Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
¿MADRID, ü 0 MIN GO 1 0 DE J U N 10 DE 1962 EJEMPLAR TR E S P E S E T AS DEPOSITO LEGAL- M. 13- 1958 DIARIO ILUSTRADO AÑO QUINCUAGÉSIMO QUINTO. NUM. 17.547 12 8 PAGINAS LA 0. A. S. CESA EI. SUS ATAQUES C 0 ÜTRA LOS ARGELINOS Concentraremos nuestros esfuerzos para la destrucción de objetivos militares y económicos Argel 9. La Organización del Ejército Secreto ha ordenado a sus fuerzas que cesen en sus ataques contra los musulmanes. Durante u n a emisión clandestina el locutor, después de hacer el anterior anuncio, añadió: La O. A. S. ha decidido atacar solamente objetivos económicos y militares. La Organización ha prohibido a sus miembros que atenten contra los musulmanes. De ahora en adelante nadie será capaz de acusarnos de atacar a los argelinos. Añadió que la Organización no es responsable de la reciente ola de asaltos y robos que se ha registrado en las principales ciudades del territorio. Eso lo están haciendo grupos de ladrones y vulgares atracadores- -acusó- Nosotros advertimos a aquellos que han sido los autores de esos delitos que serán castigados. El locutor siguió: El lunes por la tarde estaremos en situación de revelar a ustedes cosas que aclararán puntos que ahora parecen enigmáticos. La situación actual requiere que les pidamos a todos ustedes que esperen cuarenta y ocho horas más. Nos gustaría que supieran la alegría que tendríamos al decirles a ustedes que la comunidad europea ha sido salvada, que Occidente se ha salvado. -Efe. FRANCE- SQIR DESCUBRE LA INDIGNA MANIOBRA CONTRA ESPAÑA París 8. (Servicio especial de la Agencia Efe. En crónica telefónica, fechada en Munich, Franee Soir publica una información de Marcel Niederganír, en la que queda al descubierto lo que puede llamarse el contubernio de la traición a España, por estar conjurados elementos de diversas tendencias aliados a comunistas y socialistas, figurando entre ellos Jiménez Fernández; el jefe del partido socialista, Llopis, y Gil Robles. El cronista informa que esta reunión secreta ha tenido lugar en Munich durante los días 5 y 6 de junio, en vísperas del Congreso del Movimiento Europeo. Durante cuarenta y ocho horas, en los salones de la capital bávara han cambiado impresiones. Han pasado revista a sus sueños y a sus esperanzas y- se han cambiado, también, sus amarguras. Todos ellos llegaron al acuerdo de condenar íormalmenteal régimen y desear su sustitución en el plazo más breve posible, dice textualmente Niedérgang en, su crónica. La resolución final, adaptada por unanimidad, es, en efecto, aña auténtica declaración de guerra; ya que en ella se exige la organización dé los partidos políticos y la autonomía separatista de las regiones. Se dice en la crónica que 60 delegados consiguieron su visado de salida bajo ios más diversos pretextos. Siete tendencias principales estaban representadas en la mayoría de los casos por sus propios dirigentes, los monárquicos liberales partidarios de la vuelta á España de la Monarquía en la persona de don Juan de Borbón; los demócratas- cristianos de la derecha, al frente de cuya delegación figuraba el escritor Sr. Gil Robles; los demócratas- cristianos de la izquierda, cuyo líder es, segúíi el cronista, el; ex ministro Jiménez Fernández; la A c c i ó n Católica Obrera (H. O. A. C. que, según Niedergang, ha sido la organizadora principal del reciente movimiento huelguístico qué ha paralizado a varias provincias españolas durante más de un mes; el Frente de Liberación Popular; los movimientos catalanes, en los cuales están comprendidos los anarquistas, han aprobado los principios de esta reunión, así como los vascos. La España de la emigración había mandado a Munich unos 30 representantes encabezados por el Sr. Llopis, jefe del partido socialista español, refugiado en Francia. Todos los delegados asistieron con emoción al primer apretón de manos entre Llopis, él socialista, y Gil Robles, el monárquico. No se habían visto desde 1946. El cronista lo describe así: