Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J ü E y E S 10 DE SEPTIEMBRE DE. 1959. EDICÜON D E V M Sofía. Loren: y Clark Gable circulan violentos desde la isla a Ñapóles y de Ñápales retornan a la isla con mas carga tempestuosa. No obstante, la calina volverá par sus fue- ros, ya que la característica dé los napolitanos, tanto de la península, coino de los isleños, es la de hablar mucho, refunfuñar más, mover, velozmente las manos y a la postre, bondadosamente, no dar importancia a nada, porgue lo único interesante es vivir y vivir como sea y como se pueda. Es posible que en esta época en que comienza la desbandada del turismo en Ca- mXStASA, PAG. Á B G en Roma Á A O VIENTOS EM GAPRl MLS m TORNO A SOFÍA LOREN: -YcaRK (Mtó: Roma g. (Crónica de nkestro corresfcmsáL) Mi amigo -el periodista napolitano Vittorio. Fosc ¡iim, nos dice desde Capri que en la isla de ios, sueños- -donde se sueña despierto, porque dormir se duerme poco- hay en estos momentos bastante tensión en torno a mia pélíciila que tiene por protagonistas a Sofía Lar en ya Clark Qflble. Y, añade que los vientos son tempestuosos y: que a lo peor se produce un escándalo. ¿Por qué f Pues parece que por las siguientes gasones- ¡g. primera, porque el alcalde de Capri ha pedido la intervención del intendente de Bellas Artes de Ñápales en defensa de, la famosa plasa cabrcnse, llamada, Un poco exageradamente, El sa lóni del mundo considerando que en el escenario del film los americanos pretenden falsearla y que, en general, teme que no se respeten, como debe ser de rigor, los valores estéticos de la isla que descubrió Tiberio. De otra parte, a la denuncia del alcaMcj Ip s naturales de Capri se han adherido con entusiasmo, porque, según afirman, él arquitecto de la película ha creado, justo sobre la plasa, una pensión ficticia, casa que consideran intolerable en un pueblo donde hay tantas y tantas pensiones que ofrecen todas los coeficientes para el rodaje perfecto deima escena, sin necesidad de. falsear la plaxa con el pegote de una. casfi de huéspedes inexistente, adornada, para colmo, con ün torrente de luces de neón. pri, terminen por; reflexiomr ¿í acalde y sus convecinos de que Sofía y Clark pueden, ser utilizados como espejos para cazar iiirutas nacionales y ¡extranjeros, La competencia que ofrece Ischia a la isla de los sueños -está haciendo perder el sueño a muchos dé sus habitantes. Y, sentir ¡miedo por las mixtificaciones cinejtuifográficas de los norteamericanos es áüsurdo ya que cualquier ambiente o país gm ma sea el propio- -y aun a veces el propio- -lo haw, falsificado siempre con despreocupada alegría. -Julián CX) RTES- eAfVAlsrilJLiA. S. INFORMACIONES T E A T R A I Í E S Y CINEMATOGRÁFICAS ESTRENO DE HARVEY DE MARY CHASE, EN! ELt MY, Cartelera madrileña de espectácnlos para hoy juiucrue se inauguró la temporada de Lara. Conrado Blanco h a tenido el acierto de presentar al primer actor y director A d o l f o Marsillach, que obtuvo u n triunfo extraordinario como protagonist a y realizador d e Harvey la deliciosa comedia de M a r y Chase vertida al castellano p o r Alfredo Matas y Jaime P e s callar. Grandes ovaciones del público. 1 atoriaronla representación. El telón se alzó innumerables veces. Marsillach; Q a e fué uíi prodigio de verdad, de gracia, dé contención, de ritmo y de medida en sü difícil p a. ip é 1, dio las gracias conraoyido y expresó el horior qUe para él y sus compañeros signi f i c a b á continuar la gloriosa tradición de Lara, Adolfo M. arsillach y Carmen López Lagar, intérpretes de Slar. -Amparo Baró, Car! vep esfrenada ünoehe. en el teatro Lara. men López- X a g a r Justamentei, aplaudida en dos mutis- los psiquiatras con iutención más o menos Lola Lemüs, Gemma Cuervo, Ma, gdá Roger, Luis 3 íorris, Fernando Marín Calyo, jhoUeresca. Pero es una pieza t é á t