Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 10 DE MAEZO DE 1961. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. INFORMACIONES TEATRALES Y CINEMATOJÍAFICAS- RECOLETOS SE ESTRENO EN LA RED DE ALFONSO SASTRE MARTIN E TIRSO- DE MOLINA Keunido el Jurado del I Premio de Teatro Tirso de Molina coavocado por el instituto de Cultura Hispánica, con el fin de fomentar la: producción de obras teatrales escritas en lengua española, acordé conceder el premio de- 40.000 pesetas a ia obra de, Fernando Martín Iniesta Final de horizonte Como se recordará, las otras obras seleccionadas para su representación habían sido Proceso a la vida dé Jaime Ministra! Esa melodía nuestra de Eduardo Criado, y Tres JUánez Pérez de José Luis Villarejo. tula Asalto nocturno Esperémosla, -Alfredo MABQUERIE. LOS ARCÁNGELES NO JUEGAN AL BILLAR EN L. A ZARZUELA Con unos decorados preciosos de Eduardi Fuller- -alguno de ellos, como el de la perrera de un valor expresionista; sensacional- se estrenó anoche en- la Zarzuela Los arcángeles no juegan- al billar de Darío Fo. El público premió con aplausos el fin de cada parte, y en. la segunda hubo muestras de discónfor m i d a d, que desaparecieron al. terminar. la obra. Anastasio Alemán, un joven y ya admirable actor, realizó titánicos esfuerzos para mantener ien pie a la nada fácil y charlotesca figura del protagonista. Lo consiguió a ratos, y otros se perdió en la excesiva anchura del escena- rio, por el que se i b a n desvanecidas, las voces. Otro tanto le ocurrió a la primeira íactriz liíSa Cana lejas y- a iiííérpretes te n probados c o m o Antonio Soto, J o s é Lina C a n a l e j a s IVtaría Escuer y Emilio Anastasio Alemán y Laguna, que con Bo- José María Escuer. nifacio de la Fuente, V i o l e t a Moreda, Margarita Calahorra, Eduardo Martínez, Adolfo Gallo e Isabel de Osea completaron el reparto. Ese defecto de ño haber podido recoger la acción y la matización de la obra en un escenario, que era de ópera sin ópera y de ballet sin ballet ha perjudicado, sin duda, la noble ambición y el ancho aliento que animaba al director y traductor de la obra, Juan Guerrero Zamora, sobradamente conocido por sus aciertos en radio y televisión. Eso, y también qae ei diálo; gro de la pieza, salvo en el grag cómico del final del cuadro del tren y en algún otro, aun siendo fiel al original, no tiene gracia de frase y se limita a servir y explicar las incidencias del asunto. La invención de Darío Fo es una farsa libérrima y disparatada, donde se mezcla la burla del gamberrismo y de la burocracia eon el panorama delirante y deshumanizatlo, que al fin se justifica, jjor qwn todo lia sido un sueño, ima pesadilla est Clare que con un epílogo g el autor i uelve a dar a la obra una dime síón e v a s i v a y espirl. toalista, Sobraii. a naestro juicio, aíguaas frases y vocablos duros o ciertas alusiones de dados glasto, con motivo de una lesión jsrtjoral sufrida por el protagonista, Pero, en geiteral, la pieza es osada y valiente y me- ücla en deliberadas dosis explosivas el romanticisnío y la burla, el folletín amoroso y el sarcasmo y la ironía, los trucos y juegos circenses y vOdevUes- C 5 con las- eutrapelias superrealistas. En O suma: una mixtura original y extraña, bien intencionada, y en lo que atañe a lo escenográíico, presentada bella y lujosamente, pero no conseguida por falta dé Y en la Zarzuela, Los arcángeles no juegan al billar de Darío Fo Ayer, por la tarde, asistimos al estreno p a r a la crítica de En. la red de Alfonso Sastre, en el teatro Recoletos. El público esc u c h ó- la obra con atención y emoción y t r i h u t q, grandes ovaciones al fin- de los actos y al acabar la representación, mientras el telón se alzaba reiteradamente. El decorado, desnudo y expresivo al mismo tiempo- mérito difícil- era de Javier Clavo, y la dirección, de Juan Ant o n i o. Bardém, que c u i d ó exactamente ruidos de fondo, y luz, clima y