Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
m- i- iin- n- -n l- llt! iHIWiLy tt i4l j gHi i ¡Jlil 4 -I 11- TRANSEÚNTES N Tjo poCfts oc E OJitf fl ha dicho QÍsuiias cosas, suaves o luertC 3. a co is ds lo Que van b r? cü i. ra ruedes. Ha denundadQ. ii loe locas del vulaiitP, a los ijcodoí án U vclo rldadn IL los B? eiliiQ 5 de T carreEtfrrt, a los QUe n huyen dejando flb ndonadnB a sus vlctimas Pero existín ocasiünes en q u t el escritor se pfEgurjta hastn qué punto pu? den deelfSB COÍÜS- lucrtea a costa de los qUe utilizan medias autónoma? de Iccoinoslón. Kay tnlJímo h j sido te llRo de un Incidente que acabó bien por declslin d t la Divina Providencia: u n a muiep c n i ¡EBiido ants un tranvía como si pitse ra pcir el patio de su casa. El escritor Iba en la lílfttafoíTiía- Ptido ver cúnio el conductor del vehículo manijaba lo frenüs con dfVifpprHCliüi: p u d vei- cómn. el Iranvia reiiicdiibi su p- ndern con flneuítlns de cítm ra Itnt t empero, n pOjlbJlidad K ás inmavilliarsE a n t i s dp. Por d oimjs dsr í BUndo. In nmjeruca s u l la de un andén y el ftrm; t j: il2 de hlarrs pftíó robando I i r o pa de la inccnsdente, la fÉ- E barbaridad tamaña: Id siguiente: el conductor alegaba que el viandante habla cruzado la calzada cuando e l t l automovlllfitft ttnía dUco verde, lo que tfa l ual. cuando tinta derecho A pasar, a u n que fuera por encima de un cadiver. R e cuErdo haber leído en un Uhro que en d- tcrmlnadaa regíonj Italiana? abundantes en clcllstaa. éstos tienen tanto orgullo d? su condición, quo cuando van ipor la carretera y extienden la mano para virar o tomar uix canjino transversal, Inmtduitamente pasan a la aeclQn, sin cuidarse de lo que viene cstin en su derecho de Ylrar. habiendo o- vlEada. y giran. EilííS dos extremo de loa derechos Icffales, los he llamado slimpre dereclios al hospital s i monstruoso es que u; i auto- mívil urísclnda de precauciones cuando tiene disco ven e, n o menos lo es que el tnlna. al deteiiers? el tranvía nú m lro mAs allá pUfO cata. de Indiferente arprcsa. P a r 1 visto Ti caU: raba li imí o t t a n c i j de un m e ntó m á s acá o un Tifftro m i s ElIA, El EicrStcr- -c n bUEnrt dosis de ItnafflnacíL n- -sí lo CÍ Übrd; el conductor, poí lo vlslo. t j m hléní se e c M mano í ln frente. Iimpid su sudar y soltú. un t co de re Huíaves d ¡jncn 5l; nc 5. Eut r b í ÍLiillfloado y el eíciitor le justificó. El tv. -invl tlo ya s? 3 bía visto en la C. -ml- iaria. con a n tees üfnt s ppníiJes, El cscrlloí e había visto Isualmeníe. aaíe ei aolor d e l cuerpo! ium: nn lacerado n rauna de wi pMplfl N todo caso, c ¿un ser m i s díbll y la d w proporclúíi entre su error y el caftlso demasiado grande para ser Juj- ta Pero haenmos todo lo posSbl- Xir espabilarle Ciertnmeme, ¿1 no podrá nunca atropallar a un coche, ni por dura que lenaa la cBtíza. causarle daños Cíínciales; pffg no por eso el otro deja de ser una victima en otra Jornia, pero vl tlma al fin j al cabo. Puede s í r un humilde tranviario cuyoi reílejos no funcionen bien deapuÉs de seis horas do servicio; un taxista, o un ciudadano cualquiera, camina de su hogar, puede ocurrir fjue por evitar 1 stropello se meta el cochj pn una acera y mate a otras per onaa. como m de u n a vez bft ocurrido: o puede estrellarse contra un árbol, o pmds no conscaulr evitar íl atropíllo Alalinos Insociables í a