Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
MADRID, DOMINGO Di ENERO i, DIARIO ILUSTRADO AÑO: QUINCUAGÉSIMO TERCERO. NUM. 16.807 Í DEPOSITO tEGAL- M. 13- 1958 DJE 1960- EJEMPLAR DO s P JE S E T A S 92 PAGÍNAS ECHAZA ELGOBIERNO CON FIRMEZA TÉÉiSION CUBANA FRIMCIPIQ FlIlfDAMENTAt D Confirma el Ministerio de Asuntos Exteriores la retirada del embajador español en La Habana mÜROSO RECIBIMIENTO AL SIL LOJÉNDIO A SU LLEGADA AL AEROPUERTO DE BARAJAS -El Ministerio de- Asuntos Exteriores ha hecho pública la siguiente, nota: i, enebro una conversación coa el Sr. Cas tie líá. El Ministerio de Asuntos Exteriores confirma la retirada del embajador de España en La Habana como consecuencia. del incidente surgido ¿oii motivo die las insólitas acusaciones formuladas contra nuestra representación en Cuba, a la que se hacía responsable áe a c tividades áníigubernámentales. De un modo categórico hace constar que es principio fundamental de ¡la política, exterior española la no injerencia en los asuntos internos dé: otros paísek El Gobierno español rechaza con toda firmeza las imputaciones graves, injustas e injuriosas- -destinadas a dañar nuestro ftuen hombre que han sido; propaladas ante la Televisión cubana sin una previa utilización; dé las, vías normales de la diplomacia. i Declaración al salir de Cuba LAS N ORMAS DE LA DIPLOMACIA; QUEBRANTADAS POR CASTRO La Habana 23. El texto de la declaración héeha por el embajador español, D. Juan Pablo de Lojendio, antes de- su salida da Cuba, dado a conocer por la Embajada dé España, dice así: Deseo hacer llegar a la opinión pública cubana la siguiente declaración: Soy diplomático con treinta años dé carrera, y sé muy bien que mi demanda dé inmediato, derecho de réplica al sentirme injustamente atacado por; el primer ministro del Gobierno, no se ajusta a las normas diplomáticas tradicionales. Pero estás normas fueron quebrantadas por el propio primer ministro al calumniar a lar Emba. iada de España en üh programa televisado para todo el país. Cuando un Gobierno tiene queja de la actuación de tina Embajada debe seguir para sustanciarla l o s trámites normales de la Cancillería y de la vía diplomática. Abandonados éstos por el primer ministro, yo no quise reducirme al silencio y comparecí ante la opinión pública, como en ocasión parecido lo hice hace casi exactamente un aííoi Queda del incidente de Télemundo, mi gesto de protesta or las calumnias vertidas contra ía Embá. iada de España y concluyo ésta de claración afirmando categóricamente que cuantas impuStapionés se hicieron contra ella en dicha emisión calecen de todo fundamento. DeséO para Cuba todo lo mejor. Firmado: Juan Pablo tojendio, marqués de yellisca. -Efe. NADA D E CO 3 MENTARIOS DIJO A SU PASO POR N U E V A YORK Nueva York 23, El embajador español en Cuba, recientemente expulsado del país, salip ayer de este aeropuerto en un avión de las Lineas Aéreas españolas Iberia, a. las veintitrés (hora española) Tuan Pablo de Lojendio aparecía sonriente y tranquilo, pero se negó cátegóricamen: te a hacer declaración alguna. De todas for mas, accedió; k un- breve, iriterrpgatorió de Prensa. Antes del, mismo, advirtió a los pe riódistas: norteamericanos i. Nada, de comentarios sobre Ja política o él; Goi) ierno cu bh y Y España siempre ha tratado de mantener las más cordiales relaciones con un país hermano tan querido como Cuba, a cuya prosperidad contribuyen cou su esfuerzo cientos de miles de españoles, acogidos en todo momento c con hidalga hospitalidad. Ayer, á, la una y media de 3 a, tarde, con hora- y media, de retraso, llegó al aeropuerto d e p á r a l a s- el avión procedente de Nueva York en el qué viajaba el embajador de España en Cuba, D. -Juan Pablo de Lpjen- lío, marqués de Vellisca. En. el aeropuerto le esperaban gran cantidad de periodistas y fotógrafos nacionales y; extranjeros, de! a TV y de la radio. El Sr. Lojendio füé el primero en descender- del aparato, y el nuuneroso público que se hallaba estacionado en la pista le tributó una larga ovación; Iri mediatamente füé saludado por el barón de las Torres, prirner introductor de embajadores. Se hallaban táriibiéii en el aeropuerto y estrecharon la mano del viajero el subsecretario de Gobernación, Sr. Rodríguez, Mi- -g- uel; el hermano del. embajador D. Luis María de Lojendio; vicesecretario general del Movimiento, Sr. Jiménez Millas; secre- tári. 0 general de la Organización Sindical, señor Sánchez Arjona; vicesecretarios de Obras Sociales, y de Obras. Sindicales, se. Spres Matéu de Ros y Galán, fespectivamen- te; directores generales de Relacione Oul Murales, Si- Ruiz Morales; de Asuntos Po- IIticos para América, E Pedro Salvador; de ívsüntós Políticos Norteamericanos, señor J: iriiés; de la Oficina de. Información Diplc náticá. Sr. Martín Gameró, y de Seguridad, D. Carlos Arias; jefe del Gabinete XííploniáticO Sr, Rolland; jefe superior de Policía, Sr. De Diego, y otros altos. íuncio. parios deí Ministerio de A. sürií: os Exteriores; señor Carral, y numerosos amigos particulares del Sr. Lojéndio. Con grandes esfuerzos los periodistas lograron, abordar al Sr. Lojendio, quien sé li- tóitó a decir que durante el viaje no había hecho ninguna declaración, porque estimaba que no era pertinente hasta no hablar con el ministro de Asuntos xíeriorés. En Nueva; York, dijo, durante la hora, y nfedia que he, estado esperando paía tomar ¡élavión, saludé- a Norteamérica y al pueb. 16 norteamericano a través de los periodistas que se hallaban en el aeropuerto. El Sr: Lojéndio- se; dirigió a continua ción al Ministerio de: Asuntos Exteriores, ionde TENEMOS QUE DESCUBRIRNOS ANTEipjENDlO bÍCÉ ÉÁp DA Á Lisboa 23. Él- periódico Diario daMa: tih óri ano oficial: del. partido gubernamental Unión Nacional, bajo el- titulo de Solidaridad -se. refiere al incidente ocurrido en La Habana con el embajador español Juan Pablo de Lojenció. Tenemos que descubrifnos- -dice elperiódico- -ante la actitud nobilísima del embajador que, por todos los medios, procuró, defender Itís verdades: di: su patria. Efe. Y V aha v seCretaTáo geaeral téssico. e O Jgi l as En el curso de la entrevista, Lojendio se rió alser. pr. effuataiclo j orkuió, deJos p. erio-