las de lana. Con todas estas tela se han confeccionado trajes, abrigos y vestidos de duración extraordinaria. Y no terminan ahí las aplicaciones d ¡el cacahuete en la industria textil. Bel tallo y ramas de la planta se extrae también una hilaza muy fina con lo que se pueden fabricar tejidos semejante m la seda, rwe admiten muy bien los tintes y puede emplearse distintas confecciones. J. GIL en A VUELTAS CON LA FIEBHE AFTOSA Recientemente poníamos de relieve en estas columnas los progresos que se han logrado en España en la lucha contra la fiebre aftosa que- -decíamos- -es causa de gran inauietud en el resto de Europa. Claro es que esa ola de alarma está provocada por una nueva forma de aquella epizootia que, desde África centro- oriental, se propagó al Asia Menor, y desde Turquía a Grecia. En nuestro país han sido adoptadas medidas que permitan detectar dicho virus exótico e impedir su irrupción. En esa ocasión dábamos cuenta de que había sido enviada a territorio griego una vacuna inglesa que se supone es la única que puede resultar eficaz para combatir aquella enfermedad Ahora resulta, según se informa desde Londres, que son dos las vacunas británica producidas mediante la procreación del virus de la enfermedad, en ratones, hasta que se vuelve tílocuo y puede inyectarse para estimular te resistencia del ganado a la fiebre aftosa. Ninguna de esas dos vacunas- -se añade- -causa la aparición de síntomas importantes cuando son aplicadas en la lengua de los animales.