Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
c MIÉRCOLES 1 DE SEPTIEMBRE DE 1961, EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. 41 I B C e n París OfJIO MUJERES Y VEÍMTICINCO CABALLEROS INFORMACIONES TEATRALES Y CINEMATOGRÁFICAS EN EL REINA VICTORIA SE ESTRENO EL MILAGRO z. (Crónica de nuestro correspoyi sal. Acaba de presentarse en el teatro DE ANA SULLIVAN Edouard Vil el actor peor pagado del mundo. Es gratis. Se trata, sin embargo, Y en el Calderón, Las dos hermanas del protagonista, con el nombre de Mar cclj de la pieza Ocho mujeres que ha esAnoche se estrenó trenado Albert Thomas. Marcel es el ca en el Reina Victoria, dáver Evtta la escena con cuchillo de con decorados y figurín e s magníficos de cocina clavado en la espalda, porque no y parecería bien. Y como ya no se alimenta, Sigfredo Burman, aáen impecable y ni bebe, ni juega a la bellote ni paga al m i r a ble versión de Fisco, m le importan los seguros sociales, López Rubio, El miMarcel no figura en la nómina del teatro. lagro de Ana Sullivan de W i 11 i a m Sirve para que las ocho mujeres de la casa Qifoson. se acusen unas a otras de su muerte. CualLa obra obtuvo un quiera de ellas- -y nadie más- -puede haber matado a Marcel. La obra va descubriendo éxito iextraordinario y fue n t e r r u rápida qve las ocho tienen una segunda vida muchas veces con los subrepticia. aplausos del público, que siguió conmovido Este crimen podría ser investigado por la Pulida si el autor de Ocho mujeres no el, curso de la acción y que tanto en la lo impidiese. Lo. impide con varios preprimera como en la terios. La casa está aislada por un tempo- segunda parte premió ral de nitve, y el telefonólo- funciona. Una con encendidas y larde las señoras dice: El teléfono, cariado; gas ovaciones la lael automóvil, no arranca; los perros aullan bor de los intérpretes. Con el d i r é etor, y Marcel ha muerto. Esto no es norjnal. Luis A l o s o Yo había oído antes la frase: El lunes se José ha realizadonuna, que fue la cocinera, el martes racionaban la gal a b o r magistral de solina, el jueves no tuvimos ascensor y hoy precisión, de acierto se muere papá. ¡Vaya semanita. de ritmo, p u l s o y Lo más asombroso de todo es que la Pren- medida, de cuidado sa dedica a esta pieza inmensos territorios de acentos y pausas, Maruchi Fresno, Lola Cardona, Maribel Ayuso y Andrés Mejuty, de efectos y matices, de adhesión. Es la segunda obra de Albert de clima y movimienintérpretes de El milagro de Ana Sullivan estrenada h Thomas- -la primera fue Trampa para un to, en tarea difícil y en el teatro Reina Victoria. hombre salo -y los críticos declaran apro- agotadora, saludó ej ximadamente quc París nos ofrece ahora un traductor, que leyó una carta de Hellen so. Es una criatura deliciosa, que a los dramaturgo genial. Un crítico calcula que Keller dando las gracias por la represen- diez años lia terminado ya, brillantemenya en el primer acto los espectadores se tación- en España de ese fragmento de te, sus estudios n la Sección de Danza de la Real Escuela de Arte Dramático. ríen cincuenta y cinco veces. Pero el día en su biografía. de Laura encarnó una madre lleqv- e yo fui a vjsr la obra los sustos que el naMaruchi Fresnode humanidad, de emo- Discípula Karen Taf, áe Santelmo y tam- bién de de Carmina Miraole auto? les prepara a las ocho mujeres, sus ciónde verdad y y de ternura. Andrés Mejuto fue el y de María Esparza, en cuantos festivales gritos desgarradores y la vieja gramática padre cargado de energía y fortaleza que actuó se reveló como primerísirna bailarimímico, que allí le echan todas al asunto no pedía su papel. Francisco Ouijar se re- na a pesar de sus pocos años. Pero anoche me permitieron demostrar que lo estaba pa- veló como un galán joven de moderna se nos mostró también