Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C M A R T E S 24 DE A B R I L DE 1962. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 79 Pasiones de Bach, en Madrid y en Bilbao ¡Sólo Palestrina y Victoria pueden resistir la comparación con la música de las Pasiones de Bach: lo demás, parece más pequeño v en buena parte, desde el punto de vista religioso, basura. Dentro de la expresión religiosa. mística en el caso de Bach, cabe insistir en los matices dramáticos o en otros de más lirismo: están los dos mundos en las Pasiones de Bach. si bien la de San Mateo, grandiosa, la más alta cima de la música- europea, acentúa lo primero. La de San Juan se oye algo menos y merece oirse muchísimo más: debido al mismo texto, a escenas típicas de este Evangelista, el clima general es el de una suave belleza, intensificada cuando viejos instrumentos, violas ya. difuntas, acompañan a las voces. El mismo papel del Evangelista se demora, se ensancha, parece como respirar más. Son dos horas de belleza recogida, honda: la inmensa sabiduría contrapuntística, armónica, instrumental, de tan plena se hace inefablemente sencilla y así no se puede hablar de oficio escolástico sino de técnica inseparable de la inspiración. Conviene mirar mucho al texto para no invocar demasiado, con xceso, características luteranas: B a c h piadosamente, arranca de un cierto fondo común, preluterano, donde está Kempis, el humanísimo devoto, humanísimo para acercarse mejor a los sufrimientos y a la. muerte de Cristo. No hay excesivo realismo y el final lo es de esperanza, de triunfo, cantado con voz tr anula y segura a la vez. Agradecemos muy vivamente que en la historia de Conciertos Daniel tan inseparable de la vida musical española, figure esta memorable audición dé la Pasión según San Juan Una orauesta pequeña pero llena, un coro espiritual en el sentido religioso y vocal de la palabra, una batuta, la de Jürgens y unos solistas magníficos han hecho de la mañaa del Monumental mañana de auténtica gloria. Los nombres de los solistas- -Schwarzweller, Bornemarm, Bossov, Ane, Wílhems- -son bien conocidos de los que deben recurrir al disco para no Quedarse sin Bach, pasto necesario para ser buen músico, buen aficionado. Coros y orquesta juveniles pero recogidos, adversarios del brillo, de la ostentación, del grito, creando ambiente de oración en la misma sala de conciertos. Como las Pasiones de Bach no pueden ser obra de corazonada o de capricho, como requieren técnica suma y musicalidad honda en la batuta y ensayos, muchos ensayos, de orquesta y de coros, a Bilbao nos fuimos, entre avión v tren, pequeño sacrificio, homenaje a tan permanente y bello esfuerzo. Los conciertos sacros dé Bilbao, que son ya tradición, avivan en nosotros el recuerdo de la nobilísima figura de Jesús Arámbarri: grandes, muy grandes obras en el programa y la Pasión según San Mateo como remate; -Rafael Frühbeck se entrega i con toda su alma y con toda su técnica a I este menester y con elementos locales, con i una orquesta a la que ha cambiado de pies a cabeza- -lo necesitaba para resucitar- -con i una coral que necesitaría una paralela I labor de selección y de exigencia, dio un Bach magnifico, llevado a punta de batuta, pendiente de los coros para empu, jarlos o para detenerlos según los matices de especial dificultad. Junto a solistas alemanes, hemos oído, p o r voluntad de Frühbeck, y con alegría extraordinaria a tres españoles- -Penagos, Catania, Rivadeneyra- -plegando sus bellísimas y claras voces latinas a la profundidad que las arias de Bach exigen. La inmensa minoría que acudió al Monumental casi se volvió loca: nunca he oído gritos ten sostenidos, tan conmovedores, tan unidos a las lágrimas como en esa mañana. No sé- en Bilbao, porque el tren salía poco antas del final del concierto: en la primera parte el entusiasmo fue muy grande. P. Federico SOPEÑA. IKCA LOS ESTRENOS DEL DOMINGO AL FINAL DE LA CUERDA Y ¿CONOCE USTED A SU MUJER? DE ALFONSO PASO, EN EL INFANTA ISABEL Y RECOLETOS; MI QUERIDO EMBUSTERO