Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, J U E V E S 30 D E A B R I L D E 1959. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 79 pero aquí hay más sueños que carne. -Alfredo MARQüERIE ACIONES TEATRALES ATOGRAFICAS EN EL ESPAÑOL SE ESTRENO EL TEATRITO DE DON RAMÓN DE MARTIN RECUERDA, Y EN EL CÓMICO, CITA DE AMOR DE BENEDITTI Y LOZANO BORROY Cartelera madrileña de espectáculos para hoy se estrenó en el Español El Tsatrlto de Don Ramón de José Martín Bacuerda. Premio Lope de Vega 1968, con un decorado de magnífica ambientación de, Burman y. una dirección de José Tama yo, ayudado por Osuna, que merece alabanza sin regateo, porque la realización estaba llena de enormes dificultades, que fueron salvadas del modo ínás certero e inteligente. Otro tanto cabe decir de la interpretación, que se hallaba también erizada de escollos, como una navegación fin aguas de. poco fondo, donde se podía encallar al íMefior descuido. Irene López Heredia- -larga y justamente aplaudida en un parlarn eñto- Manuel Díaz González, ovacioiladó en un mutis, fueron, cor María Bassó, Adela. parbone, Pilar Muñoz, Pii a r Bieji 3 rt, Lolitá Salazár, Lina San Juan, Rafaela Aparicio, -M a r á CJoy. anes, Paquita Clavijo, Marta Osorio, Queipo, Pascual Bruguera Pereira, Luna y A. Rodríguez, artífices- -así como suena- que trabajaron eli sus respectivos papeles con verdadero primor, cuidando amorosamente las acotaciones de la obra -pausas, silénéios, gestos, miradas, tonos y mediostoiíGs, muriTíullQS y soliloquios a media veá que son, ¡ay! casi más importantes que el texto. Hasta el final todo fué bien y abundaron las ovaciones. pero a l terminar la representación hubo. muestras de disconformidad, mezcladas a los aplausos, mieíitrás saludaban el, autor y el director. Para encentrar nntecedent es a El Teatrito de Don Kamón bastaría repasar ttiSa la Ia. rga lis. ta de fa, rsas encapsiríadás desde La Mojigang- a ie la inuerte de; Calderóii, a La escala rota de Juan Ignacip Líica de Tena y Miguel de La Cisésíá- -obra gue acaba también, cómo la de Martín Recuerda, con tuia esceiiografía qne se desmonta- pasando jpor Un r a r a a nuevo de Tamayó, los Seis personajes de Pirandello, etc. etc. Sin embargo, creemos que en lo esencial, en la, manera o modo intuidos y esquemáticos de esta farsa y en sus riíornellos más literarios qiíe teatrales, hay más de una coincidencia con el estilo del teatro de 42o rín El autor ha ideado n a pequeñ a acción dramática llena de unción y de ternura, con unos personajes en los qu? S 3 resume casi simbólicamente el pobre y, triste fracaso de los sueños provincianos, que i. -inca tendrán cumplimiento. Pero la poesía de la obra va más por dentro que por ifuera. Los personajoc apañas dejan escapar fragmentos de sus monólogos interiores, que es preciso sospechar y aSiyinar, como si sé tratara áí las piezas si éltB, s. 4? un rompecabezas incÓKtpleto. La re prcseníaeión del Milagro de Bercéo, resulta fatigosa, y proyoea. en los es- psctadores reales, los de la sala d i butacas, casi el mismo efecto que en el público virtual de Doii Ramón Las alusiones franciscanas a los animalítos domésticos, el gato decamparado o el perro llamado KJBig cuya fuga sirve de contrapíint ara las trágicas y desoladas frasES finales del proíagonisía, resultan bastante Ingenuas y a. -Jíque estén muy de acuerdo con Is puerilidad del carácter dé los personajes, lo cierto es que no alcanEaii la debida consistencia dramática. Todo el primer acto no es más que una espera de la visita que no lle? a, y en el segundo, la acción del Mjl grgí jceprcsentado no alcanza, per las razones anieáichas, la fuei- za suficiente para hacernos, entrar en sit, uación y contagiarnos con la angustia intima de las tiernas y adc- ables criaturas escénicas ideadas por el autor con apiasioñ: xd lirismo, pero, a nuestro modesto entender, frustradas al po 3 rse en pie sobre el tablado, simple o doble, de la representación. En ella tiene más importancia el riento qiie se filtra por los: cristales rotos de la buhardilla, el papel de unos decoradcj humildes, las hojas secas, la caída de una gota de sangre, un gesto, una mirada, el brillo de una lágrima más o nieños furtiva, que el diseño de la mínima y nimia trama o él entrecortado diálogo donde algunas veces asoma un ramalazo de poesía muy literaria, pero por eso mismo, evadida de la estricta concepción teatral. Martín Recuerda es un gran director y realizador iscénico al que debe el Teatro Universitario de Granada difíciles y bien logrados triunfos. Como autor no se le puede negar ni pureza ni ambición. Pero la obra estrenada eii el Español nos parece mejor intencionada que conseguida. La escena es o puede ser carne de sueños. Estreno de Cila de amor en el Cómico Ayer por la tarde asistimos en el Cómico a la primera