Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, J UEVES 1 6 DE MA R Z 0 DE 1961- EJEMPLAR 1,5 0 P E S E T A S DIARIO I L U S T R A Ü f l AÑO QUINCUAGÉSIMOCUARTO. NUM. 17.162 DEPOSITO LEGAL- M- 13- 1958 96 P AG A CON EL PRETambién celebró conversaciones con su colega Dr. Marcello Marinas El ministro español fue condecorado con la Gran Cruz de la Orden de Santiago SE SUBRAYA EL ESPÍRITU DE CORDIALIDAD QUE HA PRESIDIDO LAS CONVERSACIONES Lisboa 15. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal. í, a Prensa lisboeta publica con gran relieve las informaciones relacionadas con la visita oficial del ministro de Asuntos Exteriores, Sr. Castiella, con el fin de retribuir la que hace un año aproximadamente hizo a España su colega, portugués, Dr. Mrircello Mathias. Los periódicos registran la presencia del ministro español con la cortesía y el cariño que es proverbial en este pueblo hermano por cuanto a nuestra Patria se refiere. Como declaró el Sr. Castiella a su llegada, los contactos entre España y Portugal son periódicos, y todos entran dentro de la normalidad fie las relaciones de los dos pueblos, liga- dos por una amistad secular. No puede caber la más pequeña duda ele que, efectivamente, estas relaciones han alcanzado en los últimos tiempos, gracias al sentido realista de los dos Gobiernos, un tono de autenticidad y una eficacia que es innecesario precedentes- -durante casi dos horas. Se subrayar, hasta el punto de que puedan desconocen los términos fie la misma, aunser modelo de buena vecindad al mundo. que es de suponer, fundadamente, que camNo existe actualmente la menor sombra que pueda enturbiar estos firmes vínculos biarían impresionéis lasobre los problemas actualidad de amistad y mutuo entendimiento. Por más palpitantes de de la tarde, internacional. A el seesta razón, el ministro español pudo afir- ñor Franca la caída presidente del MuniciBorges, mar, sin el menor titubeo, que los espa- pio de Lisboa, tan amigo de España y ñoles se sienten unidos a los portugueses particularmente de Madrid y de su alcalen estos momentos de inquietud internaministro cional, y que España, enlazada a Portu- de, conde de Mayaide, recibió alcelebránespañol de Asuntos gal por un pacto de firmeza bien pro- dose a continuación Exteriores, na brillante recepbada, está y estará siempre a su lado. ción en los salones del Palacio municipal, Pensando en la noble actitud de las dos a la que asistieron miembros del Gobiernaciones a lo largo de unos años carga- no, destacadas personalidades de ¡a vida dos de dificultades y problemas, nadie puede dudar de la sinceridad de estas pa- portuguesa, de la Embajada española y labras, que no son, como en tantos casos, séquito del Sr. Castiella. Por la noche se celebró en el Palacio meramente protocolarias. Bastaría recordar la generosa ayuda de Portugal duran- de las Necesidades e) banquete ofrecido te nuestra Cruza- da y sus incansables es- al Sr. CasíieHa por el ministro portugués, fuerzos en favor de la participación de hablando a los postres los dos ministros. nuestra Patria en los Organismos interna- En respuesta a los palabras del Sr. Marcionales, y, por lo que se refiere a España, cello Mathias acerca de la eficacia de la gallardía con que defendió los intereses los Tratados que une: n a España y Porde la nación hermana en la delicada cues- tugal y su importancia en la gra. n cotión de Goa- y, más recientemente, en el yuntura porque el mundo, atraviesa, el caso del Sania María hasta el punto ministro español pronunció un importante de que la Prensa, española fue elogiosa- discurso. Refiriéndose al aiaaue conjunto mente mencionada en un comunicado de contra España y Portugal, afirmó que los españoles están ya acostumbrados a rsta la Presidencia del Gobierno. clase de estrépitos. En el fondo, desde Como dice el conocido refrán, los ami- hace siglos- -añadió- -nos o c u r r e algo gos son para las ocasiones Portugal ha parecido, y la experiencia de los últimos tenido la oportunidad de poner a prueba años nos dice que esas campañas se vuely contrastar sus amistades en los últimos ven contra sus autores, piles el tiempo por meses, y ha comprobado con verdadero sí solo se basta para probar su inconsisdolor que no todo era trigo limpio. A la hora de la verdad, únicamente España ha hecho honor de manera rotunda, sin tapujos ni dobleces, a estos compromisos a que la amistad obliga. Lor portugueses lo saben perfectamente, y por esta razón no es de extrañar que un ministro del Gobierno español esté recibiendo tantas pruebas de afecto y de cariño. En esta primera jornada de su visita, el Sr. Castiella, acompañado por el embajador, Sr. Ibáñez Martín, cumplimentó al presidente de la República, en el Palacio de Belem. Después, en el Ministerio de Negocios Extranjeros recibió de manos del Dr. Tvlarcello Mathias las insignias de la Gran Cruz de la Orden de Santiago. Más tarde se trasladó a la residencia del Dr. Oliveira Salazar, prolongando su entrevista con el jefe del Gobier hh quei casi no tiene MAURITANIA ACÜ A A MARRUECOS DE LOS ATENTADOS EN ATAR Y NUÁKCÉJTT Rabai quiete imponer por la violencia la dominación a un pueblo pe se alza unánime conira sus objetivos expansionisias Nuakchott (Mauritania) 15. Can. motivo de unos atentados que se lian perpetrado en Atar y Nuakchott, la presidencia del Gobierno mauritano, ha publicado la siguiente nota: Varios atentados se han producido en Atar y Nuakchott. Un trabajador: europeo ha sido herido a tiros; én Nuakchott, y cuatro militares y una, mujer mauritania heridos en Atar. No se puede dudar de que estas cobardes agresiones coinciden, con la reanudación de 3 as sesiones de las Naciones Unidas, como el asesinato del diputado alcalde de Atar, Abdel- la Uld Oteid, el 8 de noviembre; último con la apertura de esta misma sesión. Las responsabilidades están, pues, claramente establecidas. A pesar, de los iracasos sucesivos que acaba de sufrir en el aspecto internacional, Marruecos se obstina en querer imponer por la vio- Ipncia la dominación a un pueblo qué se alza unánime contra sus objetivos anexionistas. -Efe. tencia, mientras que en nosotros sólo provocan una benéfica reacción de energía y un refuerzo de nuestra unidad. Nos combaten por nuestra. inmensas posibilidades del futuro. Se ocupó a continuación del caso del Santa María y d ¡jo que, pese a su escándalo, no consiguió sus objetivos, sirviendo para poner nuevamente dé manifiesto la firme solidaridad luSo- espaíio a, solidaridad que ha de seguir manifestándose en torno a los problemas áfricawos que hoy ocupan la atención de todos. Después de afirmar que tenemos que seguir contando con la incomprensión ds la injusticia ajena, el Sr. Castielíá; terminó diciendo: Pero no importa, hemos puesto en un cuarto de siglo la Patria en orden y la hemos encaminado hacia un definitivo progreso. Hemos hecho posible que, por primera vez en mucho tiempo, una generación entera nazca y crézcale Ja paz. y cn el trabajo, E gepeiifrente