ambiente, movimiento y actitudes y justo tono de los personajes. Amparo Soler Leal encarnó su papel con Amparo. Soler Leal, Antonio Queipa, Agustín González y An absoluto dominio es- torno Casas, intérpretes de En Ja red estrenada anoche en el cénico, tesitura drateatro Recoletos, m á t i c a y verismo conmovedor. Antonio Casas fue dechado de naturalidad, fortasonajes e s o no espía y delator. Así hasleza y energía. Agustín González, en un ta llegar ál trágico e implacable desenlace. personaje muy difícil y que rozaba casi En la red nos recuerda, por mi lado, lo truculento, trasladó al público su des El diario de Ana Frank -aunque- ésta, es garrada angustia, Y A n t o n i o Quéipo, obra de más vidas y de m ás anlplié órMagda Rbger, Francisco Taure y Manuel bita, coi situaciones semejantes. Y por Torremooha colaboraron eficaz y discipliotro lado, Los muertos sin sepultura de nadamente en el éxito. ÍSartre, pieza con la que tiene muy notorias equivalencias. La angustia, el paver, las reacciones En la red -ha dicho su autor- -es un psicológicas o psicopatológicas- -en algún drama sobre la condición humana del momento- -de los personajes están bien Ttombre r- dandestino No me extrañalogrados y conseguidas, así como la atría- -ha concluido- -que resultara en almósfera expectante v torturante y las gunos, aspectos intolerable, pero también sensaciones de temperatura y de tiempo. espero y deseo que despierte en ios espectadores esa toma de conciencia- que... El diálogo es crudo, justo y sobrio, salvo es el fin último del teatro concebido como n la deliberada y ya mencionada desforma de lucha y de investigación de lo cripción de los suplicios, donde ni lo más espeluznante se omite. Sastre anuncia que real. tras esta experiencia quiere dar a conoLa localización geográfica de la obra cer la síntesis superadora de la oposición la resta valor simbólico. En una lucha entre lo dramático y lo épico, que se tiactual y concreta, Sastre toma partido por Claro, que también se puede pensar que cuanto sucede a sus personajes, cambiando nombres, fechas y lugares, puede haberles ocurrido a los que vivieron- -a los qué vivimos- por ejemplo, hace veinticinco años, las horas del Madrid rojo, con el ansia de la liberación y la tortura de las, checas y la llegada dé las patrullas siniestras de las detenciones y de los paseos Aviso a los constructores y ¿Qué nos autoriza a decir esto? La afirmación antes citada de que se ha queriusuarios en general del metal do hacer un drajpa sobre la condición del hombre clandestin 9 i aunque la anécdoplomo ta específica se- -refiera a un caso... distinDecretada cor el Consejo de Miiñstros de to. Esta es al menos Huesíra tema Ae, fecha 9: de febrero de 1961 B. G. del- Esesacieneía sabré! a lucha e investig- aeión. tado del diá 20) la supresión áel Impuesde lo rsf 1 a que Sastre nos íjafita. to sobre la E undictén, del General sobre el Té nickáieate, el. drama cuenta; esn i? m Gasto para el metal plosio, el precio del larga, S eHa expositiva, que ocupa casi mismo ha quedado rebajado, desde él día enteramente el acto primeva domde CeI áe enero, cjel corriente año, en las cantilia y Pablo desnudan las inquietudes de dades dC; J: SS 5,60 ptas. Tm. para ellingosu clandestinidad y nos ponen en anteceleÁ y- l.35.l! qB a: s. Tm para los elaborados dentes de la acción que va a suceder. Y ítfibos, píárítíftá y perdigón) esta es la llegada de Leo el torturado, 5 El Centro J f Documentación e Informael ensangrentado de camisa y de torso; el ción del ttíMp Fortuny. 6. Madrid, facilimutilado que nos cuenta el martirio su a á J iSnos de este; metal la inforfrido con tbda clase de horripilantes defn ciórrífletpjecisen, tanto, en lo, qjie contalles- -como Me dea refería su consucierne a Qjjfos: como- fi í: eugl iufe. r Jotro mada venganza Después, la intriga se 4 s ecto eñ réíación con él cóiisumú de BAJA EL PRECIO DEL PLOMO centra; en; j jaadg sá (tfi MÍ Íás jfgéjg M U