Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
tud en que Qrgaz coincidió conmigo a la salida. Mientras tomábamos el aperitivo en un flnca próxima al aeródromo, perteneciente a don Antonio Pérez Tabernero, en la que comimos invitados por éste, Orgaz y yo convinimos en Que era imprescindible plantear y discutir en la sesión de la tarde el tema del mando único. íjteanudadsla junta a las cuatro planteé resueltamente el asunto, sin ambages ni rodeos, teniendo la satisfacción de oir de labios de Mola, con su hablar de ruda franqueza castrense, ia siguiente frase: ¡Pues yo creo tan interesante el mando único que si antes ie ocho días no se iha nombrado generalísimo yo no sigo. Yo digo: ¡Ahí queda eso! y me voy. Con este refuerzo decisivo nuestra causa quedeba ganada, aunque el general Cabanellas sostenía que la cosa era aún ¡prematura y que no era. imprescindible para el mando único que éste recayera en una sola persona; que había dos modos de dirigir lá guerra: por un generalísimo o por un Directorio o Junta, a lo que hube de asentir precisando: -En efecto: existen esos dos modos de dirigir las guerras; con el primero se ganan con el segundo se ¡pierden. Por fin el presidente puso a votación mi propuesta, que fue aprobada con el solo voto en contra del presidente, fiel a su leal convicción. Pasóse a votar en seguida el nombre de la persona que había, de ser nombrada generalísimo, y como al comenaar de moderno a antiguo los dos coroneles se recusaban como votantes por su grado, yo, para evitar situaciones violentas y romper el hielo, pedí votar el primero, y lo hice a favor de Franco, adhiriéndose inmediata y cordialmente a mi voto Mola, Orgaz y, sucesivamente, ios demás asistentes, salvo Cabanellas quien dijo que, adversario del sistema, no le correspondía votar persona para cargo que reputaba innecesario. Convinimos en mantener secreto el acuerdo hasta que la Junta, de Burgos le diera vigencia y publicidad oficial, pero, como ¡pasados varios días no aparecía el ¡nombramiento, manifesté mi impaciencia a Nicolás Franco, Yagüe y MiHán Astray, y juntos los cuatro dimos una nueva y fuerte carga a Franco, proponiéndole una nueva reunión en la que se precisasen, las atribuciones del generalísimo y se ¡propusiera que este cargo llevara anexo la jefatura del Estado, con objeto de reunir en una mano las riendas del Gobierno de la entidad nacional. El domingo, mientras Franco hablaba desde un balcón al pueblo de Cáeeres, entusiasmado por la toma de Toledo, redactábamos un proyecto de decreto que había yo ás someter a acuerdo de la segunda reuni n proyectada. El lunes 31 nos trasladamos en un mismo avión a Salamanca, dispuestos a conseguir a toda, costa nuestro patriótico propósito Franco, Orgaz, Yagüe y yo. La noche antes había marchado Nicolás Franco y había (pedido a los jefes de Falange y Comunión Tradicionalista de Salamanca fi envío í aeródromo de una centuria y un requere, que juntos con una unidad de Aviá cjon que hizo ¡formar Lecea ha blilan de ser las ¡primeras tropas que rin dieran honores al nuevo generalísimo. VH, Comenzó la reunión como la primera, en e nismo sitio y a la misma hora, y hasür las doce y tres cuartos no consegutínoiájjoner de nuev a discusión el tema de maiutó único, WK algunos propusieron m aidazase por. alguna semanas, vencien- áo- por fta nuestra tenacidad, uulzá. imper- ¡miento estarán subordinadas a un. tinente. -Previas unas ligeras palabras jus- do único, que desempeñará, un general i tificativas de la propuesta, leí el siguien- división o vicealmirante. Arfe. 2. El nombrado se llamará enete proyecto de decreto: Preámbulo. -Constituye precepto indis- ralislmo y tendrá la máxima jerarquía micutible del arte de la guerra la. necesidad litar, estándole subordinados los militare del mando único de los ejércitos en cam- y marinos de mayor categoría. paña. En la nuestra hasta ahora la falta Art. 3. La jerarquía de generalísimo de tal requisito, impuesta por la incomu- llevará anexa la gestión de todas las actinicación inicial entre los teatros de ope- vidades nacionales; políticas, económicas, raciones, ha sido suplida por el entusias- sociales y culturales, mientras dure la mo y buena voluntad de todo y por la guerra. unidad espiritual que es característica des- Art. 4. Quedan derogadas cuantas distacada del Movimiento. posiciones se opongan a este decreto. Realizada la conjunción táctica e increEl general Oabanellas prometió para cementadas considerablemente las fuerzas rrar la discusión que en Burgos se estude los ejércitos, se hace inaplazable dar diaría la propuesta y se providenciaría lo realidad al mando único, postulado indis- necesario con urgencia. pensable de la victoria. Razones de todo Suspendida la sesión se iniciaron diálolinaje señalan además la conveniencia de gOS parciales, en los que brilló el oro más concentrar en un solo poder todos aque- purayflel patriotismo y del desinterés, Helios que contribuyan a la consolidación de gandose a un pleno acuerdo y fijando Cann nuevo Estado con asistencia fervorosa bméÜBS el ¡plazo de dos días- para darle de la nación. realidad. En su virtud, y en la seguridad de in- y EI plaaso fue cumplido, y yo, logrado mí terpretar el sentir nacional auténtico, se. propósito, no creí necesario ir a Burgos el decreta: día- de la proclamación, cuya efemérides se Artículo l. Toda las fuerzas de Tie- conmemora hoy. ira. Mar y Aire que colaboran o colaboren en el porvenir en favor del M wiJJfwwia fONDELAN Llegada Sevilla del General Frunce, en Julio de 1936, procedente de Marruecos. (Foto Serrano. El Caudillo, seguí do del genera) D 4 vüa y otros generales, a! a salida de! barracón de madera que servía da oficina de información en ei aeródromo de San Fernando, una vez designado Qeneralisimo de los Ejércitos y CaudtMs de Espafía. (roto Cifra. f f f?