Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, VIJERNE 5 DIARIO I L U S T R A D O AÑO QUINCUAGÉSIMO. TERCERO. NÜM. 16.942 DEPOSITO LEGAL- M. 13- 1958 1 D E JULIO DE; 1960- EJEMPLAR 1 3 0 P E S: E T A S 60 PAGINAS LA IGLESIANO SU- ffiSIOI ES- -0 NTINUAR LA OBRA DE LA REDENCIÓN Homilía del nuncio apostólico en el acto de consagración episcopal de monseñor Cirarda el nuncio dé Su Santidad en España pronunció una homilía, reproducimos íntegramente: IhterrumpíKios por breves momentos obispo, que debe avanzar siempre con do -comienzo üicieñüíó monseñorAntoniutti- cilidad y confianza por los caminos que le tos; sagrados; ritos qué se desarrollan con están indicados por el Señor, trayendo a teda la esplendorosa majestad de la litur- otros colaboradores al trabajo en unión gia pontifical para recordar la íntima co- con el Jefe de la Iglesia Universal, y i la nexión de la consagración de un nuevo dependencia del jefe de la diócesis a la obispo con la autoridad pontificia que cual está destinado, para asegurar así una fluye de Pedro, primer Papa, del cual ce- más eficiente realización del apostolado. lebramos hoy la festividad asociada a la del Apóstol de lasegentés per quos reli QUIEN SE OPONE A ¿OBISPO SE giónis sumpsit exordium OPONE A CRISTO En el Evangelio que habéis escuchado La solemnidad de hoy sugiere adese narra la s olemne profesión de te que más otra consideración: San Pedro ha Pedro hizo proclamando a Cristo Hijo de por defender de Dios vivo: Tu es Christus filhis dei viví. muerto mártir la moral que el depósitosido ia doctrina y le había (Mal. XVI, 16. A esta profesiójp, Cristo confiado. Por el camino del martirio le responde a 1 Pedro con un gesto de incompa- han seguido en todos los tiempos obispos rable grandeza anunciando que sobre 1 de no edificará su Iglesia. (Mat. XVI, 18. Y ha todas las iglesias. Pero su sacrificiob en debilitado a la cristiandad; antes cuando después de lá Resurrección de Cris- ia ha fortalecido, haciéndola más vigorof; o pregunta á Pedro y oye de él una triple, sa y esplendente de fe, de virtud in conmovedora profesión de amor, le confía trepidez. Entre los recuerdos que y de me más el encargo de apacentar la grey: Pas. ce entusiasman están los de mis peregrina. agnos meos... pasee oves meas. (Joan. ciones a las tumbas de los obispos intré; -XXI, 15. Establecido sobre la sólida piereligión, dra de la fe. apostólica in apostolicae pidos, defensores de la también no sólo de sino de épocas confessionis petra soíidati y unidos en los tiempos reiKoíos He colocado las palmas contemporáneas. r más suaves vínculos del amor de Cristo del triunfo sobre las tumbas de obispos saludamos al nuevo obispo, hoy consagra- misioneros asesinados en China. He reza í do por elección y autoridad del actual do sobre las sepulturas de obispos albaj sucesor de Pedro y en virtud deí mandato iseses caídos sobre la brecha del servicio v a. El conferido por Cristo, como han sido de la Iglesia. He Horado- sobre las tumbas j consagrados en el decurso de los siplos de doce obispos masacrados en todos los obispos. Quos spiritus st c- una vuestros hora trágica de vuestra Pareciente tria. íue posúit regere ecclésiaítn dei. (Act. ap. i. j 3 EX, 2 y v; -i i- Si bien no todos los obispos son márti I Mas la consagración ele un obispo auxi- res, todos, sin embargo, deben sufrir prue; liar en lá festividad de S n Pedro no sólo bas amargas, dolorosas contradicciones, reviste este carácter general, sino aue tristes adversidades e incomprensiones laofrece también otras muchas enseñanzas. mentables de parte de muchos hijos, a la i. Antes de ser cabeza de la Iglesia. San vez que otros actúan indebidamente es 1. Pédfb ha sido fidelísimo Auxiliar del Di- piando sus actos y proceden con pasos di 1- vino Maestro por su. fe admirable, por su rigidos a perjudicar y comprometer a la ajnor ardiente, por su generosa entrega. Iglesia. ¡Qué no haya entre vosotros nin Después. de haber proclamado por vez pri- guno que ostaculice la misión dgl obispo mera la divinidad de Cristo ha recono- o aumente sus dificultades por razones de cido a Cristo cbittoo Jefe y i Maestro, ex claiftattdo: ¿A Quién Iremos? Tú sólo tie nes palabra de vida eterna. (Joan. VI, 69. El Evangelio Recuerda pasajes deli. i cioso. 