Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. S Á B A D O 15 DE A G O S T O DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 21 morado, una sola noche de luna c ana. sola ribera marina que no tenga a sus espaldas diez poetas locales enloquecidas y estremecidos. Europa es la novela, el ensaTo, la tragedia y los catorce versos de un soneto que tiene que ser así y así. Existen otras literaturas en el mundo. Por supuesto. Pero esa es originalmente europea, sólo europea y común x todos los europeos. Hay que ver una representación- generalmente excelente- -de dramas chinos, oír un recitativo oriental, epopéyico, mitológico, doctrinarista, para darse cuenta bien de lo lejos que está todo eso de Cervantes, de Esquilo o de Villón. Hay que contemplar de cerca uno de esos i. íS. EUROPA, AÑO DIE 2 5 MILLONES DE EUROPEOS TIENEN LA MISMA SENSIBILIDAD CULTURAL Estrasburgo. (Crónica postal. El Colegio de Europa de Brujas, una maravilla de sosiego, que rompe solamente el carillón del Beí froi le ha prestado este año a Estrasburgo su Jornada europea de las escuelas para sumarse a las fiestas del décimo aniversario del Consejo de Europa Aguas arriba del Colegio camino del Beguinage los cisnes del canal se han encontrado súbitamente solos. Los Men lings del hospital no han recibido más visitas que la de unos cuantos turistas apresurados. A la juventud escolar europea le empieza a quedar pequeña Brujas, la gentil En Francia, en Alemania, en Italia, en Bélgica, en Holanda, en Luxemburgo, en Inglaterra, en Suecia, en Dinamarca, en Austria y en Suiza, cerca de un millón de estudiantes han tomado parte, en el mes de febrero, en un concurso que consistía en dibujar, redactar y disertar sobre un tema europeo de carácter humanista. Los cien laureados haix venido a Estrasburgo a recibir de manos del Sr. Benvenuti- -secretario general del Coiísejo de Europa -y del señor Brugmans- rector del Colegio de Brujas- -las becas y ayudas de viaje concedidas por la C. E. C. A. por los Ministerios de Educación y Asuntos Exteriores de los países participantes y por él propio Consejo de Europa Estrasburgo h a aplaudido con entusiasmo a esos equipos de profesores y alumnos que se han esforzado por demostrar- -un millón de veces- -la unidad profunda del patrimonio cultural europeo. La uhidad cultural europea es una unidad de gloria Quiero decir que no es d 9 íensíva, que no está impuesta desde el exterior, que no está conformada por la acumulación gregaria de las gentes y de las ciudades. Y, además, que no está amenazada. Con la Europa cultural no hay continente as pueda. Hablamos tanto de la literatura francesa, de la pintura italiana, de la música alemana ó de la economia inglesa, que acabamos creyéndonos que una especie de divina lotería h a distribuido por los países de Europa a uno, las cuartillas; a otro, los violines; a éste, la arcilla fresca, y a aquél, los tubos de colores. Para siempre, y sin posibilidades de cambalache. Como si las obras de la inteligencia fuesen unos productos de! subsuelo que necesitan para salir a la luz todos los recursos de la minería, con su bárbara inmovilidad. Como aquí se dan patatas y allí se encuentran fosfates. La cultura europea no tiene nada que ver con la geografía económica. Se es igualmente listo, buen arquitecto o mal pintor en Zaragoza que en Florencia. A los vientos culturales les encanta saltarse a la torera montes, ríos, aduanas y fielatos. Cuando un europeo pinta, bien en Toledo, cada pincelada que da influye súbitamente en las paletas de Holanda. Cuando n árgano veneciano acierta con Hn largo sus tonalidades resuenan en! a catedral de Chartres. La cultura, a Dios gracias, no necesita visados ni pago en divisas Está en todas partes como en su propia casa. Donde no hay gótico es en Belhi, en Boston o en Johannesburgo. En Europa, apenas la bóveda romana empieza a empinarse, sale corriendo un peregrino y termina el maestro Mateos afilando sus cinceles en Santiago. En Europa hay torres como agujas en Toscana y en Castilla, en Flandes y en Escocia. Esas j 6 eKes americanas chulitas que cuando han visto una catedral ya las han visto todas no saben bien lo que quiere decir su iQoceiioia, cortícmplativa. Dan ganas de gritas- Íes: Sí. hijas, sí. ¡A ver si podéis explicárselo bien al presidente Eisenhov er! No se dan más que de las catedrales. Hay más cosas que se parecen Bcncie no hay baiToco es en El Cairo, ni en Nueva York, ni en Monrovia. En Europa se pnne a temblar un poco el renacimiento y sale p. -ira Usbpa un navio genovés, y ya está hecho un flan manuelino toda la verde ribera del Tajo. Donde no h a y- u n clásico que cante a Laura ni un romántico que se enamore de la noche, ni un hermético simbolista, ni un primitivo pastoril, ni nada de nada que se parezca a un soneto es en Alaska, en Madagascar o en Australia. En Europa no hay un solo temblor de ena- El lunes. Empieza nüéstria orí úAi 2 PRE- INVIERIl que tanto éxito ha tenido en los dos años anteriores U s t e d p u e d e comprar ahora, a mucho menos del costo, lo que va a usar en la temporada otoño- invierno Lanas de gran calidad y elegancia para vestidos, abrigos, trajes de cha queta, chaquetones... Sedas en una variedad incomparable. Algodones de todos los tipos. Mantas, colchas, juegos de cama, almohadones. Mantelerías, servilletas, manteles plásticos. Uniformes, batas, delantales, paños de cocina, bayetas, gamuzas... Toallas, felpas por metros, telas clásicas de algodón y de hilo. Elegantes y modernas confecciones de señora, niña, jovenoiías, el bebé... Corsetería, ropa interior, prendas de punto, zapatos... Bolsos, guantes, medias, cinturones, bufandas, pañuelos, paraguas, artículos de piel, artículos de fumador, librería, papelería... Lanas para labores. Mercería. Bisutería. Perfumería. Velos, mantillas, echarpes... Para caialleros, niños y muchachos: abrigos, gabardinas, trincheras, tren, kas, pelusas, trajes, americanas de sport y pantalones vara combinar prendas de punto, camisería, zapatos. Tapicería, cretonas, visillos, etc. Y en el ANEXO Braseros, estufas, calentadores ¿e agua, lámparas, mantas eléctricas. Alfombras, vajillas, cristalerías, baterías de cocina, artícaSos de limpieza, cubiertos, ferretería, menaje en general... Lavadoras, cocinas... He aquí e! amplísimo alcance económico de nuestra gran VENTá PRE- iMVIEHIü