DE KILTY, EN EL REINA VICTORIA. Y LA DAMA DEL ALBA DE CASONA, EN BELLAS ARTES Los Reinos en Maravillas; Randa de canciones en Fuencarral; nuevo programa en Price, y presentación de compañía en La Latina Sometido a jornadas intensivas- -porque así lo han preferido su vocación y su amor al oficio- nuestro crítico teatral ha acudido a las diversas salas de espectáculos tras la medianoche del sábado en tres funciones del domingo y en dos del lunes. De esta manera ha podido presenciar y enjuiciar seis de los estrenos registrados en la fiesta de la Resurrección. Un delicioso decorado de Burmann, una dirección agilísima de Arturo Serrano y una interpretación extraordinaria, sensacional, de Antonio Mas, Julia Gutiérrez Caba, Julia Trujillo, Hugo Pimentel, Paquito Cano, Erasimo Pascual, Ana María Ventura, Enrique Cerro, Daniel Dioenta, Del Bío, Zaragoza y la magnífica Lola Alba en el papel más largo y más triunfal de su carrera artística colaboraron al éxito de Al final de la cuerda de Alfonso Paso, que se tradujo en permanente hilaridad, aplausos en medio de la representación y en situaciones y frases, y resonantes ovaciones al final de los actos con comparecencia del autor. Como en Vamos a contar mentiras hay aquí un cadáver del que es preciso desembarazarse, ún vecino- -allí era vecina -que llama varias veces a la puerta, y un tipo que se caracteriza por su aire asustadizo. Pero aparte de estas tres coincidencias temáticas, todo lo demás es completamente distinto: acción, tensión, asunto y personajes, ritmo, hallazgo y trucos cómicos. La trama policíaca, la: intriga, el enigma que no se revela hasta los últimos minutos, en el razonadísimo desenlace, nada tienen que envidiar a las obras mejor construidas del género. Ahora bien: lo que interesa e importa J: ARTURO SERRANO PRESENTA TOS D Ka Si DE ALFONSO PASO jj REPARTO EXCEPCIONAL DE PRIMERAS FIGURAS C Ó M I C A S F UNA OBRA TERRIBLEMENTE rBTM Cerca entrada Club de Golf. 30.000 pies, 75 pesetas pie. Contado, 1.250.000 pesetas. Resto, facilidades. TELEFONO 232 29 01. económica, Importante asunto hostelería en Madrid. Escribir: Sr. Ruiz. Apartado 40. PARCELA CIUDAD PUERTA DE Tota Alba, Hugo Pimentel y Julis O. Caba. en Al final de la cuerda es el reto que Faso lanza imaginariamente a los hipocondríacos y a los misántropos: ¿A jue no son ustedes capaces de ver mi obra sin soltar la carcajada? Así, desde el diálogo inicial entre Faustina y CasiMa donde entablan su duelo la ingenuidad y la picardía- -como en los antiguos y clásicos Denuestos hasta la resolución del complicadísimo problema de robo y crímenes en que la yesca de la réplica inesperada prende la chispa de la risa, pasando por las constantes situaciones de humor disparatado y macabro, donde los enredos se encapsulan en proporción creciente, por lo bufo, lo grotesco y lo granguiñolesco, hasta con injertos circenses como el de la funda de la silla o el de la sirga del muerto colgante. El diálogo es vivaz, trepidante, explosivo, lleno de frases ingeniosas, de intencionadas o desenfadadas alusiones, de réplicas agudas y sorprendentes. Un verdadero alarde de fantasía y de imaginación humorísticas. Mucho más nuevo e infinitamente más gracioso y divertido que el Amadeo de Ionesco, por ejemplo, esta farsa desorbitada, caricaturesca, delirante de P a s o lleva a sus últimos extremos el disparate cómico de Muñoz Seca y de Jardiel, y es una pieza maestra del teatro para desternillarse dé risa. -Alfredo MARQTTERIE. RECOLETOS: ¿CONOOE USTED A SU MUJER? Bajo la delicada y certera dirección de Mario Antalín se estrenó en el Recoletos ¿Conoce usted a su mujer? de Alfonso Paso. La obra fue seguida con interés, celebrada con risas en los momentos cómicos y premiada con ovaciones en frases y mutis. El autor salió a saludar al fin de los actos en unión de María Fernanda D Ocon, que realiaó una creación admirable en sus diversas intervenciones. porque encarna, varios papeles en uno con la más variada escala de tonos y matices desde lo humorístico a lo torturado y an-