Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
r T; R FC Bi t: u s E Í) X A R I O T RÁDO G EN 1 S 05 POR DON TOBCUATO LUCA DE TENA í) Ó M I Ñ 0 N 3 DÉ I Ñ- c O R M A G 1 0 EN ER N É i R A 11 A Ij O hay cosa más divertida que- ver los. Jugares comunes des- dé la vertiente de la espalda. El mundo sé ha vuelto tan convencional, tan artificioso y faltó de íógicá; que todo. él viene a ser corrió una decoración de teatro que, por delante, representa un panorama decidido mentalmente y, por detrás, es un andamiaje de maderas que lo sostienen con hunlilde sinceridad. Vivimos en un esquema convenido de colores, calificaciones y sucesos, súperj, puestos a la pura y sencilla verdad. Oíd cualquier conversación de corro, tertulia Oj esquina: c si siempre es mentira todo lo que se dice. Se asegura que pasan cosas que no pasan; que van a suceder cosas que no suceden; que los hechos o palabras significan cosas que no. significan. Y casi todo esto; que es pura fábula, se sabe de buena tinta Fórmula que emplea el lenguaje, usual siri compróme- tersé a ninguna veracidad, porque, bien mirado, no hay tinta mejor qué la de los poetas, con la cual se escribieron todas las grandes mentiras del mundo, desdé los dioses, Ids héroes y Troya hásíta Amádís, Oriána. las hadas y las brujas. Todo el muhdo r- es decir íódo esté pequeño mapamundi de gabinete que es el mundo de cada escritora- espera que yo escriba de Atenas y dé la boda allí celebrada. Pero a mí me parece, por ahora, bastante vano escribir de la boda real y verdadera, emocionante, sencilla y lógica como éL PaTtenón, que he presenciado, como tantos españoles, en Atenas, puesto qué. por aquí: cada uno tiene ya su boda celebrada según sü repertorio de personales prejuicios y lugares comunes. Durante unos días o semanas se me seguirán, acercando al oído amigos enterados de buena tinta para decirme, con un s u s u r r ó- confidencial: ¿Es verdad que... Creo poder anticipar, sin temeridad, para que no se molesten; una respuesta general: Noy no és verdad. No sé bien lo que mé van a preguntar en cada Caso; pero por él tono sibilítico y, enfático- con que se inicia y empieza la interrogación puedo adelantarles que no es verdad. Porque en este caso, como en tantos, no es verdad más que lo sencillo, lo natural y lo lógico. Vafnó 3, por. ejemplo, a tomar un bo. tóii de muestra. Mi querido, amigo Martín Abril, una ¡de las plumas más nobles y poéticas, de la prosa periodística, ha es critó un precioso articulitp con el, título Pemán, bailando Yo celebró en. el alma que el Ya publicara una fotografía gloriosamente imaginativa, y equivocada en sú pie o título, para que así diera lugar al precioso artículo dé Martín Abril. Todo lo bello del mundo es lo que no ha, sucedido, como. la. campana de Huesca, la jura de Santa Gadea y probablemente la Santa Mujer Verónica. En la fotografía de mi querido Ya estoy yo bailando con una muchachita encantadora. Al pie había que escribir lo que correspondía s la boda convencional y prefabricada: N obedecer en todo. Supongo me requerían por ssr poeta y ser creencia clásica que El escritor y académico J. M. Pemán, los poetas entendían de estética antes de durante el baile de gala en el palacio que se dedicaran a entender, sobre todo, de real. Naturalmente. Las fotos de una sociología. El segundo jurado era el conde actualidad nupcial y regia como ésa tie- de La Florida: un joven de ochenta y nen que ser tedas bailes de gala en pa- dos años que, por muy ascético que en lacio real Como las princesas de. los su vida haya sido, ha tenido tiempo d e cuentos tienen que ser rubias. Sobre esa acumular una importante documentación frágil fotografía, cuya deliciosa base ima- visual. El tercer jurado era don Santiago Bernabéu, al que llamaron, sin. duda, poi ginativa ahora voy a explicar, hay teesíar entrenado en discernir sobre realirreno ancho para tejer una dorada red de moralejas: frivolidad, cortesanía, se- dades somáticas