Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
M 1 1 cho manas esmsro y pulcritud, que en el pueblo valenciano de la tradietán ÚB tina áe las artes más earaetaristieas de la España musulmana, cual es la ronstruedda de la lossa con reflejas metálicos, Y guárdase también otra tradieióii de fgual abolengo Oé ta sí que 19 gualda con verdades tesón y amor constante! aus vamos Igualmente guardada en las nueve décimas partes del resto de la Sspañá actual, cual eg la típica 3 genulna tradición? de la alcaldada fto son tos da Muel alcalde da montsri 31 a- -per la natural razón ds no star muy ett Uso i r acuellas latitudes ssittísjaMte artefacto pew la manta motuna es 4 ue e envuelve el cusi po y si fin cho eatíhirulo eon que se cdften la cabala recuerdan, con harta más vive y exaij titud que las prendas ds vestir usadas en otw lugares, el alquicel y el turbante dsl alead! ds otro tiempos, padre y móíúo del alcalde de nuestros días, Bien puede ocurrir, puesto QUS no hay cuento ni chascarrillo al cual so ls saquen ktí sruditos la punta de estirpg, bustónu dosela allá n los remotos tiempo? de la tndia, la Persia y la China, qus BI cuento df Las dos multas sea un suuediáo leal y efectivo, ya que no en ép 6 ca r e giones tan lejanas, ai aaenos etí. los días ea aüe Alfonso el Batallador m presta a poner la férrea mano sobre aquellas oomsí 0 as; pero como yo KES he oído atribuir el lance a ningütí Ab dalla ni a ningún Mulpy de loa dU 8 mandaran en Muél per aquel entonces sino al tío Qottcaoeite, que imperaba allá por los primaros años del reinado de Isabel II (de faitee memoria) claro está qus al tío Goticaceibe me h de referir. ¿Quién era el tío Ooticaeeite? 1 hombre más agudo ds MíUsl -respondían en el at to us admiradores cuando ola a tal pregunta A le cual replicaban otios, menos atl miradorws dsl tio Ooticaceit- e; Miá tú que como agudo ¡lainfoién n agudo el tio Mostillo! y sobre cuál lo era mas o lo era manos ge sittiabafi discusiones y disputas que dejaban tamañitas las del mousias y el omoiuüios de los teólogos de Btatieio Miento as tanto, el tio Ooticaoeite y el tío Mostillo eran tes mejores amibos no digo del mundo, sino de MU 61... idue vale más! 3 1 tio Mostillo era el íttess de paa, y el E tío Qotícaoelte, alealife. Júpiter v César compartiendo el mando i Y ocurrió una tarde, entre clara y entre ypttia eme aíti bD tíos- -o sí se ¿ulfre deidades- -estaban en la Casa 1 Consistorial de Mu í, acompañados de trss compinches ái k misma laya, tuzando homadamente el pían, dp una merienda, ¿Ames a judia ál guiñóte -dü j el tío Mostillo. Judia es el equivalente mudejar de jugarla Pa ese viaje- -respondió al tio Goticapsite- íio tó nsopsltan alforjas. Lo qua es mí, no MÍ hecsji bottdá kg alifaras si Í O son a eusnia d otrl- ¿Do otri? 8 otri- ¿Y de ande va a sa- ear las cuadernas? ¡Aura lo varía! -tdljo con fttajestuosa entonación a uel Agi ajeg municipal y ara- lü, ¡SopíetE- -añadió, düigiéndoss si sccr- staiio del Ayuntamisnto, due también a de lft patuda- -1 ¿cósno esté ese fondo de inultas? -MeSlanleamente. t- ¿A cudnlo Uegaid? A ocho rialeíi v so en chavos. ¡Muehos ju 3 m diás, gopletft! P o a to que estamos, maños. ¿Cerno cuánto más hará falta pa 1 eorderico, las olivlcas, el queso y el pan? -os un duro no baja, ¡Pus voy a por el duro! Y dicier do jr h detódo, arreé pa alante ei tío Goticaeeite, seguido dsl tío Pachte, alguacil, sacristán y voa ítúbliCft ds Muei Momeatos después hallábanle ambos en la pl m. olfateando ia p i t e cuando vino de una callejuela inmsdiatA ests grito. U 3 alpgró el corazón ds Gtotieadeite: ¡Mi? l, a IB ríe miel I iMiel, a la güeña, güeña miel! -Tio güeno- -dijo 63 alcalde ftl serrano, al tiampo que éste dpsemtooeftbe en la plaza- ¿me la ciuiuftá enaefíary -iY jus va usté namora rss de fila I- -respondió el melero, levantando el lienao que cubiía la cántara. lítediós -esoíamó Gotícaepite, hacieíido un gasto tía asao- miel tiene viruelas! -i Viruelas? -Sí, hombre, si; y si no, ¿dtté ae ho sor ssos pantito? negros? -Mtoseas. ¿Cómo taoseas? -Moscas, al, áifler; porque ya satiusté que las rnoscag... t Alto a la ina, rsdiés! ¡OOMIÜO, -1 más tute gorrinoí IÜÓÚLÜ satrevusté a venir a vender a les de Muel esa ooohittadaí- -A ver, tío Paehdti, ¿cuántas m- oscas trái la miel? una, dos, tres, cuatro, mis, nueve, does tjuines, ¡vrfnks jusMías! -Pus a nal por mase son vaiate ríafes de multa. ¡A pacato u a la eárcal! T el melero, cteapués de nuevas protestas suyas y nuevas amsnassas dsl alcalde, no tuvo más remedio tjua aflojar el duro, on el cual psnet i atoa tllunfanie los pocos tninutot el tío OoticacBltp en ¡a Casa Consistorial de Muel.