l imucho niásJinpiortante: es una comedia dónAntonio: Queipo, Luis. Vilar y- Francisco de debajo, dé la risa discurre la fantasía Melgares- ste últirno, en; una breve- iny j a poesía, de un modo osado, átreridb. tervención que suPjO realzar con síneeriOriginal. Es la defensa de la locura contra dad y tono hUínanisirnos, de casta 16 viela razón, del idealismo contra leí fealisHio, ne... -icontribuyerort eficazmente al éxito. como én una continuación cervantina y Exeelentes, los decorados de Emilio- Bur fluijoíésca puesta a púrito y al día. gos y las pantomimas de los saludos, idea ¿Pdede un delirio alucínatorio conyertirdas por el- director. sé en algo auténtico y verdadero? ¿P; i éae ijn tótem benéfico convivir con los mortales, influir en sus vidas, hacerse visible Haryey pudo ser uiiá farsa hilarante, y tangible! y ser, en suma, un pérsbíiaje HHa- burla escénica üe la psiquiatría o de más? He aquí lo que Mary Chase sé propuso iflanteár y conseguir al escribir su obra y lo ílue, efectivamente, logró en una invención teatral donde al- lado de episodíoíi. pejtiliecías, incidencias, situaciones y diálogos dé positiva gracia se áíiima na míención míicho inás elevada y prp fúhda: hacer que or la escena cruce esa Ráfaga de lo fantástico, de lo increíble, de lo maravilloso, qué dignifica y ennoblece el tablado y ne produce en los comediantes la satisfacción de saber que ejercen lih oficio artístico: el de divertir al. público coh recursos de auténtica calidad literaria yteatral. Harvey él conejo gigante que da título ai la Obra, Jio sale corporalménte á esalmohodillo higierticp: teméniP cena, pero lé vemos y casi le oímos- en ella. La mirada, el gesto, el ademán de Marsillach acusa sil presencia i y también la tetiisión qué produce en las restantes fi Á -w. i. COMOD f HAS secu guras de ficción, tanto, en las que se sieri- i ten dominadas por esté íncubo amable cOtó m- ócras, eréerío Port lTiMÍc íi lS- il- La segunda- rasan, francamente, no me pctrece miiy razonable. Sofía es de PozSUóU o cinco kilómetros- de Ñápales, y como nadie es profeta en sU. tierra la celebérrima actriz no goza de grandes simpatías, fii en su pueblo: ni en Ñapóles, ni tampoco, eti. Capri, posiblemente por el pro- blema creado por su matrimonio mejicano con Carlos Ponti. En esta línea, l Asocidcfá, n ¡de, las madres, y esposas crístior- Has de Capri, que depende de la Curia dr ¿obispal: pa ¡rtenopea, ha enviado- -según asegufanr- n mensaje a la bella Sofía inviíándóla a mostrarse lo menos posible en publico por las calles, callejuelas, plazas, plazuelas y locales públicos de la islor- -que debe- haber perdido eí carácter afrodisíaco que la dístinguíár dada. su delicada situación mafrimonial Y otra rosón, que. peca también de ser poco razonable, és la que ha ventilado itn periódico recordando la participacion. de Clark Gable- que durante la; úüima guerra fué oficial en ja aviación norteümericana- en los terribles boinbar- déos de Ñapóles, atacando objetivos no es trictamente militares. Sin, duda, por esta acusación- -gue: habría que. saber hasta qué pwríto. es exactores por lo que se ha montadá un especial servicio de policía en torno, al célebre y maduro Don Juan del cine americano. pn cambio, no ya los de Capri, siko los napolitanos, creo que tienen sobradas ra- zones para quejarse de la cámposición. hecha eñ Roma. deuna. falsa Ñapóles ía que se lian rodado una serie de escenas que pretenden representar calles napolitanas en ángulos y rincones del típico Trastévere romano. Protestando de este ¡leaho, un- periódico de Ñapóles hd puesto el grito en el: cielo, diciendo que: los napolitanos no toleran mixtificaciones, ni siquiera cinema- tágráficas, sobre stt ciudad Como se puede observar, los- malos vientos- de Capri, en fornj ai -fiim de MSL Í í? M fM i lo m aqneUas otras ftue sin creer en él