Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C J U E V E S 1 DE OCTUBRE DE 1959. EDICIÓN BE LA MAÑANA. PAG. 49 INFORMACIONES TEATRALES ESTRENO LA GATA SOBRE EL. TEJADO -K DE CINC DE T. WILLIAMS K u ESLMACSE Y en el Alcázar, Luna sin nueV, de Navarro y Múraleda Cartelera madrileña de espectáculos Anoche se estrenó en el Eslava, con un niagnífico decorado ée Muntañolá. y. una dirección m a g istral de Jóse Luis Alonso, que cuidó ritmo, ambiente, movimiento, frase, pausa y tono con s e n s a c i ó n acierto, jia gata st 3 bréel tejado de, zinc de Tennéssee Williams, e n excelente Versión española de: Antonio de Cabo LüisSaeriz. iEl público escuchó la obra con interés y expectación y. tributó, al final de los actos, largas ovaciones a los intérperetes, m i e ntras el telón se alzaba muchísimas veces. A u r o r a Bautista, entregada ptenaimente al papel, sin rega- ear a l i e n t o ni esfuerzo fue la Snujet: aí asionáda, t felina soñada por el autor yf nos. dióV una. vez uñas, la medida de. su capacidad dramática con una línea de absoluta modernidad. Rafael Arcos, Aurora Bautista y Antonio Prieto, intérpretes lé Antonio E r i e t o La gata. sobre el tejado de cinc estrenada anoche en Eslava- justamente aplaudido en un mutis- -realizó: una interpreta- to, situaciones teatrales a lo largo y a lo ción ejemplar, llena de fuerza, de ímpetu, ancho de esta discutible pieza donde los dé arrebatadora energía. Rafael Arcos confirmó su calidad de actor extraordinariq tres tipos centrales Margaret Brick y en un estudió completo de su difícil personaje, tanto en la réplica hablada como en la muda, en la expresión como en el silencrd y en abusar el impacto del diálogo. Ana María Méndez, María Francés, Ricardo Alpóiénte, José Miguel Rupert, Emil i o Ménéndez y el resto del reparto, cumplieron a conciencia y con buen arte sus cometidos. El abuelo están definidos con un. gran dominio psicológico, más avanzado y actual que el antiguo dibují de caracferes con que antes se definían estos seres de ficción. Pero los demás personajes: Tooker Mae Goopér El doctor, todos de una pieza, son relieves, matices, o clarooscuros, nos parecen acartonados y falsos, como en la alusión melodramática que hacía Antonio de Cabo. AI publico del estreno, en su inmensa mayoría debió agradarle mucho la obra, como lo manifestó con sus aplaiisos. A nosotros nos pareció que el drama tiene, desde luego, la g irra de J. Williams, pero nos resulto excesivo y a ra. ios pesado y desagradable. Be gustos no hay nada escrito. -Alfredo MARQUHEtlE. El estreno en el Alcázar de la comedia mtisicál Luna sin miel original le Leandqo Navarro y el maestro Moralcda sirvió para ia presentación de la nuevu compañfe. de revistas dirigida por Amonio Casal, que ohtuvo un éxito personalísimo, ¡poniendo en juego sus inagotables recursos cómicos, su dominio del taíblado, su actividad, dinamismo y simpatía. Hizo reíi mucho al público y escuchó grandes ovaciones, lo mismo que la estrella del espec- táculo, Irene Daina, excelente a c t r i z y cantante, con finura, distinción y elegancia inuy poco frecuentes, tücía Prado y Margarita Gil- -belleza y juventud- la primera actriz Ana María Morales, Plorinda Martín- Moro y comediantes tan avezados y expertos como Pablo M u ñ i z Mario Alex, Vicente Haro, Antonio Burgos, en Unión del resto del reharto, sin olvidar los coniuntos y la estupenda, coreografía de Larrios. contribuyeron al é x i t o lo mismo que los decorados de López Sevilla y los figurines encantadores de gracia, dg línea, de color y de buen gusto de V í c t o r María. -1 Cortezo. Los autores saludaron con los intérpretes, y el libro fue muy celebrado y Irene Daina, Anlos números música- tonio Casal, LeanÍes muy aplaudidos. dro Navarro y FerPara desarrollar el nando Moraleda asunto de este sainete árrevistado, Leandro Navarro se ha basado en la picardía y el equívoco de un tema de los llamados de alcoba al que alude claramente el título de la pieza, con las. situaciones propias del género y el desenlace donde todo se aclara, para que Ids protagonistas sean al fin felices y se vean, al fin, solos. La alusión verbal en el diálogo, stai demasiada jpxeocupación, da pié ¡para pasar a los cuaidros: melóidicos que Moraleda ha compuesto con su habitual maestría. Son. modernos, alegres y suenan bien. Nos gustaron ¡particularmente el bajlét inicial, gllosaindo ¡canciones y juegos iníá; ntiles, nia aíifico de córéog. rafía, reí ibolefo elipasoidpble. y, ibwvwdoiél número itaUario 4 ué enfsus dweirsasTf sés nada tiene que envidiar? los iniejórési. de. losífésüivales más 6 menos meidiiferaáneps, y que muy pronéo se. hará popú EÉriporijiu inspiración, su garbo, su dulce- ai? moiiía y su deliciosa instrumentación. Al terminar elestieño, Navarro y Casal dieron las gracias- al PÚbliCO. -A. M. IMPOSICIÓN DE XA MJEÍJAIÍLA DEI. TRABAJO AL SR. COTt d GARCÍA A mediodía de- ayer, y en Tin Céntrico: restaurante de la capital, le füé impuesta a p -Vicente Guilló García, presidente ál Opp N l t í j S r j aMe ÉS ÉL AiCAZAE En la minuciosa antecrítica de Antonio fie Cabo leíamos wpt que las ¿pasiones con, que juega Williams éi esta obra son eternas, pero vistas por u n autor de núestros días que no rehuye llegar hasta el melodrama cdn t a l de lograr el clima que necesitan sus personajes Y nosotros pensamos qué otro t a n t o les sucedía a algunos de nuestros dramaturgos de fines y comienzos d e siglo, cuando planteaban en el escenario temas de herencia rural, con amos avasalladores y deudos codiciosos. Claro que Tennéssee Wilíiams nos t r a s lada a u n a plantación algodonera del delta del Mississipí, y mezcla a este ajtnbiente el viento y la tormenta, el whisky? (en vez del vino tintó que bebían los protagonistas de nuestros ¿ramones rústicos) el tocadiscos, las alusiones al fHtbol y a la televisión, y también u n poco de ése asco vital; dfe esa náusea angustiosa que t a n t o juega hoy en comedias y novelas conect a d a cora ciertos problemas de índole se- xpal que e n vez de ser aireados en u n escenario deberían quedar reservados al d epsiquiatras y psicoana. tratamiento listas. Ño negamos, fuerza, pasión, crudeza, desarrollo deliberadameníe monóoords, ihsisteixte, o reiterativo hasta, la obsesió en la gatá sobre el tejado Y también climax suspense horror y sóbrecogimien- redondo especial para hormigón; armaüp de 4! á- -mm; diánietro. Con resistencia especial a la tracciócri y. alargamiento, con siiperfiqie cpmigada. Comercial Distribuidora. Xeléfbao 3136 67. ÁCERG