Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C MIÉRCOLES 18 DE; NOVIEMBRE DE. 1959. -EDICIÓN- DE LA MAÑANA. PAG. INFORMACIONES TEATRALES) Y CINEMATOGRÁFICAS EN E t MARÍA GUERRERO SE ESTRENO LA DESCONCERTANTE SEÑORA SAVAGE K DE PATRICK Y en el Recoletos Osear de Cíaude Magnier ADAPTACIÓN CINEMATOGRÁFICA DE EL LAZARILLO DE TORMES EN EL CALLAO, Y CARAVANA HACIA EL SUR EN EL LOPE DE VEGA En el María Guerrero, y con un ex, pétente decorado de ÍJedondéla, se ha estrenado La desconcertante Señora Sa vage de John Pat- rick, en cuidada versión de Javier Regas. El público siguió, con. interé. s el curso de las incidencias de la trama, rió con las situaciones de humor, se conmovió en los. -momentos finamente sentimentales y -aplaudió mucho al fin de cada jornada, haciendo. que traductor y. director: salieran a saludar. Claudio de la Torre ha llevado la obra ¡con exacta ponderación y equilibrio, cuidando muy bien los Mercedes Prendes, Montserrat Blanch y Ángel Picazo. i- MériSovimiento y T to pretes de La desconcertante señora Savage nalidád del diálógc. Mercedes Prendes logró una creación a, dca de la tendencia espiritualista que inau jnirablé. en la figura de la protagonisguraron fiárrie y Evreinof y que tantas ta, a la que supo infundir cálidos matices piezas capitales ha dado ál teatro contemde emoción y ternura y rasgos; delicadaporáneo. -Alfredo MARQUERIE. ftiente irónicos, sin una exageración ni ÓSCAR. EN EL RECOLETOS ún exceso. Con ella alternaron en el reLa entrada, el vestíbulo, los pasillos, las parto, y dominaron plenamente los papeescaleras del teatro Recoletos han sido les comediantes tan magníficos como Lina decorados, lo mismo que el escenario, por Rosales, Montserrat Blanch, Esperanza Víctor Maíría Cortezo, que ha hecho un Grases, María Rus y 1 a damita Conchita alarde auténtico de. burlesco estilo bouLeza, que se inicia en la escena, con una leváráier para prestar: clima delicioso ál seguridad y una naturalidad extraordinarias. Todos se hicieron acreedores al elovodeyll Osear estrenado anoche entre. gio, como Ángel Picazo, Gabriel Llopart. las continuas carcajadas y las ovaciones Ricardo Garrido, Luis Roses y Pedro del púifalioo, que aplaudió frases y si- Seiiípson, ejemplo de buen arte. tüaciones y un mutis de Manuel Collado, el; admirable actor que con Juan José Menéndez- -de una comicidad originalísíma TDós defectos pueden señalarse a esta y absolutaimenís personal- -y Olga Peiró, obra de Pátrick, y ambos dé menor cuantía: que tal vez él diálogo sea un poco profuso en; ocasiones y que los tipos de los hijastros de la Señora Savage y su desatentada codicia resultan dé cierta false- dad y exageración. Pero él resto de la obra, tanto por su asunto cómo por su Cierre los ojos, feliz construcción técnica, llena de sorpresas que se renuevan a; cada cuadro, huelo... como por la excelente, definición de tipos, como por la equilibrada mezcla de emoguste! ción y ternura que la caracteriza, de poesía y humor, de interés y frenado lirismo, nerece un elogio sin regateo. NO HAY DUDA, El tema de la locura de los personajes, ES CAFE en contraste con la aparente extravagancia y la cordura íntima dé la píotagoiiis- QO tá o con la dulce firmeza de la enfermePURO ra, está llevado no sólo con un estudio psiquiátrico impecable, sino también con FL MUOR EXTRACTO BE una delicada finura qjje acierta a. conmover y hace pensar sin empalago de moraXAÍE N TDIVO DEL MERCADO leja cargante. t I P O M O R M A l- Ca i f a r) 8 revela en la inventiva tic la farsa, en el encadenamiento 1 de sus inciden I1 PO DESCAFílN BO tes. -alguno como el de la ocultación y ílo quito el