Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
B O. S Á B A D O 10; DE. DICIEMBRE BE- 1868. EMCÍOíí DE -t A MAÑANA. -EAG. 79 INFORMACIONES TEATRALES Y ESPAÑOL SE; ESTRENO- LAS MENINAS DE BUERO VALLEJO 7 Y en el Goya Dectaradu mócente de Kennelh Hornea Anoche se estrenó en. el Españel, con extraordinarios decorados y figurines de. Burgos y una direc- c i ó n estupenda de José Tamayo, que supo resolver ágil e inteligentemente todas las dificultades q u e presentaba la obra y sus. constantes cam- btós de acción, y dar a tipos. y ambienta la más fiel reconstrucción histórica, ¡as QÜEBIE. Meninas de Antonio Búero Vallejo: La DECLARADA. INOCENTE EN: EL obra obtuvo un éxito -GOTA extraordinario, se interrumpieron frases y Por la. tarde asistimos en el Goya. a frases c o n encendila primera representación de Declarada das pvaciqnesr. y al inocente? Y de Kenneth Horne, íielmente. terminar la representraducida del inglés por Luis de Baeza. tación, mientras el teCon un buen decorado de Burman, hubo lón se alzaba inconrisas y aplausos en el ciirso de la repretables veces. -saludasentación. Lili Murati, tan elegante y graron el director y. el ciosa como siempre, autor, y éste pronun- -carlos Lemos, Gabriel Llopart, Victoria: Rodríguez, Lmsd Sala y dio animados perfi 1 les a la figura do la ció unas palabras de Manuel Arbó, intérpretes, y Antonio Buero VMlejo y José Taprotagonista, con éi gratitud y e x p l i c ó viayo, autor y director üe Las Meninas estrenada anoche en excelente trío de sus brevemente el proceel teatro Español, primeros actores Pe- lis so de su creación con dro PO. r e s i, Carlos l acento dé sincera y Muñoz y Luis García simpática modestia. A lo qué sucéüió una expresivo Nardí o Llopart, en un, marOrtega, con Carmen nueva oleada de aplausos y de bravos. qués impecable; Rico, l i n a d e Hebiá, Alonso de los Ríos en Lá interpretación fue realmente ejem- Carrasco, Cabido. Pepita Amáya, San Juan un buen tipo cómiplar, y todos cuantos intervinieron en ella puerrero, Guijarro- y Aurora Beña. co; Elsa Diez, Adolmerécela, cumplido elogio, desde Carlos Lefo Torrado y J o s é mos, que dio vida heroica al protagonista La calificación de fantasía veíazqueña Guerra. a Victoria Rodríguez, que hizo una, In 7 las palabras de IVfartín que inician la fanta conmovedora y, humana; Javier Loobra salen al paso de cualquier objeción Error yola, Felipe IV impresionante de. cade inverosimilitud biográfica que pudiera es una comedia bri racterizaéíón, acento, gesto, ademán y hacerse a Las Meninas Buero, sobre el. tánica c o n aire de matiz; Anastasio Alemán, magnífico Juan; Mío fie la historia- ornó simple paisaje de farsa en a l g u n o s de Pareja Bruguera y Sepúlyeda, en senfondo, ha inventado un Velázqioez rebelde momentos. Se b a s a Lili Murati, Pedro dos tipos del mayor relieve: Luisa Sala y y ha puesto en sus labios frases y parsu asunto en un caso Forcel y C a r l o s María Bus, en dos incorporaciones defi- lamentos de censara acerba contra los exde bigamia combinaMuñoa nitivas, y todos los demás; Avelino Cánócesos depoáer, la arbitraricflad, la fajusdo con las humorís: vas, Mari Carmen Andrés, Asunción Pasticia, fet abuso y la opresión Be la níisma ticas apariencias qué hacen de la protacual, Ceirios, Ballesteros, Fernando- Guimanera el resto de los personajes arran llén- -atormentado Nieto Arbó, en su gonista la. presunta culpable de dos crícados le los cuadros del inmortal pintor o del círculo familiar o cortesano en que se movió son también entes; imaginarios en cuanto a. sus sentimientos y sus