Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
REMEMORANDO UN ACUERDO HISTÓRICO Por ALFREDO KJNDELAN RELATO FIEL DE tm SUCESO HISTOBICO C o n v e n c i d o de que el mando único de los Ejércitos Nacionales co n s tltuía una n e c e s i d a d inarpl a z a b le, insistí una y otra vez con í r a n c o en varias conversaciones celebradas en Cá c e res acerca de la urgen- cia de p l a n t e a r y dejar r e s u e l t o el problema. Ms oía el general c o n afable atsnción e interés, y conforme en principio conmigo no acababa de decidiros a (hacerlo p o r varias r a z o n e s modestia, temor a herir suscepti te i 1 idades o a sufrir un- desaira. 2 L 14 DE ABRIL EL 31 AL 1 DE DTUBEE BEL 3 S. Tuve q u e apelar oco aficionado a í ara vencer la resis ¡política, las eirtencia p a s i v a que stancias me lleFranco oponía a mis on a intervenir propósitos a concrela de mi país. Mi tar éstos por escrito, dstad pe r s o n al y días más tarde los n mi q u e r i do y precisé aún más, somirado Soberano metiendo al general onso X n i me hiuna p r o p uesta de visitarle con freconvocatoria que ncia en los pridebía él dirigir, a mi juicio, a t o d o s los iros m e s e s d e l generales con man 1 31 con propó 0 1 do y a 3 a Junta de o de levantar su Burgos p a r a cekíritu decaído antorar una reunión, la ingratitud con en la que habían de su pueblo cot r a t a r s e va r ios e s p o n d í a a los Monolito y ermita erigidos en el que fue aeródromo de San Fernando, próximo a Salamanca, asuntos trascendensvelos de una vida donde fueron acordados el mando único de la campaña de liberación y a promoción de tales p a r a la conl egramente c o n Franco para tan alto cometido. (Foto T. Naranjo. ducción de la gueg r a d a a. España, rra, con areglo a un i de los que traon de disuadirle de renunciar a su Co- hotel Cristina, de Algeciras; había salido orden del día que en la propuesta tam, engañado por el sofisma de vitar de la órbita de Mola para entrar en la bién fijaba. Para adelantar todo lo ¡posiello una lucha cruenta entre españoles. de Franco, quien me nombró jefe de Avia- tote la resolución, acompañaba, una lista os días después que el Hey me expa- ción y de su Estado Mayor del Aire. En nominal de los que, a mí juicio, debían yo, permaneciendo en el Mediodía de este doble concepto colaboré estrechamen- ser invitados a la reunión, y fijaba el luncia hasta que encontré una coloca- te con él, siguiéndole en sus traslados su- gar de ésta: aeródromo de San Fernan como ingeniero en la casa Saurer, de cesivos a Sevilla, Cáceres, Salamanca y do, próximo a Salamanca, y la fecha, 12 n on (Suiza) En ella seguía al finar el Burgos. Me fue asi fácil darme cuenta de de septiembre, a las once. i 35, cuando me avisaron de Madrid la necesidad de que coordinaran sus esEl general, hostigado por mi insistencia, se preparaba un alzamiento militar, íuerzos los grupos de fuerzas militares y después de meditar un par de días, decicívicas, unánimes en sentimientos de fer- dióse al fin a firmar las hojas de convo raímente me apresuré a repatriarme, azándome al llegar con los elementos voroso patriotismo, pero dispersos por el catoria, y aceptada, la invitación unánilos teatros de operaciones. activos del Levantamiento en Madrid: aislamiento de grupos ¡principales: el de memente nos reunimos en la fecha, hora Existían tres njul, Gallarza, Alvarez Rementería, Car- Mola, en el Norte; el de Queipo de Llano, y sitio fijados- -en un pequeño barracón de la Hsrrán y otros, y con el general en el Sur, y el de fuerzas de Marruscojs, de madera de cuatro por ocho metros que la, con el que celebré varias entrevis- a las órdenes de Franco. El lograr unifi- servía de oficina de información en el aeró, en las que me confió todo el plan de car todos los mandos militares llegó a dromo de San Fernando, amuebbdo con una gran mesa central y una docena de radones previsto. constituir en mí, como antes dije, una sillas y adornadas con mapas las pareverdadera obsesión. des- -los generales Cabanellss. Queipo de! L 17 DE JULIO AL 1 DE OCTUBRE Llano, Orgaz, Gil Yuste, Franco, Mola, DE 1936 LA. ASAMBLEA CONSTITUYENTE Saliquet, Dávila y Kindelán, y los coroBE SALAMANCA neles de Estado Mayor, miembros, a la Fuerce el destino con frecuencia la ruta Junta de Burgos, Montaner y Moreno Calla vida del hombre. Cuando tenía reffin rez de confiar a mi memoria las inderón. Presidía Cabánellas. vadas habitaciones para ¡os mios y ¡para cidencias de las reuniones celebradas en Se invirtieron las tres horas y media en el parador de Aranda de Duero, el aeródromo de San Fernando, de Salande debía tomar el mando de una, co- manca, en que la alta representación del que duró la reunión matinal en discutir nna destinada a. operar sobre Madrid, íyército Nacional acordó el mando único varios asuntos no desprovistos de interés, ordenó Mola me trasladara a, Cádiz y y designó a Franco como generalísimo, es- pero que no lo tenían tanto como el del ecíras para tratar de solucionar el pro- cribí a las pocas horas de terminarse la mando único. Así lo manifesté por tres ¡ma creado por el destructor Churrusegunda reunión unas cuartillas, con lo veces, sin conseguir se pusiese a discusión que dejé constancia del hecho, al que con- este asunto primordial, a pesar de haber al cruzar el Estrecho para oponerse jue lo cruzaran las fuerzas de M arrue- sideré desde entonces con categoría de sido apoyado activamente en este deseo s. El 18 de julio debía yo dormir en el histórico. Las extracto a continuación con por el general Orgaz. Pero seguí firmemente decidido a perseverar en ellos, actirador de Aranda, pero lo hice en el el epígrafe que les di.