Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABO. SÁBADO 8 DE A G O S T O DE 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 25 HA MUERTO EL PINTOR y DIBUJANTE BALDHICH Sü dibufos ilustraron las publicaciones mós importantes españolas y éXtraríjerds E 1 jueves, por la tardé falleció en Madrid, a- los sesenía y- cuatro años de edad, don iíobei- to- Martínez- Anido y ilustre í ¡ntor y dibüja- rité, colaborador dé Blanco y y egro y- A B C- Durante mjíéhos años sus libujos han- ilustrado iaS más itniportantes lublicácioáes nacionales y extranjeras. En 1 mornénto de la muerte se encontraban a u íadó su esposáj doña Pilar Elbrza, y sus vijos Roberto y Ari i María. Hacía dos íieses que. habíai llegado de Buenos Aires. ádecíai una dolencia hepñjica y fué llevado ú H spital Cericral de la Beneficencia don; lc ihesperaílarireiilc. Ira ocHrjido el tfatal deseñlSce Aye írecibió s ini! Ku. i -ÍÍ I. -I, iS; lci: amental de Sari Justo. La conoucfiioti ilel cadáver sefíizo -desde el Hospital Gérreiíat, y el entierro partió, a Irts seis de la tarde. Formaban la presidencia el hijo del finado, don Roberto Martínez- Anidü Eiorza; los heraianos, el coronel D. Rafael y D. Ramiro; 5 u hijo político, ef or Royo illanoya; su lUñado, el coronel de Avi: ic ¡ón, D. Carlos ücrza; sa sobrino, D. Sei erianó Vía Mar: ínéz- Anido y su jjrirno, D. Juan lartínez. Muchos amig- os, -i, rtit. ia. s y admiradores ki que fué gran dibujante formaron el úiiebre cortejo para acompañar al finado a. -íta su última morada. -Baldrich no está. Sus fieles amigos se habían liabtíiiado a la escueta frase que, para ellos, quería decir que él dibujante se hallaba en alguna de SMS ciudades dilectas: París, Londres a Buenos Aires. Pero ahora Baldrich no está para siempre, ese siempre terrenal de tan corto límite- -apenas el polvillo de un grano de arena, apenas el temblor de una gotita de agua en solo una, partícula de eternidad- -del tiempo que nos reste de vida. Las revistas españolas ilustradas, y muchas extranjeras, asi como nuestros números en color de A B C, de ayer y de hoy, reúnen una copiosa galería artística de Baldrich, que dibujaba y coloreaba, de preferencia, mujeres bellas, escenas de la vida elegante y mundana, con una finura que le llevó a ser uno de los dibujantes más cótisados no sólo en el ámbito nacional, sino de fuera de nuestro, país. Puede adscribirse Baldrich al grupo de dibujantes que un dia encabezaron, por ir delante en la cronología. Ribas, Penagos y Bartoloesi, y con el que luibían de estar ligados, en cierto modo, otros más jóvenes, como Esplandiú. Su gusto exquisito, su conocimiento de lo ornamental, le llevaron a especialisarse en diseñar la moda femenina, como también se especializara Carlos Sáenz de Tejada, con el que compartió a menudo las páginas de Fémina Y su gustó por esas actividades cuajó en un empeño propio, la creación de una publicación, del género, que subsiste, y que él preparaba en París para publicar en España, -la revista Mujer Baldrich se llamaba Roberto de patronímico, y de primer apellido, Martínez Anido, y era hijo del general que, tiene recuerdo y glosa en la Historia contemporánea de España. Como su progenitor, y como íM hermano mayor, Rafael, siguió la carrera militar y después fué secretario particular de su padre cuando éste fué ministro del Gobierno de D. Miguel Primo de Rivera; pero el dibujo y la pintura eran su vocación y el constante in- centivo de su vida. Llevaba en su pulso el ritmo de los trazos artísticos, de las siluetas estilizadas, y, en le- sensibilidad visual, una orgía de bellos coloridos. Baldrich hizo M largo paréntesis en su carrera de las armas, que trocó, durante él, por el lápiz y los pinceles. Pero estalló la contienda española y fué llamado para cumplir delicadas misiones, especialmente en el extranjero: en Francia, donde había vivido largos años. Luego, durante la gu erra mundial, permaneció en San Sebastián, donde tenía casa y familia y donde editó, mientras fué el inspirador de ella, su revista. Pocos espíritus tan abiertos, tan generosamente comprensivos, tan llenos de entusiasmo, y liberalidad como el de Baldrich. Pocos artistas, como él, tan dispuestos siempre a celebrar y exaltar la obra del compañero artista y de acudir en su ayuda en momentos de desfallecimiento o infortunio. La