Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
-A B C V I E R N E S 15 DE ENERO. D E 1960. EDICIÓN BE IA MAÑANA. FACÍ. 4? HA COMENZADO LA SEMADE CINE ESPAÑOL ES BUENOS EN; L ARA SE ESTRENO LA GOMADA DE ALFONSO Y en Eslava La casamentera de Thornton Wildéi LA LEY DEL TALION EN EL CINE COLISEVM Buenos Aires- 14. 31 consejero cultural de la Embajada de España. D. José- Pérez del Arco, y el consejero tís Información, don José Ignacio Sainos. -agasajaron- -son una coñuda a Ja Delegación- española, llegada de Madrid para asistir a fes Seminas del Cine España! qus- ¿a celebran en esta capital y en Mar del Plata. La Semana de, Buenos Aires sa ha miciado hoy con ia proysqción ás la p. Blíciüa Luna de miel a- la qu. 3 asistió la Delegación española en plsno. La Semana platense dio comienzo ayer con- la. exhibición de la raisnia cinta. La Delegación- -integrada por el director Berlanga y los actores Fernando. Rey, Francisco Rabal, Luz Márquez y- Laura Valenzüela -saldrá mañana hacia el popular balneario argentino. -Efs. Anocme se estrenó en. Lara, con u n a magnífica escenografía de Burgos, realizada por Redondela, La cornada de Al, f caiso Sastre. Obtuvo un gran éxito. El autor salió a saludar al fin, de las dos partes, e n t r e ovaciones y ¡bravos! y habló l a s ooiiSlileL ac- v. zit. 3 -a c eE. j. -aoi- r c s c a l al acabar la represenra teoninar con un desenlace sirübóLcoi tación para dar las ei lidiador tue acaso sfeado un manSíg gracias al público, a y q e corí la cara uiatüada por, aaa ILOEÍConrado Blanco y a ble cicatriz y la maiio. exíeíidsáa i ¡2 ral 3? aiila dirección escénica do limosna y piedad, se evade cLosüé. el y a la compañía. escenario a ia sala y crusí a el pasillo cenfMarsillach- -que lotral del patio de butacas. gró una creación ad La cornada es, por ío que se desprenmirable en su difícil de de lo anteflicho, un drama sae, tomanpersonaje, lleno. de do pié en ío que pudieran- sos Hapaár asteedetalles y matices, de dota taurina de asnbición, mietlo, amor y hondura y de fuermuerte, -no- se quscl- a- en una periferia, cosza- -tuvo. que dirigir tumbrista é intenta sentar premisas y exla palabra tamtoién al traer consecuencias de... orden más- elúvaelo público. -Con Marsiy. greneroso. Viene a, decirnos- que ios toro- 1ll acÉi comipartieroaa el ros, COIEO cualquier otra clase, de- artistas, triunfo María Asqueiio pueden ssr traíaáos por; seres s 3ii esrino- -ejemplo de vercrúpulos como marioneta de- ir jtíejío dad, de pasión y de turbio y mandaz, sino i como. sstes iiamaímpetu- Garlos Lanos rraflaiga, que en ple- María Asquerino, Carlos ¿arrañaga y Adolfo Marsillach, intér- ción. de todo respeto y conssSeraNy eso- claro esíá e ¡ue r ¡ierese n jés ra na juventud ha conpretes de La cornada estrenada anoche en el teatro Lara aprobación y- nuestro- eíogio. quistado el puesto de -Sastre es -un. -draaiatEurgo qtte piensa g a l á n prímerísimo, mBcho- í -qii 3- essrilfa, í iie; cT; a 3o? ra cari rs- y que dio a su tipo realidad y naturalidad en un momento de miedo y desesperación- ciedumbre y tensión trágica, sin. arree; impresionantes, y el resto de la compañía, llega a atentar contra sa. propia vMa Tes, -flc- riteras- r- ni- E, Sornos y... c! Úe loRía sin un error ini un fallo: Etena Altea, EnAl lado, de ellos, la mujer, Gabriela transmitir ál es ecfaáor, e 3 trátn. In- fie ia. canuta Baso, Queipo, Morris, Sangiovani, que- reivindica -justamente su condición de qóietüfl, de angustia, de, desazón y jsjuMelgares- -tan bien como siempre- Naesposa enamorada y. -que no quiere sepacbas veces fie toríará que sus ds tóriaos varro y Parido rarse de su; -ntarMí) sirve, de eficaz