cotizadas y rentables. Suñoritismo. Porque ocurre que, en las fá- plementarios por el capitán del buque y bulas, las moralejas suelen ser tan menti- tres señoras, nos colocaron tras una mesa como un tribunal de oposiciones. Hicimos rosas como la fábula misma. Que las horun reparto de asignaturas: las señoras migas y las cigarras charlan y dialogan puntuarían sobre los trajes y los varones es mentira. Y que las hormigas laborales sobre lo demás. Desfilaron las chicas en tengan, como moraleja, absoluta razón sin distingos contra las cigarras canto- fila india. A los cinco minutos uno, viciosamente intelectual, estaba hecho un lío. ras, es más mentira todavía. ¿Qué es la belleza? ¿Qué es la En este caso de la foto la verdad es, tía? ¿Cómo se compara la gracia simpacon la como siempre, mucho más sencilla. Yo esbeltez? Afortunadamente resultó que estoy seguro que el redactor del pie se lo nosotros no éramos en realidad jurados, figuraría y prescindió de lo sencillo por servir a la fábula exigida. Pemán, bailan- sino escrutadores Nuestro oficio fue do en. un baile de gala del palacio real. recibir los votes de todo el pasaje echaMenos de esto es sisar en el precio de un dos en un cubo de servir hielo, y hacer el diario. Pero el periodista que lo redac- laborioso recuento. Quedó elegida una Miss Crucero y tara, seguramente laureado en múltiples sus damas. Y en seguida nos dieron la cursos profesionales de aquella casa de la técnica, sabe de sobra que yo de smok- pavorosa consigna: el. rito establecido en ing y con corbata negra no podía 1 estar las costumbres del mar es que el capiván de la nave inicie el baile con la campeoen un baile de corte. Los que fueron- a ese baile iban con frac, corbata blanca, ban- na y cada jurado con una de las damas. ¡Adelante! Yo no he sabido nunca bailar das, cruces y cuantas superposiciones suny tengo mi particular idea sobre los bailes tuarias tolera Ja humana fisiología. de parejas enlazadas. No por razones moLa cosa era más sencilla. Yo fui a Ate- rales, sino estéticas. Me parece que el nas en un barco organizado en crucero baile es una realización plástica e indiviUn crucero consiste en que cada día, dual. Todo baile auténtico lo hace el homprecisamente porque no hay nada que ha- bre en torno a la mujer o la mujer en cer, no se para de hacer cosas: cuatro o torno al hombre. No van tan descarnacinco comidas, juegos, concursos, cines. dos los bailes últimos en que los bailaMás el deportivo y agitado ejercicio de rines se separan con autónomas contorbuscarse unos a otros por el barco, cosa siones. La danza representa los escarceos, bastante más difícil que buscarse en Ma- estrategias, fugas y aproximaciones antedrid o Barcelona. cedentes al amor. Cuando ya el hombre Ahora bien, entre los números del pro- y la mujer se conciertan y se unen, el baigrama había una noche la elección de le acaba. Empieza la vida, que no es nun Miss Crucero Había que elegir entre ca rítmica del todo. A mí me tocó una las señoritas pasajeras una campeona y. chica rubia a la que es inútil piropear variss damas de honor. Me requirieron pues el escrutinio fue ya el. máximo pipara ser jurado. En los barcos hay que ropo. Afortunadamente tocaron un pasodoble. Esto lo domina hasta el conde de La Florida, ciue ocaso juraría bandera en el siglo pasado. Todo consiste en tomar dulcemente a la compañera y echar a andar. Creo que no quedé mal dsl todo. Supongo parecería un abuelo que llevaba Abra mercados a a su nieta al colegio. 0 A Y esto es todo. Imagino que las tres sus producios en cuartas partes de lo que se diga, juzgue, piense y comente de las bodas regias, duiodo el mundo rante quince días, será tan histórico y amineiáfídcse en la verdadero como mi baile de gala, con una princesita- ¿por qué no Grace de MonaEdislón Aérea di co, que es lo más periodístico? -en el palacio real de los Reyes de los helenos, ABC E Y EL TÓPICO José María PEMAN De ¡a Itc- xl Academia Española