época de los más señalados triunfos de Baldrich como dibujante érala que marca el final de la que podríamos llamar nuestra bella época un final que se alargaba en el ambiente de los bailes del Palace, de Maxim s de la calle de Alcalá y de los impensadamente tíltimos cafés de aquella bohemia, de la que Rafael de Penagos hacía alarde dibujando el cartel para un baile de máscaras, que habían de premiarle, cualquier madrugada sobre la mesa del café de Várela. Baldrich, cumplidas las misiones que le encomendaron durante nuestra guerra, y tras esos años de residencia en San Sebastián, había vuelto a las andadas que en él significaban ziajar, tener estudios en ciudades del mundo distantes las Uñas de las otras y captar con predilección las evoluciones de la silueta de la mujiUf. Últimamente vivía largas temporadas en Buenos Aires y ottas menos largas en Madrid. No hace más de un mes realizó su últí- mo maje de, vu eltaj Al decir ahora adiós a Baldrich decimos también adi ps a un estilo (leí dibujo de una época que nos- ha dejado su gracia, su elegancia y sw értWo. -iMigue! PBREZ PERRERO. de la Guardia Civil com destino en la Agrupación de Tráfico, y doña KJatherina W e nignam, y firmaron el acta como testigos, por parte de la novia el- teniente general don Eduardo Sáenz de Buruaga; el general subdirector de la Guardia Civil, don Luis Miarzal Aíbarrán; el general de brigada de la Guardia Civil, D. Valero Pérez Qndátegui; el coronel jefe de Tráifico de la Guardia Civil, D. Luis Gil- Delgado Crestar; el teniente coronel D. Pablo Saiz Grada y el teniente coronel D. Florencio Alcalá, V por parte del contrayente, el coronel don Emilio Lledós Muñoz, D. Manuel J i ménez Ouílez, D. Nicanor Miranda, don Francisco Llanos Solana, D. José Luis Cemb ranos j Iirauda y D. José Antonio Cembranos Miranda. NATALICIOS La señora de Amorós (D. Alfonso) de. soltera María Prados de la Plaza, ha dadoa luz una niña, quinto de sus hijos, que ha recibido en las aguas del bautismo el nombre de Cecilia. Ha dado a luz un niño, segundo de sus hijos, la e. sposa de D. Miguel Ángel Arri bas Martín, de soltera Isabel Veloso Men laro, nieta del colábonulor d e A C l C d o n Eduardo MiCnduro. OR EL ALMA D E DON ANTONIO D E OLASCOAGA San Sebastián 7. Én la parroquia de lan Ignacio se ofició esta mañana una nisa de réquiem, organizada por el Minís: erio de; Asuntos Exteriores en sufragio dellima del q u e fué secretario técnico de Prensa der Departamento e ilustre periodis a D. Antonio de Olascóaga. El acto fué presidido por el ministro don Fernando. María Castiella y e! sobrino del inado, Sr. Isasi, y asistieron, entre otras grsonaüdadés, eL eiíibajador de España en Oublín, D. Germán Baraibar; el primer in roductor de Embajadores, barón de las Torres; jefe del Gabinete Diplomático, señor Rolland; -subdirector de la Oficina dé Información, D. Emilio Martín; delegado pro dncial, de Información y Turismo, D Fe ipe U g a r t e e x jefe de la Oficina de Inforniación Diplomática, D. Luis María de Lo endip; funcionarios del Ministerio, perio- iistas y amigos. -Cí fa. EL ESTADISTA B U L G A R Q PROFESOR TZANKOF Buenos Aires 7. El ex presidente del insejo de Ministros de Bulgaria, -profesor íiandro Tzankof, ha fallecido én esta citcil, exiliado y pobre, a los ochenta o? de edad. Tzankof fué rector de la Universidad de ía. En 1923, al derribar un golpe mili el Gabinete agrario y comunistizante de imboliski, ocupó la Jefatura del GobierV del- Rey Boris. Casi inmediatamente hubo reprimir una revuelta comunista y puso era de la ley a l partido promoscovita, ro realizó al mismo tiempo una reforma raria. Perteneció al Parlamento hasta ue la invasión soviética, en ig 44 le hizo ntscar refugio en Austria. Allí fué detenido por los aliados, que, no obstante, se negaron a entregarlo a la Bulgaria comunista, que le había condenado, en rebeldiíi, a la última pena. -En 1943 fué puesto en libertad: v: sec- trasladQ a, ia, Kigstítina. -sí ff... ECOS DIVERSOS DE S O C I E D A D Enlace Heinz Pauly- Díaa Miranda En la capilla del Centro de Instrucción de la Guardia Civil lia contraído matrimonio la señorita Diana María Diaz Miranda con don Carlos Heinz Pauly. Actuaron como, padrinos el padre de ella. don Antonio Díaz Carmoiía, teniente coronel aOJOLABIOS INMOViy SENSACIONAL COLOR ULTIMO GUPLÉ