Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, D O M I N G O 4 DE N O V I E M B R E DE 1962 EJEMPLAR TRES PESETAS DIARIO I L U S T R A D O AÑO QUINCUAGÉSIMO QUINTO. NUM. 17.673 128 PAGINAS EL DÍA DEL PAPA Todos los caminos van a Roma, pero el más recto, el más poblado, el más tierno es este que junta todas las oraciones de los fieles pendientes del Vicario de Cristo, colgados de su corazón y de su palabra, camino que se hace clamor en el llamado día del Papa aniversario de su coronación. El Espíritu Santo, alma de la Iglesia, cuida de que esta costumbre no se haga rutina: la angustia del mundo, tanta constelación de horizontes sombríos, contribuye t a m b i é n amargamente a que el mundo vea al Papa como una permanente esperanza, como una moral pero suprema instancia donde vive siempre no sólo el anhelo de paz, sino la precisa doctrina para hacer esa paz posible. La silueta singular de cada Papa contribuye a dar vitalidad, hondo sentido humano a esta fiesta. La dulzura, la evangélica simpatía, la alegre ancianidad, el tacto d i p 1 o mático, que no es en él s i n o derroche de caridad, hacen q u e Juan XXIII, en la cumbre de la jerarquía cató 1 i c a, sea, al mismo tiempo, p e r s o n a que parece instalarse con sus pa- Su Santidad Juan XXIII labras, cpn sus actos, con sus viajes inclugp, -en cada lugar cristiano. La máxima personalidad unida a la máxima caridad; la más alta posición en el mundo y el más bello y espontáneo gesto de humildad. En este año, el día del Papa tiene como especial gloria verle presidiendo el Concilio, convocado por él para renovar la Iglesia, para dar testimonio de su trabajo, de su unidad, de su mensaje a un mundo tan atrozmente dividido. España, tan clamorosamente constante en su devoción al Papa, rezará hoy con más honda emoción, se sentirá muy especialmente representada en los madriI leños que irán a la Nunciatura a decir su enhorabuena. ABC, plenamente español en su cariño por el Papa, no puede olvidar hoy las palabras de Cariño que Juan XXIII tuvo para los periodistas congregados como muchedumbre en Roma pon motivo de la inauguración del Concilio. Los periodistas que tantas veces han de escribir tristemente estimulados por noticias de catástrofes, por malos augurios de conflictos y de calamidades, de guerras, al escribir hoy sobre el Papa, al sentirse de verdad fieles descansan, agasajan su pluma escribiendo palabras que quisieran muy vecinas de la oración. Y si toda pluma parece indigna es porque el tema tan real, tan lleno de historia y de doctrina y de noticia está también en el corazón de lo inefable. I CHOCAN EN ABEJERA (ZAMORA) LOS EXPRESOS MADRIDVIGO Y VIGO- MADRID Perecieron cinco ferroviarios de servicio en ambos trenes y otros tres resultaron gravísimameníe heridos Zamora 3. (De nuestro corresponsal, por teléfono. Esta madrugada- a las dos y media, han chocado dos trenes en el kilómetro 55,500, entre las estaciones Ae Abejera y Sarracín de Liste. Los convoyes siniestrados son los expresos Madrid- Viga y Vigo- Madrid, y en el accidente han resultado cinco personas muertas y dos heridas, todos ferroviarios de servicio en ambos trenes. Al parecer, uno de los maquinistas se dio cuenta de la inminencia de la catástrofe, logrando aminorar la velocidad de su convoy, pese a lo cual el choque fue violentísimo y las locomotoras Diesel quedaron empotradas. El expreso 615, qué iba a Madrid, llevaba algún retraso, y no cabía esperar que el 616, en dirección contraria, encontrara ningún obstáculo, ya que, además, el cruce de ambos está establecido en Abejera, y no se saben las causas por las que el 616 no se detuvo en la estación, cía, telefoneó al inspector jefe provincial como debía haber hecho normalmente. El de Sanidad, señor García Coréela, solicijefe de estación trató también de hacer tando el envío de ambulancias y otros aulo posible para evitar el accidente, al ver xilios médicos, y, al mismo tiempo, que que el convoy no se detenia, pero su es- hospital y clínicas- estuvieran preparados fuerzo resultó también inútil, porque po- para un eventual traslado de heridos, cos kilómetros más allá se producía el si- puesto que las primeras impresiones del niestro. accidente eran verdaderamente pesimistas. Las circunstancias en que éste se proDe Zamora partió un tren con personal dujo, dada la velocidad de ambos trenes sanitario de la Renfe, con su director y y el crecido número de pasajeros que en personal de todos los servicios afectados. ellos iban, hizo sospechar en los primeros Luego salió otro tren de trabajo, y, posmomentos que las consecuencias del cho- teriormente, otros de Salamanca y Puebla que eran mucho más graves. Esta maña- de Sanabria y una grúa de Valladolid. A na, al circular las primeras noticias por mediodía llegó al lugar del siniestro desde Zamora en forma de rumores, puesto que Madrid personal de la Dirección de la la Prensa local no había podido recoger Renfe. También se personaron allí los goinformación, se hablaba de que se había bernadores civil y militar y otras autorepetido el caso Ribadelagq? Luego, las ridades. noticias se fueron concretando y, aunque Los trabajos de salvamento se desarrosensibles, no acusaban aquellas catastró- llaron con grandes dificultades, debido a ficas proporciones, lo cual se atribule a la oscuridad y a la lluvia, y merece desque los vagones eran metálicos. tacarse la actuación de los médicos don Inmediatamente de conocerse el suceso Manuel Fuentes Lopes, -de Muros (La Cose avisó d los pueblos inmediatos por to- ruña) y don Antonio José Pérez Gregodos los medios, volteándose las campanas rio, de Orense, los cuales viajaban en el de las iglesias, lo cual movilizó a las au- tren que iba a Madrid. Fueron hallados toridades locales, a los médicos y a los los cadáveres de Benigno Aguado Antón, vecinos, que se concentraron en las esta- maquinista del tren procedente de Maciones de Abejera y Sarracín, donde se drid; su ayudante, Luciano Ruis Méndez, formaron los equipos de socorro provistos y el ayudante de máquina del otro conde material sanitario y antorchas y fa- voy, Manuel Méndez Alvarez. Con muy roles, ya que la oscuridad era total. A las graves heridas resultaren Cesáreo Gonzácinco de la mañana, el jefe de tráfico de lez Maroto, jefe del tren procedente de la Renfe en esta capital, don Emilio Gar- Galicia, y Andrés Pavón García y Antonio León Martín Gallego, maquinista y mozo, respectivamente, del mismo tren. Tras grandes esfuerzos pudo rescatarse de entre los restos de las destrozadas locomotoras a Inocencio Gutiérrez Gómez, jefe del tren de Madrid, y Marcelino Méndez XHaz, también ferroviario en el mismo convoy, los cuales habían perecido en el siniestro. Entre los viajeros no se produjo ninguna víctima, y si sólo lesionados sin importancia. Los tres heridos se encuentran en una clínica de esta capital. Los trenes que tenían su trayecto por esta línea durante la noche y el día d h y han retrocedido hasta Orense, y se desvían por Astorga- León. -Francisca MUÑOZ SÁNCHEZ.