len huyendo, pero la mayoría, hombres conscientes, acuden en osuda de la victima. Esoa hombres, en nrado dilercnie, también aan victiman del incidente: h o rror por H acto, p pclco. molestias, falta U de confianza En el lutuio I- h 5 veces i? h: ce imposible dcter. iT. lnar d; qué parte tt c a e la torpeía, asTO partiendo dE ün bfcho innjjabl? r l de que los vehículos ílroulan por una cfllíada, l- j que sucada dantro de Fila n a les pued 4 ser Imputado como actodoloío. í: i transmonte que aban do ne una acera tiene ía oíillaaciún, j o r que í s su propio pellejo el quD se Jueea, d 2 tornar todas las precau lonca posibles, tanto si tiene derecho a ciu 7 ar como j l r. d lo tisnc. El escritor o u l- ilera haCPt consCar. ahora y slepnpre. la deEprapoECldn entre las caucas y los efectos. No siendo p ¡5l blc volver a ibi UempOJ unllguos, plena menta ínm? r cs en las clicons- i t inclaa de nuestro tiempo, el cmdadano tiene que educars- -para no ser una víctima, de AU propia civilización. ExlítlrAtv íicmpre accidentes ins iw ÜITS. per desEracla; o e r o una enorme praporclón de los OUE han ocurrido, ocuvre n t n e! te ln? tar (t? ocuiTir n m a ñana, jon iitunanpínsnte evUaoles. SI e ¡conductor nect- slta ur. oí reflejos rApidCSn no ni nos is fOn nces rlo al t r a p t a s putuOÍAtlta demuestran que. las personEía andanas don Us tnA k castlffadas. Los años, la; prfoJUpicionf los sueños, Al íenlal OaiídS. lo motd Un tranvía- qulii por li soñando con su S a grada Pamllla Adveitimo a los ancianos, a los pieocupadüs, B los íoñadotcí Basta una sencilla advertencia Mire usted siempre a los lados, O bien: til en las nubaa ni en el suelo se le ha perdido a usted nado, Escoja usted mismo, lector, y no olvide la fía: cuando salfla de Casa. TomAs S- LVADÜR iDlbüiO de Mlnpote. K rti x- ic- ftí -í ¿z 3 L lT D Corrientemente. en e! entre un ¡vrmatisie- sean suí rufdas de ffoma p de acero y un bipfdo peripaiítiCD- este último es el í ue llcvn las de PCrder. í n t r? otraa ra? an? -s poique SUS huíaos ¡on mucha m i s blandas, Coipo ífl üivlo que los a vioJ- ntos ae producen ambss a dos, que dlda UTI caslii! salvando el hícho de 1 A d íirDparelün en í l daño, la cuestión j u d i c b l es dirimente en rix? ún a la uarte d? cada cual; o í 7 a a cuestión es hallar el culpable? t 4i Justicia, repito, busca ni culpable porpue e su razún d objetividad; páVa í l vul o. mus subl tlvflínrnte, l a! culpas suelen Inelinarse para el m: ptar 3 znda, E? unn ra ún callente: los de peifectos en un faro no puedm equlpjirafAe A la rotura de una bomba cardíaca. Reruerdo haber oido en un Juicio u n a ir UAcúnte confíe en los fíenos fl enos. El eícrlíor sorprendió una YEE un breva coloquio, lleno de Eobldurla humana: dos amitfos trataban do ciuiar un paseo; uno de ellos se detuvo. V a m o s- l í o el otro- ¿no ves que tenemos disco verde? SI que lo veo- -r ayondló e l pt dente- peio, lo verá í l? Y jieñalaba a un taxi que venia a bucriSi velacldadPongámonoH siempre de parte del d ¿bU, pero no 1 excuíemoí nunca cuando su propia torpeja Je pone en tranc: de u n dIsRUñto fcnpnienal- SI el propio Interesado no cuida sU preciosa existencia, ¿debun los detnüa velar por ella Social, humana, crlítlanamente, ai; el atontado de turno puíítíe cfltar bojo la acción de uti impacto emocional que cnnubile parcialmente sus facultades mentalps. E n