Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 30 P E NOVIEMBRE DÍS 195 S. EDICIÓN DE l A MAÑANA. PAG. 97 ARTE MNTÜMS DE FERNANDO DELÁPUENTE LA PUBLICIDAD EN A B C Don Federico García Sánchíz no Y DE GÜY- PÍERRE GENEUn escribe en los términos siguientes: diados siri orden ni armonía con una dicción feroz, el fallo es irremediabile. -TaimeBALLESTE; Señor director de A B, C. Ya he, dicha, púbiitamente que nada más fácil que comprobar I9 S rumores que corren acerca de Ja charla de Escritores y Artistas y que la desfiguran, pues se tomó en magnetófono; y en lo que respecta al que recoge A B C, se reducé, a que refiriéndome yo al gran difirió de Liffla E ¿Comerció, que se negó a cobrar la publicidad de as charlas en un teatro littieño, comparable, verbigracia, a lá dé los conciertos, negativa que acompañó de palabras tan íjenerosas como que había que contribuir al españolismo de mis campañas; dije que en cambio la noticia. de; que un español había Costeado unas- filas de butacas de un teatro: de Santiago de Chile para que ostentasen, como ostentan, nombres de autores españoles ún diario de Madrid había cobrado el suelto a tanto la linea. Ello es cierto y yo no tengo 1 a culpa de que por varios conductos según dice A B Q se la haya señalado a él como a! d dido eñ lá ocasión de que se trata. No bastando la identificación un periódico presti- i giosó de Madrid porque en esto, aun siéndqlo; miK ho, A B C no tiene la exclusiva. Y; concretándonos a l o de las butacas teatrales, A B C cobró, en efecto, por vía administrativa, dicha información, y a los pocos días publicó espontáneamente, otra muy elogiosa, para mí, con motivo de dicha iniciativa de honrar a los autores y áctores españoles de- Ló pe de Rueda a niíestros- días Quedají, por tanto, desmentidos en absoluto los? cOs que motivan el avisó- y protesta de A B C y no hay sino atenerse a, l testimonio- de la cihta magnetofónica. Por otro lado sabido es que uno, en su modestia, ño recurre á términos indirectos, sino qufe, por el contrai- io, declara ton sin- ceridad sus juicios respecto de la materia que por el momento le ocupa, lo que aprendí de estudiante en las lecciones consagradas a las Catilinarias y las Filípicas, nobles enseñanzas entre todas. Me ofendería a mí mismo si creyese que tengo que ampararme en la Ley de Imprenta para la publicación de estas, líneas, y meencomiendo a la caballerosidad de mis antiguos y siempre queridos y admirados, compañeros, Federico García Sanchiz. Como D. Federico García Sanchiz no rec. tifica ninguno de los ex tre mos de nuestroi comentario de ayer, no, tenía por qué aludir a una Ley de Iníprentd qué púdiáse arñ- rarlo. Generosárneiite le ofrécém- ás espacio... Pero queremos afirmar. que, si A B C ha cp brado alguna ves, por vía administrativa, informaciones que. a, éste: señor se referían, ello, lia sido a- requerimiento directo suyo. Sin conociinienio alguno, de la, Redatción del periódico. El Sr. Gatóa Sahchis tiene un negocio lícito, y él es, libremente, quien solicita para ese negocio aqueUa piiblicídad que puede, según su criterio, interesarle. Un espectador ocasional, poco hecho al ocit de la pintura, podría trker que la obra de Femando Dela, puente, expuesta en la sala Neblí- -Sarano, Sb- -réselifruto de un pintor autodidacta, ingenuo, torpe de manos e ignorante de las reglas del oficio. La realidad es piuy otra. Fernando Delapuente, montañés, ingeniero industrial, profesor- de dibujo de la Escuela de Ingenieros, fia es tudiado en, la Escuela Superior de Bellas Artesde Madrid, ha pintado durante largos años en España; Italia, y Francia, concurrió, a la ni Bienal Hispanoamericana y ha hecho exposiciones individuales en Barcelona y París. En Par- ís tiene actualmente- su estudio. Paul Guinard, director del Instituto. y F. rancés de Madrid, ha publicado íina monografía sobre la obra de este pintor. Puede argüirse que hay pintores que acapararon títulos y honores, y en su homenaje se consumieron barrites de tinta y quetnaran sacos de incienso y su obra no vale un céntimo Ño es este- el caso de Delapuente. Fernando D. elapuente hace una pintura ininersa en la estética; figurativa de actierdo con la sensibilidad cultivada de nuestro tiempo, muy atractiva y refinada. Estética figurativa no es sinónimo de estética objetiva. La de Velapuente- es s. iibjeti iia, en alto