conpersonajes muestran en el escena? io. trapunto al dúo de íncubo y súoubo, acción y reacción, amenaza y réplica, que Aunque La cornada desde su título a Cristóbal Halífter ha compuesto. para Centra casi todo el curso- del drama. Las su ambiente y a sus personajes pueda ser acompañar a la representación de La restantes figuras escénicas sirven bien de considerada superficialmente cerno- u n a cornada unas acotaciones musicales, que, complemento- y- ambieritaeión humana al obra de atmósfera taurina, la verdad es en determinados momentos subrayan la episodio y peripecia- priKoipales. qué con- que en su fondo y en sii, trasfondo aíjenta acción y que son, tal vez, un poco extrasisten, como litemos dicho, en- ese duelo de otro propósito: el de. dar nuevas versioñas, aunque el admirado Halífter ha exdominante, avasallador y ds dominado que nes de viejos mitos y el da estremacífEos plicado que tratan de situar mímicamenintenta zafarse y defenderse, corno puede, con una liic íia fle pasiones opuestas. y conte al espectador ¡Bueno! También chode l a tela üe araña psíquica -que. intenta trapuestas qae, en definitiva, es la rae. or can un poco al público 1 ingenuo ciertas enredarle y envolverle. conáieíón Se las obras teatrales fíe e- n? íe- faltas de verismo o de exactitud, como, por ño y da altara. -Alfredo MARQUERIEl En el epílogo de la obra se hacen cierejemplo, la parvedad de la asistencia facultativa- -dos médicos sin ayudantes- -en LA CASAMENTERA EN ESLAVA le que se nos dice que es enfermería de una gran plaza o. la invitación a almorLo primero que hay zar que se hace a un diestro antes de que elogiar en esta salir a torear, y algunos otros detalles interesante experienparecidos. Pero en realidad estos defectos, cia teatral realizada lo mismo que el deliberado propósito de en Eslava es el senresolver casi todo el desarrollo fie la trama sacional alarde esceen escenas de dos personajes- -cuando on nográfico, concebido autor como Sastre ha demostrado sobramagistralmente- -así damente que no necesita apoyarse en ese como suena- -por Vir fácil recurso- -no afectan para nada a la cente Viudés y- realisustancia, al contenido dramático de su zado por Manuel. Lóproducción. Esta es ambiciosa, Importanpez, que nos permita te, con profundo estudio de tema y fie pasar de uno á otro tipos, con sobria y ajustada construcción, decorados de fondo y con un afán de calar hondamente en ia de la obra, en el esentraña humana y teatral que- bajo ella p a cío- de- segundes, palpita. con algo de magia. Nos, presenta el áster, a asi represen- espsciasular y en un estilo de, ambientatante taurino que, en su ainbJcién- y coción admirable dicia, no se detiene anís nacía ni ante; mismo tiempo dey al monadie, que maneja a sus representados de dernidad, que ya 1, por un moflo absorbente, negándoles iiicSaso ei eso, es un espectácu. Antoúio Prieto- v Carinen Cafbonell, en La cas derecho a vivir en un ámbito hogareño y lo. Después la dirección escénica, de José familiar, por. -creer que- e. so es totalmente Luís Alonso- adaptador fidelísimo- Que, ordinario. Carmen Carboneir e ¿s u liciosamente la fisura- de la pie contrario al logro cíe la: gloria y- de la como siempre, ha dado lección, de inteliMerosdes Muñoz Sampedro lomo u i fama. Este personaje es evidentemente gencia, de sensibilidad y de finura. téntica creación, cómica en un bieve anormal y feraíológic COMO también lo El v. r- La M ¡Antonio Prieto, en un personaje úrsn -y es el torero José Alba -que- sufre de ata- -cuadro interpretativo de casa áea w ¡ie li eea perdis; ei ssatiá J S E meater. á de Ihosntou Müder, es ektra- i para su manera de hacer teaüo, nes vol-