Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
humanos vitales (que de política, ni ahora ni nunca yo hablo, que no sé qué sea ello) los estudiantes- -ellos- -no sólo no avanza, sino ique trata de írénár la marcha del ylvir. QUIEREN SER NOTARIOS LLAS- -las estudiantes üfi nerecho, o las que ya se licenciaron- ¡uie ren poder ser notarlos. Y quieren que se abran ¡para ellas todas cuantas puertas son. al arecer franqueables deste la Facultad de Derecho. Para hablar ciara y llajiamente, lág üni íersítarias- li ceneiada s y doctoradas- -jcjueremos tener libre acceso a loS puestosVíiroíesiones a que permitan acceder nuestros corres pondlentes títulos universitarios. Y las unÍversitaria: atodas- -Hpor esta vez- -habla mos asistidas d l espíritu de, razón más razonable que existió en el TieniiK) Yó e toy segura de que no ¡pasarán muchos años antes de ane la ley -Mgran señora sle ipre- -nos lo conceda, Pero de leyes nada entiendo. Por lo que a la le gislacióñihace, quienes nos gobiernan que nos den satisfacciéh conio mejor se les. ocurra. Nos deben, nos tienen que com rplacer a. las mujeres por. ser. nosotras criaturas las más sensacionales de la Creación creada, Lo malo, lo gr ave, lo í 3 ue no íide gusta- en absoluto es la actitud qye. frente a esta incoríjoración total de las mujeres al viyir del país tienen, si. no, todos, muchos, y aun- demasiados estudiantes. ¿Qué pása? E ¡Sin duda, muy, mala cosa sucede cuando los que debieran ser los genero. sos y más valientes sedejan vencep por ráiíones meajuinas y poco lucidas, cuando no por razonaímlentos extemiporáneds ya- en nues tro; año de gracia de- 1959. ¡Ay, universitarios del día! ¿Por qué no sois déí- todo valientes, y Pedís con seriedad, que ós transformen las universidades en tíiagníflcas Escuelas de capacita ion técnica que tengan bien enfilada la puerta de Entrada con la dé: Salida, en vez de desearnos a las mujeres. qUe: de lasaulas a ¿adémloas páseme? a barrer las asas. con- escobones, como en tlemipo de las cavernas, ¿Sabéis? ¡Aunque los pasillos de, vües, tras áotii, ales Paetíltades seah hoy yeetoife y luminosos, la tfniversidad más separece álliaberinto famoso que no a una autopista. iiPara salir de- la- tJniversidad hay antees que saber buscar dentro, dé ella 1 propio hilo de la persona humana. No. La trnivérsldad no es escuela donde se aséña a las gente s a ganarse la vida, sino a ganar, Vida- -que es distinta, cosa- Más- dlríai qué a la Universidad sólo- detoisrán tener acceso hic 4 t níiñc quiénes se están ya, ganando la vida. i o sá que el tíemipo de ahor es duro y crudo, inexorable, T el dinero seco hace falta para que no se sequen los huesos. Pero sé también que en el tiémipo de ahora y de aquí corneó en todos los tiempos, por lo demás hacen falta personas elegidas, que vivan- para alcanüarT- -a pie o sobre ruedas- -los mundos altos de las cosas de la mente. Y sé que en esa trnivérsldad que se os antoja a muchos laberinitp sin salidas, hay Ariadnos- Hporque las ArladnaS todavía apenas fuimos admitidas- -que olvidándose a sí misipos -olvidando su pobreza o su riqueza (que, a veces, también ha de ser olvidada de quienes la tienen) -se os dan en cuerpo y alma, os entregan lo más valioso dé sí mismos por vía de su docencia, para ayudaros a entrar no a salir de la- universidad, que vale tántq como entrar a ser mejores y suipé riores ipersohas. Yo os: ase guro a tpdoS los estudiantes y aun a los futuros líotarlos temerosos de posible Competencia femenina, a los más inquietos 0o r la salida bailable al fin de la universidad, que seguramente no os casaréis, eón mujer ínotário, y además qué, cuanto más se sobran las puertas de las: salidas, y, jná S gente! pueda avanisar, ipor eflias, es ley de Vida vital- -y, misteriosa pero infalible- Crecerá el campo de acción donde iplenltud pueda alcanmi la notoríB vida dé todos vosotros y de todas nosotras. Carmen CMn. RQr Díéreoí r: ftR. Oiii, ¡V i- sü Sin duda, muy grave cosa cuando el estamento masculina 3 Ue debiera ir a la vanguardia de los. móviiálentos -socia Jí 1 r fc: í, j 0 i (etií: i tt i) 6i k 4