grado. Ese espedí or ocasional al que mé re feria antes podría creer, asimismo, que De, lapuente es un paisajista. Paisaia- -paisajes urbanos- -son, en efecto, los temas de casi todos los cuadros expuestos por Delapuente. En ninguno de ellos aparece figura viva alguna. Sin embargo, Delapuente no es Un paisajista. Hay pintores, que hacen Paisaje ílcíj fh Citando: pintan solarnenj; e: figuras. Dela píente hace pintura, solamente pintura, pinte, paisaje, bodegón. o retrato. ¿Quiere esto decir qiie ¡la pintura- de Pelápuerité es, por éste hecho, superior á la de un paisajista? Quiere decir, simplemente, qué los; paisfljes ae Delapuente pertenecen a tin mundo distinto al que, por li común, se- considera propio de la pintura de paisaje, calidad aparte. Los paisajes de Delapuente son, en realidad, composiciones integradas por imágenes arquitectónicas. No obstante- -y ts cit- rioso- los fragmentos urbanos de Italia mde París expuestos por Delapuente iie nen un indiscutible valor documental: ¡Qué sugestivos carteles turísticos podrían hacerse con. ellas! La pintura dé Delapuente está sólidamente trabada por medio del ún- grajismo tan eficaz como ameno. En él se ve la ruano del ingeniero, liberado del compás V la regla de cálculo, dipujando alegremena mano alzada. Est, a dibujo es el armazón seguro de la obra: de Delapuente. Sobre ese armazón extiende el. pintor inasas grises muy sazonadas, en las que vibran deliciosos rosas terreas, verdes y azules anémi- coí, naranjas secos y amarillos viejos. i ¿4: propósito de. la, pintura de Fernando Delapuente se lia citado a Van, Gpgh, a Vláminck y a Solana, entfe oír. os. Nó encuentro el menor parentesco entre éstos y aquel. Si se- me pusiera en el aprieto de empareja r tíecesariamente á Delapuente con otro pintor, posible mente lo colocaría en ún lugar próximo al extremeño Ortega Muñoz. PARA OMAS soto EL Dfi MAS ALUMNOS, SOLIDEZ Y PRESTIGIO Todos los días se anuncian fantásticas pretensiones. Nosotros sólo expon in tó HECHOS: 16 años de éxito ci eciente Introductores en España de las enseñanzas fonética (1945) radiada (1946) audiovisual (1957) televisada (1957- 58) Y AHORA LA ELECTRÓNICA único procedimiento que de verdad acelera el aprendizaje. SIGUEN LAS CLASES DORANTE LAS PASCUAS Empiezan grumos en todos los niveles a primeros de diciembre. ZONA RESIi ÉNCrAt 6 habitaciones, todas exteriores, ipafáüét, calefacción y agua caliente central; cocina de, gas y eléctrica, baño y servicios; Jardiñ, garaje, pisííina con sólariüm. Cotistrucción total lujo. Verlos: Calje B o l númer 5 é (Comienssa frente a l 107 de Av. Habana. 300 a SOb. OOb peset- as más Banco. l BSdS SERORIALES Bonificabifes, exentos 90 Avenida Islas Pilipiíiás, 4 á, zona residencial, magnificas vistas á gran explanada Ganál Isabel Ü y SieiTa; exteriores, muchk luz, suntuosa entrada, cinco habitaciones amplias, gran salón- comedor estilo americano con. chimenea, más servicios, garaje en la finca, terrazas, iiímejoEable construcción, caíefaccióh central, agua central caliente, t e léfoho con portería, parquet, aseenSot y montacargas. Precios a descontar hipoteca. 50 o primera entrega y restó facilidades. Muy comunicados. Metro, tranvías y autobuses. PARA AÜMENTAH LA RIQUEZA NACIONAL Alicante 29. Los trabajadores de toda ia región levantina han ofrecido una n- ira iñensual de su trabajo para entregar st: n- porte aL Estado, con destinó a inver- í qtíe signifiquen aumento de riqueza náciinal; tales como pantanos, carrete- as dé valor es ratégico- económico, repoblación- forestal, canales y obras de regadío, etc. L a propuesta ha sido formulada en la Asamblea de Secciones Sociales Sindicales, que ha terminado hoy. Se ha sijgerido también que se p da a. las, empresas ofrezcan, a su vez, el eqüi a- lente ecoriómico de lo que entreguen por el anterior, cOnceipJg los p. rod. uctores, -í iíra. ú uy- Pierre Geneml, joven pintor francés que expane en lámala Biosca, es un auto- i dídacta que cultiva el nigenuismo con desLAMPARÁS- SILLAS- REJAS igual fortuna. A veces acierta: y logra comENTREGA INMEDIATA poner con, piíerilidades y los colores más ácidos de Chagal un cuadro de graciosa factura naif Son mejores, relativamente, las piezas fniiy narrativas. En -loé grandes Infantas, 19 (frente Gran Vía) -MADEIB espacios sm. anécdoh, arbitrariamente, iwn- MIICMiS FIROLESi se emceM á z ¿t 0