como una actri en el papel de sando bien, sino iodo lo contrario. En mi línea y de segura expresión; y en el resto prodigiosa, que sorda complejísimo movió n, y muda- -se reparto colaboraron sector de butacas, por lo menos, el público del fallo Adolfo de Río, sin un error ni Hellen- -ciega, un Pilarín Gómez, escena y matizó su papel hasta los más puso caras de madera en un esfuerzo supre- Paquita Mico, -Elena Montserrat, José Mi- insignificantes detalles, teniendo en todo mo para nú delatar abiertamente su tedio, guel Rupert, Margarita Sevillano, Rosita instante al público pendiente de sus íñe- ñores gestos y ademanes de su Ocho mujeres es una pieza policial sin Ambit, Mari Carmen García, Marta Oso- elocuente e increíble. De y Maribel mímica JlyuS rio, Marisa Fernández, Silvia Vivó y Pilar policías; una mahonesa de eníradas y sa- Ambit. se hablará durante mucho tiempo no como lidas a- escena precipitadas para que no se promesa, sinrt como logra artístico comcorte la salsa. Dos o tres, a lo sumo, de las pleto por su inteligencia y sensibilidad y Lola. Cardona logró un triunfo de los Por sus singulares y envidiables dotes teaartistas que interpretan la abra podrían ser en la de Ana Suadmiradas en su juego escénico si no adop- sue hacen época vivir yfigurarealce con la trales. El más brillante uorvenir le espera. dar taran la actitud de respetarse a sí mismas Hivan, que supo Cuando, en marzo de este año, Tbe irás fina y profunda oncifincia artística. y de- creerse superiores a lo que allí pasa. Fue creciendo y agigantándose r. medida Theatre Guild dio a, conocer la verdión Un el fondo no se les puede discutir este que avanzaba la obra, hasta arrebatar a original da The Miracle Worker donde derecho. Albert Thomas ha descubierto de- -los espectadores con su nervio y su purí- se recoge la historia de Hellen Keller, íjíie quedó sorda, ciega y muda a los diecinuemasiada tarde que el miedo origina carcaja- sima esencia dramática. Otro tanto cabe decir de Maribel Ayu- ve meses y a la aue la uaciencia y el sa das; tan tarde que los públicos están de ritativo amor de Annie Sullivan logró povuelta. uer en comunicación con 1 mundo exLa originalidad relativa de Ocho mujeterior, sin desanimarse ni descorazonarse per ios continuos fracasos, dijimos de esta res es Ja falta de hombres. Pero en la adapobra qw lo mejor de ella era so TtrtoaH- tación al francés de Lawrence de Arabía dad espiritual y escénica, iue el público de Terence Rattiqan, sólo trabajan hombres. sigue con interés palpitante desde la pri Veinticinco hombres, y entre ellos, Fierre mera a la última escena. Fresnay. Ni la circunstancia de que Fresnay López Rubio, felicísimo traductor, ar- -e de los tics -reanude su vida de ac l EL ESTRENO DE gado, como siempre sucede en todas sus tor después de tres años de mutismo, salva magistrales versiones, de inteligencia. -de la abra. sensibilidad y de exquisita finura, lia dado r n el clavo al calificar El milagro de Ana A o parece que la temporada de París emSullivan de reportaje veraz La hiato piece bien. Empieza fatal. J. MIQUELAria se cuenta, en efecto, tal v como acaeRENA. ció. No hay en ella nada falso e inexacto, y si Jos apasionantes decursos y tranaSur- QUEDA APLAZADO AL sos de su acción rozan en- ocasiones fi j Una incorporación de becarios a un Cendro MARTES, 19 folletín o el melodrana, cúlpese de, ello docente representa na baeaa oportunidad- -suponiendo UP haya que buscar culpa -para la educación unitaria de la juventud, a la realidad misma, aue así nos ofreció a la que debe responder todo buen director. los hechos, transcritos fidelísimamente pojr Las becas se afcafc por méritos y se conservaa por el t af y el remdteiiento el tlramaturgo. EJ teatro es fantas e imaginación, mun- K AVISO 8 MUJERES TEATRO INFANTA ISABEl J