alabras. Corisignaaa esta salvedad y también la que afecta a ciertas expresi mes que no por mal inteíicioiiaidas, sino por exceso de áréor, hasta parecen demag 6 gica. s, lo que conviene decir de tas Meninas es que es una gran obra de- teatro, quizá la EXTRAORDINARIOS PISOS cinco y siete snás comjileia y amítieiosa salida de la amplias, habitaciones, grandes terrazas, dos baños. calefacción central, órnente indus pluma, de este autor. -í, a. sucesión, y el- enciave diverso de. las trial, máximo confort, exento, renta libre, acciones con juego armonioso y sabiaslien- p r e c i o s riguroso coste. Entrada. -desde 100.000; restó, seis y treinta años. Prolonte interferido d balcón y calle, de casa y palacio, eí lenguaje y la definición 4 e gación calle Punzarlo, semiesquina General los tipos, la. densidad trabajada y apretada, Perón, 42. Quedan cuatro. -LUJOSOS, seis grandes habitaciones, varias fachadas, ma- de! diálogo la vivacidad ingeniosa y sareástioa de muchas réplicas corren parejas ravillosas terrazas, completísimos servicios, con la sobria, medida y robusta arquitec- exentos, desde 385.000 menos Baneo. Entratura de los cuadros, dé las escenas y de b a 100.000, resto cinco años. Calle Azahar, entrando por Bravo Murillo, 342. -Mismo las situacíoHés. El primer acto- -admirablemente exposi- puente Toledo, ESPLENDIDOS, tres, cuatro. y cinco habitaciones, magníficas terrazas, R e i a s 1 n s tivo- n s sitúa y coloca en ambiente y ascensor y montacargas subida y bajada, nos hace conocer de un modo sutil y gra i, é m calefacción central, baño, serviciosl ¡Todo d al a los pérsoiiaj s. El segundo, cen- confort! Exentos, desde 200.000 a 400.000 trado en el. jui io a que es sometido Veresto lis B SStos, 4 Slááqwez por eí Santo Oücio y que está menos hipoteca. Entrada desde 70.000, Quediez años. Todos son interesantísimos. dedicado en gran parte a combatir la dan muy ptfcos. ¡Véanlos! EXCLUSIVAS moral hipócrita u ocaltativa y a defender RAMIRO- Plaza de las Cortes, 4 determinadas libertades tiene una profunalmazarero capitalista para instalar inmeda entraña dramática. Todo lo que allí diatamente equipo modernísimo italiano se plantea, se débate, lucha y discute, los de calculadoras y sumadoras. para fabricar aceite fino. Escribid a l temas; y; los- problemas- radscritos. un h t Horíaieza, 30.2314503 Tsxan. 7.195- Alais- f é M deterijJMxado mótóeiíto hístoHoo, pero K) por eso H i p n o s simbólicos y alusivos a cualquier circunstancia semejante- -llegan al público, le intrigan y le apasionan no como án reflejo más o menos poético, literario o social del pasado, sino como una anécdota que se sigue con auténtico interés porque el dramaturgo- -y éste es su mérito principas- -ha sabido mostrar al protagonista y a los que a su lado están con perfiles simpáticos y atractivos, cargando, én cambio, la mano para todos los que fOriíian parte de la conjura que pretende derribarle. Es cierto que al final el Monarca reacciona noble y sabiamente para que el pintor: -y su obra. -sean salvados. Pero lo hace con amargura y hasta con cierto reconocimiento de fracaso por lo qae estima fiebilidad de carácter. O lo que es igual, Buero no ha pretendido sentar su tesis de. nn modo objetivo o imparcial, simo subjetivamente, apasionadamente, combinando los hechos y las figuras con arreglo a SH personal postura y criterio. ¿Ha conseguido todo lo que se proponía? Creemos swe sobradamente Las Meninas -es na soberbia obra de. teatro por su estudio y su desarrollo, por su oñfia expansiva y por sus innegables y firmes valores escénicos. -Alfredo MAR-