8 de la estrecha unión de Pedro. con el Señor. Ve al mar- -le. dice un día Je sús- echa el anzuelo, saca el primer pez y después abriéndole la boca hallarás una K moneda, tómala y paga por mí y- por ti. i d f f l a t X V I I 2 6 Pedro va a Cristo sobre las aguas para encontrarlo más. pronto. (Mat. XIV, 29. ¡Después de una noche de pesca inútij rel cibei lá orientación del Maestro: Duc in altúm obedece y obtiene fr itos coniosos. (J. UC. V, 4. En la noche de la Pascua lesjEsnvaina la esnada para defender al r (Ma, t. XXyi: 51. Y desmiés de la átirrepcíóm pteclica con valentía Cris iffesücitó do rT anñncia el: í; a- rx reíio con r í i Se SH celo awoRt lico. Esta oipltíffníftraéióri d i; Pédrio con Cristo es un? Producto de los laboratorios Puerto Calían ¿ejj i; y- Jja advertencia para el nuevo FALLECE EN SÁM SEBASTIÁN LA NIÑA HERIDA POR LK BOMBA; TERRORISTA San Sebastián 30. La niña María Begoña Urrosi, que sufrió graves heridas a consecuencia de la explosión del artefacto en la estación de Ataára, ha ¡fallecido eú lá clínica donde se encontraba hospitalizada. Si La noticia del falléciíniento ha causado hondísima impresión en todos los sectores de la ciudad y se ha manifestado en una imponente; manifestación de duelo y de indignación popular contra el vil acto de terrorismo que fia causado su muerte. Honda impresión popular e kidigna cíón contra él yiL E n la ceíemonia de la consagración episcopal del doctor don José María Cirarda, celebrada anteayer en la Catedral de Vitoria, orden contingente o por fútiles pretextos de carácter terreno! Quien se opone al obispo se opone a Cristo. Quien dificulta, la misión del obispo paraliza la obra de la Iglesia. Que vuestro amor al obispo sea profundo; que vuestra lealtad hacia él sea completa; que vuestra confianza en él sea segura y filial. Unidos al obispo haréis grandes cosas. Confortándolo, confortaréis el corazón de Cristo. Siguiéndolo, es al mismo Cristo aquien seguís; porque vuestros pastores han recibido de- Cristo su mandato. V: Entre todas las autoridades de la tierra, ninguna está tan próxima al corazón- de Dios. Ninguna otra debe estar ta inmediata a nuestro corazón. Quien na ánts a su obispo, quien no le consuela r m su obediencia, quien no recompensa sv, solí- citud, ha perdido el entimlentb de; sU dig Midad cristiana. Recordad bien que la, Iglesia no fes una institución política. Ella. es el Cuerpo místico de Cristo. Su misión consiste en continuar la obra de. la K den- ción y en aplicarla en todos los canijio? Bajo la dirección y el control del obispo: el clero y los fieles deben llenar una obra común de apostolado para difundir la veril ad evangélica y gr ifir las almas a. los manantiales deja gracia. La fuerza de un obispo le viene de la ayuda del Señor, sin ciada, pero también el apoyo de sus sacerdotes y dé süsfiéles. Sacerdotes y fieles- -escribé San I g n a cio de Antioqúí -deben estar unidos a l obispo como las cuerdas a la lira, e n l a fe y en la obediencia; n a d a deben h a c e r sin el oMspo. Y San Cipriano a ñ a d e L a r Iglesia está con e l obispo. Y no se olvide que el obispo, doctor, cabeza y pontífice, permanece hombre, cuyo corazón es sensible, t a n t o a la injuria como al afecto, a las denuncias y a las aclamaciones, al reconocimiento y a lá i n g r a titud. El es u n padre que a m a a sus hijos, que se ocupa de aquellos que sufren, que luchan y que caen; qué llora, con los que lloran y se alegra con cuantos consuelan su corazón. Estes son los pensamientos que quería comunicaros en este santo día, que es también p a r a mí: u n a festividad p l e n a de recuerdos amados: porque baee a h o r a veinticinco años estaba siendo consagrado obispo en esta misma fecha a Ja sombra de Sa Pedro dé Roma. -CONMOVEDOR DE IA C E R E M O N I A Es- verdaderamente una caincidencia 1 na de sienifieadó esta de transañtir la