representación dé Cita de amor de Benedetti y Lozano Borroy, con elegantes decorados de Emilio Burgos. Tina Gaseó y José Bódalo lograron sendas creaciones en loS papeles principales de la obra, qué rhatizaron con el mejor arte. Rafael Alonso hizo un tipo, cómico cargado de felicísimos e hilarantes detalles. Plora Soler, Pilar Zúñiga y Fernando La Riva contribuyeron al éxito. Por la noche, el público corroboró la impresión que la. comedia nos. había producido, y rió muchísimo y aplaudió con entusiasmo a los autores y a los intérpretes, mientras el telón se alzaba reiteradamente. Con un tema, muy usado en el teatro- el de la esposa que quiere d a r celos al riiarido para sacudir su aparente Indife. rencia- -y con un (personaje también gastado- el del amigo, al que se utiliza como fingido amante- -los autores h a n conseguido algo nádá fácil: dar vida, n 0. vedad; gracejo y Üásta, váriarítef originales %I asunto, encadenar equívocos, situaciories y hasta autéíiticas sorjjresas, c Oiín o, por ejemplo, la aparición íimpensada de uriánueva figura de ficción enfértercer- jictb, y mantener así. eft pié una- íársa ¿é ihdü- dable Cómicidac. Cita de amor demuestra que. no. existen en el teatro argumentos viejos cuando se tiene ingenio, y habilidad paí- a urdir con ellos tramas positivamente divertidas; A B C en Londre? UNA PELÍCULA QUE CONFIRMA EL ÉXITO DE LA COMEDIA SEPÁRATE TABLES buque cuando les llega el sudoeste. del Londres 29. (De nuestro corresponsal. inar de Irlanda. También: la versión, cinematográfica de En el cine también- triunfa, Sepárate, Sepa, raíe Tables es un éxito en el Tables Se han hecho las concesiones West End, de Londres, a. pesar de ué la comedia de Terence Rattigan pasa de rigor a lá inultitud de las grandes salas, cuyo objetivo es ser invadidas, a la pantalla con otra armadura. En pero el primor de ebanistería de Rattiel teatro, la misma. pareja de artistas gan, Tiécesita telón, batería: y, r sus tres- -Margaret Leíghton v Eric. Portman, por ejerruplo- s otra gente con piros di 7 neñsiónes. conflictos cuando se alga el telón para OTRA VERSIÓN DÉ LOS 39 ESCAla pieza complementaria; el cine enLONES trelaza las dos historias Lo que pier- Robert Donat Good- bye, Mr. Chips de la película es precisamente la atracque se- fué, 6 uando partía con el me- ción para el publico del cambio súbito jor inglés de Inglaterra- -no hablaba el de caracteres de los dos intérpretes de oxonían ni el B. B. C sino el un. autor en busca de cuatro perso Donat nOs ofreció hace bastantes najes. años una interpretación cinematográfica Rattigan, él mismo, amalgama en un del protagonista de la novela de: John solo film las dos situaciones. No las Buchan, Los- 39 escalpnes Todavía, se presenta aisladas entre sí, como se verhabía de rRóbert Donat én el papel de tieron al celuloide, hace años, (flgunas Richard Jiannay, el detective vor afinovelas cortas de Somcrset Maugliam; ción: La empresa de ofrecer otra verlas funde. En él cine interpretan Sesión en. la pantalla, del ¡mismo libro párate Tables artistas tan conocidos tenía sus riesgos: uno de ellos era, lancomo Deborah Kerr, Gladys Cooper, zar a Kenneth More, como actor, conWendp Hiller- -la inolvidable Elisa Dootra el recuerdo de Donat. little del primer Pigmalion llevado al Kénnéth More, sin émbar go confuíscine- Rita Hapwoffh, David Niven, taba al público de la primera- proyecBürt Lhncaster. Félix Aylmer y algunos más Las dos comedias transcurren y ción- -la de gala -sin- copiar- a Donat, y precisamente por no copiarle. Para eji el mismo, interior dé un hotel. La esto ha sido. necesario. agregar notas de película parte hacia los exteriores mohumar- sin acentuar ningunai fórmula mentáneamente; abandona así la atmósque favorece a More, uño de lo mejo- fera ininterrumpida, quieta, creada para res intérpretes dé la. impasibilidad, riel teatro como personaje también. Este sueña, y. llevar las- -exteriores, a las tieclima de convivencia distanciada de rras alias de Escocia, con sus reba, ñ os los hoteles del Sur dé, Inglaterra pura de caras negras Él paisaje- es. Con reumáticas, pensionistas jueces retiracinematografía, el msi dos y mayores dé la reserva, aburrir frecuencia, en. ta jor actor, el más cóihp o y el fascidps sin sus batallas- -incluidas las ¡que nante. pretenden seguir planteando en campos de plumas- es lo que. pierde Va pelícuTaina Elg, la finlandesa de. Les la. Rattigan. puede ser ya el autor de girls es la encargada de quitarse las I o s desilusionados de Bournemouth. medias en la película, y lo hace muy Brighton, Eastbourne, Hastings, Saint bien. No creo necesario advertir qué en Leonards, etc. que anuncian como el cinc de estos días los baños de esatracción hasta palmeras en la eosta ii puma de j abón son anacrónico: dan; de verdad, hoteles que- suenan a J. M.