sueño- Ho daüa el wrari. it. la busca del tesoro, con el castigo burlesco: dé Ips avarientos, feliz traslación o transposición de ciertos apólogos orientales- su finura de espíniu y sus flotes ele gran comediógrafo. Conoce el oficio y pone en j egó Isciíoss y éficape efectos pasa; siíjetar él ánimo ¿el ésp eéíador eqM Cí. -cefco- Nuevo, calefacción, -y agua caliente c- eü dé Já intriga y con la é ínocíón dé. ese. mun- tral, renta libre- gas; -ascensor- ÚQ evasivo cte la snajeaacióiij sieippre cerVesío 11 a í. Raaén portería con gracia trepidarjíte y cautivadora, com- ponen- el trío fundamental de la interpretación. Julita Martínez, Maite Blanco. Carmen Lujan, María Luisa Rubio, Félix Na? varro- -en un tipo compuesto magníficamente: Manuel Calvo y Antonio í Bayod colaboraron eficazmente eñ el éxito. Y Gustavo Pérez Puig, que saludó justamente coa los intérpretes al final, cuidó exquisitamente la dirección, de- la otea hasta en sus- menores detalles. La obra de Claude Magnier, -vertida al castellano de un modo inteligente y ¿Mr cantador por Ricardo Paséyro, agota, por así decirlo, todos los juegos, burlas, cqüí oeos, diabluras y travesuras que pueden dar e ep las comedias de enredo. La acumulación deliberada de incidentes -como, por ejemplo, el trastrueque de tres maletas que continuamente se produce en l. seurso de la acción- el vertiginoso movimiento escénico, las frases, réplicas y explosiones hilarantes hacen de. Osear un vodevil extraordinariamente divertido, en el que también se hace la parodia en su desenlace de los folletines y de los melodramas con el hallazgo y reconocimiento dé hijos perdidos y iodo lo demás. 1 Sabido es que en 1 este género todo cuanto se pone en esceña es disparatado, exagerado, caricaturesco, inverosímil y que no pretende otra cosa sino hacer reír. -Pero hace falta mucho talento, mucha gracia y fantasía y una enorme pericia escéitilca ara escribir piezas como Osear que no se estrenan todos los días. -A, M, Callao: El lazarillo de Tormos Producción, en blanco y negro: Hesperia; Film y César Arclavín, GUS ha escrito y realizado a película sobre el argumento de la célebre novela del mismo título. Intérpretes principales: Marco Paoletti, Juan José Meriendes, Carlos Casaravilla, Memtnó Carotenutó, Emilio Santiago, Margarita Lozano, Antonio Molino, Pilarín San Clemente, etcétera, Como Adaptación cinematográfica dé la- famosa novela española del siglo XVI, y de autor anónimo, El lazarillo de Tormes hemos de considerar esta película, escrita y realizada por César Ardavín. que se proyecta en el Callao. Es sabido iüe la obra es una joya de. nuestra literatura clasica; y, más concretamente, en sus ámbitos, á la ficaresca Autobiografía de Lázaro, mozo de ciego, cuenta en ella sus desventuras en el sei- vicio de varios amos, después del primero. un clérigo avariento- -en la adaptación, sacristán- un escu- dero famélico y un buldero, o bulero... Se le deja haciendo él oficio de pregonero en Toledo; pero aquí le dejamos ¿contemplando, en la soledad dé los campos, y bajo un cielo tor mentoso, cómo el carromato del último alque ha servido vuelve s o b r e su ruta, conducido p a r la Justicia. Arduo era, ciertamente, h a c e r una adaptación paz a el séptimo arte de El lazarillo y, en realidad, no nos parece que podemos llamar así, con propiedad, al empeño de César Ardavín. Es, en cam- Marco P a o l e t t i bio, y esto lo estima- Juan J. nios más apropiado, Carlos Casáravilla una serie de ilustra- y Memmo Carotecionés, un álbum de ñuto. estampas, para los testos é opidsós, arreglos e inspiraciones jj los mismos, de la obra literaria, obra sieiri i