Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
COMO CELEBRO SEVILLA LA BEATIFICACIOf! DEL PATRIARCA JUAN DE RIBERA NA de fe. s más ilustres obras del Sanio Juan da Rutera, a la que de- dicó sus mayores aían- ss, fue la creación del Colegio- y Seminario del Corpus Ohristi, en Valencia, durante su pontificado en la hsrmo ¡s capital del Turla. Al redactar el santo arzdbiapo las Constituciones de la capilla de i aquella insigne institución se acordó de la entonces unas venerada. Imagen de la Virgen en Sevilla, su Patrona, ¡bajo ía advocación de Nuestra Señora de la Antigua. Hacia EHa: voló su lasamiento y unió el nombre de Sevilla con el! d Valencia: la una que le aclamaba su íii jo: la otra que le llamaba ¡padre y pastor. tAl ¿redactar las Constitucione. s de la capilla del Corpus Ohrlsti consignó: ...queremos que se tenga gran cuente y atención con celebrar los oficios de la Virgen benditísima María, Madre de Dios y Señora Nuestra de la Antigua, que es de su purísima Purificación, Cuya imagen hicimos sacar a un gran pintor de la misma manéi s que está la figura de Nuestra Señora en la Iglesia Catedral de Sevilla, en una capilla de esta invocación y se venera con grandísima devoción y concurso por los cuotidianos miiaigros que Nuestro Ssñor es servido obrar eii lo Que con devoción acuden a la dicha capilla... Y asi como el santo patriarca perpetuó su recuerdo sevillano en el espíritu creador de la capüla de su Colegio, éste, cuando en el año de 1681 alcanzó las remisoria- Íes para incoar el proceso de tes Virtudes y milagros í in specie dé su íundador se apresuró a escribirle una carta al Cabildo sevillano notificándole iá grata nueva de la gracia que había concedido el Pontífice, ya que por referirse a un sevillano enaltecía en grado sumo la gloria de la ciudad que lo vio nacer. Pasó más de un siglo desde que se atorió el proceso de las virtudes y unitegros in specie del excelso sevillano, basta que la santidad de ¡Pío VI lo beatificó ¡por breve de 30 de agosto de 1796. En tan largo tiempo no ¡volvió a sonar el nomibre del patriarca de Antioquía en su ciudad natal, al menos en cosa de importancia, si no son tos breves menciones de algún que otro historiador. Pero tan pronto se supo en Ovilla la noticia de la ¡beatificación de tan ilustre Wjo, los dos Cabildos, el de los canónigos y el de los veinticuatro, acordaron celebrar demostraciones de alegría por tan insigne di Sha, las cuáles empezaron él día 22 de enero de 1 TO 7. Tres días duraron las fiestas, en las que se iluminaron las Casas Consistoriales y se alegró a i pueblo con varios conciex- tos ejecutados por una orquesta desde la galería alba que daba a la plaza de San Francisco. El Cabildo catedral, asparte de los randes repiques de la Oiralda, colocó en la famosa torre fuegos de artificio; y el 23 de enero celebró una función solemnísima. Para esta fiesta dispuso sus mejores galas; colocó el aparato del día del Santísimo Corpus Christi, con el i4 co altar de plata, y en éste puso la efigie del nuevo Beato. ÍFU 3 ésta una escultura de las llamadas de vestir o dé candelera, que lucia ricos ornamentos pontificales. La cabeza y manos fueron debidas al discreto escultor Blas Motoer, que ozalba en los ¡medios religiosos de Sevilla de no poco prestigio. Creo que ésta íue la primera escultura del Beato Ribera que recibió culto, pues si no estoy equivocado, ¡para las fiestas que se celebraron en Valencia se sirvieron de una pintura. En la función de la Catedral, en la que estuvo expuesto el Santísimo Sacramento y ante el que bailaron los seises, predicó el U panegírico el canónigo don Antonio de Vargas. Este sermón fue, a mi juicio, el mejor de los cuatro que se pronunciaron en estas solemnidades. Es un panegírico claro, sencillo, elegante, libre del mal gusto que por entonces ¡infestaba la oratoria sagrada. El Cabildo lo imjp. rimió a su costa, en casa de don Félix de la Puerta, en la caite ds Piñon s, -y hoy es un folleto toastante raro. Después de la gran fiesta de la Cats ¡dral, en la parroquia de San Estaban se celebraron otras. Fue escogido esté templo ípor creer algunos: -no participo ¡yo de esta, opinión- -que él (Beato recibió aquí las aguas del Bautismo, y muy singularmente por radicar en esta collación la casa de los duques de Alcalá de los Qazules, cuyo primer, título llevó el padre del Santo. Por ésto, los cultos, que duraron tres días- -del 19 al 21 de febrero- fueron costeados por los duques de Mtedinaceli y Alcalá de los Qazules, y su hijo primogénito, el marqués de Cogolludo. tBn esos tres días predicaron sucesivam- ante el párroco de San Esteban, don Jacobo de León So telo; don Joaquín María de Torres provisor y vicario general del Arzobispado, gr fray Juan Soto de Jesús María, del Colegio de San Pedro de Alcantara. X a 5 fiestas parroquiales revistieron gran solemnidad. La toagisn que se puso a la veneración de los fieles fue, según algunos, una pintura en lienzo, unas yo creo que se colocó en el altar mayor la escultura que hizo Molner y que sirvió en la -fiesta de la Catedral. Todos, los tres sermones, muy extensos, se imprimieron. ¡El lifcro más interesante que salió de la ¡tipografía sevillana con m ttvo de la beatificación del patriarca Ribera fue el deoido a don Antonio González de León, titulado IBreve noticia del patriarca arasobis 3 de Valencia don Juan de Ribera, hijo ilustre de la ciudad de Sevilla, beatificado por N. Sto. P. Pío VI en breve de 30 r de tgostó de J 796, dispuesta y publicada por D. A. Q. de QL, natural de la misma ciudad. En Sevilla: ¡En la oficina de los Señores Hijos de Hidalgo, y González de la Bonilla. Año de 17 S 7. En 4. XIV páginas, nías 87 de documentos y notas. Ilustra el impreso un grabado en cobre, anónimo, a toda plana, del retrato del Beato. Este trabajo lo redactó su autor valiéndose de las apuntaciones que dejó su familiar don Juan Nepomuceno González de León ¡para componer un libro titulado IBiblioteca Sevillana Foilleto muy raro, del que poseo un buen ejemplar. Según mi noticia, aunque no respondo de BU exactitud, en cierta dependencia eclesiástica ss encuentra la escultura del Beato Ribera Wie se expuso a los fieles cuando las fiestas dé su beatificación. ¿No seria oportuna, si se conserva la imagen, exponerla a los fieles en éstas solemnidades dé la canonización? C. de, la Real Academia t ¡fpañelo Santiago MONTOTO El seputoro del Santa, en Valencia.