Llopis, pequeño, frágil, con pelo gris, sucesor de aquel papá intransigente que fue Prieto. Niedergang estima que la gran debilidad del plan de los conjurados de- Munich salta a la vista. Están ele acuerdo en lo que desean, pero aspiran a que otros se encarguen de la operación. ¿Quién? Interrogados separadamente, los delegados tienen la misma obsesión: los militares. El Régimen de Franco posee dos pilares: la ¡Iglesia y él Ejército. Si el Ejército comprende que la mayoría de los españoles desean un cambio de régimen se pondrá de nuestro lado. Por ahora los españoles cuentan con los europeos. Aunque su resolución no ha sido firmada, sería adoptada por el Congreso del Movimiento Europeo, que ss reúne en Munich el jueves y viernes, concluye el cronista. -Efe. Un nuevo Pacto de Munich Munich 8. (Del corresponsal de la agencia Efe. Los salones del Gran Hotel de la capital de Baviera fueron testigos hace unos días de una escena pintoresca, aunque ciertamente np nueva en los anales de la más estéril politiquería española. Dos hombres, ayer enemigos irreconciliables, se estrechaban cálidamente la mano y, olvidando fácilmente las consecuencias que gestos análogos trajeron para su pueblo, quisieron así subrayar una aparente reconciliación que, cual- nuevo Pacto de Munich fuese firme promesa de mil, venturas para; los españoles. Estos hombres se llaman José María Gil! Robles, antiguo jefe He la C, E. D. A. y Rodolfo Llopis, actual secretario general del Partido Socialista Obrero Español én el exilio. Ambos fueron importantes protagonistas de los avatáres que condujeron a España á la guerra civil. Separados por las trincheras de aquella lucha por ellos provo- llamado Gobierno republicano español; Irucada, tienen ahora la osadía de proceder jo y Landáburu, por los separatistas, vascos; a una teatral- reconciliación en público y el inefable Salvador de Madariaga, Marofrecerla a los españoles como adecuado tínez Pereda, Javier Flores, etc. Para esta reunión sé había buscado soladintel de un futuro más o menos democrático, en el que, naturalmente, serían ellos padamente el amparo del Congreso Interquiénes dirigiesen el cotarro. Como si los nacional úel Movimiento Europeo, que se ha celebrado estos días en Munich. El Moespañoles: no tuviésemos memoria... La conmovedora escena. fue contempla- vimiento Europeo es una de las numerosas da, casi con lágrimas en los ojos- -según asociaciones privadas que han hecho suyas afirma tina crónica de France Soir que aca- la- idea de- lograr la unidad continental. Goza de cierto prestigio por ba de llegar a nuestras manos- -por algo más personas muy conocidas reunir en su seno del mundo político de un centenar de flamantes delegados internacional. Nombres como los de León de grupitos y subgrúpitos en el exilio o clandestinos. En curioso maridaje, que no Blum, De Gásperi, Chürchill, Adenauer, Rodejará de asombrar al lector, había nombres bert Schuman y Spaak se han sucedido en como los de Prados Arrarte, Alvarez de su presidencia de honor. Este corresponsal tiene noticias fidedigMiranda, Fernández ele. Castro, Alfonso Prieto, Satrústegui y Ridruejo, de. una par- nas de que por lo merfós desde abril, último te, y de otra, Fernando Várela, ministro del los dirigentes políticos del. exilio español estaban preparando cuidadosamente una maniobra para transformar el Congreso ínter- v nacional del Movimiento Europeo en una plataforma de ataque a España. La maniobra había de tener dos aspectos: el primero sería la mise en scéne de una aparatosa reconciliación entre las fuerzas en el exilio y los españoles residentes en Ja Península, la cual culminó en el apretón de manos entre Gil Robles y Llopis, ya referido. Y el segundo consistiría lisa y llanamente en conseguir que el. Congreso del Movimiento Europeo se opusiese formal y solemnemente a la solicitud española de asociación al Mercado Común. Fue relativamente fácil para el gobier no del exilio conseguir, a través de sus conexiones con el Movimiento Europeo -Salvador de Madariaga es en el seno de