Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. M A R T E S 10 E MAYO DE 1960. EDICIOK DEMA MAÑANA. PAG. 33 el Palacio de Pedralbes una copa de vino español a los generales, jefes y oficiales que participaron en la brillante parada militar. Al acto asistieron, asimismo, el Gobierno en pleno, el capitán general de la Región y las primeras autoridades civiles y eclesiásticas de Barcelona. Durante la recepción, el ministro del Ejéreito, teniente general Barroso, expresó al Caudillo la inquebrantable adhesión de los Ejércitos de Tierra, Mar y Aire, así como la satisfacción que sentían por haber desfilado ante Su Excelencia en esta fecha conmemorativa de la Victoria. Agregó que el grado de disciplina e instrucción demostrado por las tropas era una prueba más de cuanto se había logrado en la formación de este nuevo Ejército, fruto de una ininterrumpida labor personal del Generalísimo a lo largo de más de veinte años. Y Dio quiera- -manifestó- -darte otros veinte años Recepción en el Palacio de de vida para que podamos seguir sirvién! dote como hasta aquí. El teniente general Pedralbes 3 u Excelencia el Jefe del Estado, termi- Barroso terminó sus palabras vitoreando al nado el desfile de la Victoria, ofreció en Caudillo y a España, vítores que fueron desarrollan una velocidad de crucero de 860 kilómetros por hora. El desfile duró- dos horas aproximadamente, llevándose a un ritmo perfecto y sin interrupciones. Al finalizar, las calles adyacentes a la Gran Vía del Generalísimo se convirtieron en verdaderas riadas humanas, al abandonar sus puestos el enorme gentío que se reunió paia presenciar la parada. EL CAUDILLO ABANDONA LA TRIBUNA El Jefe del Estado, al abandonar la tribuna presidencial fue objeto, al igual que a su llegada, de grandes demostraciones de afecto, siendo ininterrumpidos los aplausos y vítores tributados al, Generalísimo, que correspondió desde su coche descubierto, durante todo el trayecto de vuelta al PaJacio de Pedralbes, saludando con la mano a las aclamaciones del gentío. fuerzas motorizadas de la Guardia Civil y de la Policía Armada. DESFILAN LOS CADETES Y LAL INFANTERÍA La gran columna de fuerzas a pie iba mandada por el general de división don Tomás Iglesias Aspiroz y la encabezaban las Academias militares y las fuerzas de la I. JP. S. al mando del general de brigada don Rodolfo Estella Bellido. En primer lugar desfilaron los caballeros cadetes de la Escuela Naval de Marín, con su director, capitán de navio D. Dámaso Berenguer, al frente. El paso de la correcta iormación levantaba estruendosas ovaciones, que se reprodujeron al paso de los alumnos de la Academia General del Aire y de la Academia General Militar de, Zaragoza, todas ellas con tus correspondientes bandas de música, y luego ¡os caballeros aspirantes c la- unidad de Instrucción Premilitar Superior de la tercera zona, que recibieron también los aplausos del gentío que presenciaba el marcial desfile. Venían después las representaciones de los demás Ejércitos, al mando del general de brigada D. Argimiro Imaz Echevarri, Abría la de Marina, precedida de sus jefes y oficiales y de la banda de música, que fue- ovacionada largamente. Luego la representación del Ejército del Aire. Seguía una bandera de paracaidistas del Ejército de Tierra, moderna agrupación que por su marcialidad y vistosidad fue también muy aplaudida. Desfilaron en seguida paracaidistas del Ejército del Aire y luego los grupos de combate de la División 41. Los paracaidistas despertaron, también la simpatía del inmenso gentío. LA INFANTERÍA La primera agrupación de Infantería de Id División 41 iba al mando del laureado coronel D. Jos. é Salas Paniello. Seguía la segunda agrupación al mando del coronel D. Antonio Ibarra Montis. Abría la marcha del grupo de batallones d la División de Montaña número 42, que vino después, mandado por el general de brigada D. Fernando Hernández Alvar, una. agrupación al mando del coronel D. Pascual Arazuri, formada por una compañía de esquiadores del regimiento de Cazadores de Montaña número n con sus uniformes blancos y los esquíes al hombro, que fueron muy aplaudidos. A continuación iba la segunda agrupación, al mando del coronel don Francisco Barcenas González. La representación de la Guardia Civil, que vino después, fue también acogida por los aplausos del público. Los guardias desfilaion montados en jeeps y llevando con ellos a sus perros policía. Les seguían, también sobre coches, las fuerzas representativas de la Policía Armada. Un escuadrón montado de, cuatro secciones del regimiento de Caballería Numancia número- 9, que fue muy aplaudido, cerraba el magno alarde militar. LA AVIACIÓN También participó en el desfile el Arma de Aviación con 250 modernos aparatos. Abrieron marcha los reactores de caza de gran techo, tipo Sabré 86, cuya base de control y enlace estaba situada en San Juan Despí, montada, por la Agrupación de Conírol Aerotécnica del Ejército del Aire- Siguieron después los reactores T- 33, destinados a la escuela de adiestramiento; los Messeschmidt, los Douglas DC- 4, de transporte de tropas; los bombarderos Heinkel, los T- ó y los DC- 3 de transporte. Los últimos aviones que pasaron en correcta formación sobre el 1 cielo fueron las avionetas de entrenamiento Mentor y Bucker, Aunque todos los aparatos despertaron gran curiosidad entre el público, los que más impresionaron fueron los Sabré F- 86, que ¡Fiestas de i Usted ser más elegante Tenga su íraje en el acto y a su medida exacta Puerta del Sol, 3 (junto a Espoz y Mina) MÁXIMA CALIDAD Y ELEGANCIA con ef Sistema sucursales en: BARCELONA- ZAfAGOZA- VALLADOUD