Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIEENES 18 D E J U L I O D E 1958. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 41 í i MUERTO EN MADMD EL EX MINISTRO NECROLÓGICAS E L P RAMÓN SARABIA Víctima de una rápida y gravísima dolencia ha fallecido en Madrid el P. Ramón DE AGRICULTURA DON RAFAEL Sarabia, Redentorista. Nacido en Pola de Lena (Asturias) contaba ochenta y tres años de edad, sesenta y cinCAVESTANY co de religión y sesenfT ta de sacerdocio. K El fallecimiento se produjo repentinamente Ayer, a primera hora de la tarde, falle- ció repentinamente, de un ataque cardiaco, el ex ministro D. Rafael Cavestany. El señor Cavestany se encontraba perfectamente, hasta el punto de que había permanecido trabajando en su despacho hasta las once y media de la mañana. Minutos después de ocurrir el fallecimiento 3 a noticia fué comunicada al ministerio de Agricultura, donde produjo una dolorosa impresión, e inmediatamente acudió al domicilio del finado el titular de la cartera, D. Cirilo Cánovas. Después llegaba el ministro de Hacienda, Sr. Navarro Rubio, que desde la propia residencia del Sr. Cavestany dio cuenta de la triste noticia al Jefe del Estado. Su Excelencia expresó su sentimiento por la m Uerte del que fué colaborador suyo en el Gobierno durante varios años. Sucesivamente fueron lleg: ando el subsecretario de Agricultura, Sr. Pardo Canalís, y los directores generales del Ministerio que él regentó. Lia noticia del fallecimiento de D. Rafael Cavestany circuló rapidísimamente por Madrid, produciendo verdadera consternación. Inmediatamente comenzaron a desfilar por el domicilio infinidad de personalidades de todas las clases sociales, así como los miembros del Gobierno y los ex ministros señores Girón, Ruiz- Jiménez, Muñoz Grandes, don Carlos Rein y D. Pedro Gonzáilez Bueno, el alcalde, conde de Mayalde, don Carlos González Buenp, el duque dé Luna y muchas autoridades civiles y militares, así como. altas jerarquías dé los Sindicatos y entidades agrícolas. También acudieron, a expresar su pésame el embajador, de los E E UU. y señora de Lodse. Mediada la tarde. quedó instalada la capilla ardiente en. el que fué despacho de trabaijo del Sr. Cavestany. Velaban el cadáver los miembros de su familia y gran número de amigos íntimos. Cerca de las cinco llegó a la calle de Ortega y Gasset, 25, la marquesa de Villaverde, que expresó su pesar a la viuda, -doña Enriqueta Cantos de Cavestany, e hijos. lÉl desfile de, personalidades ha durado hasta primeras horas de la moche. También han. orado ante los restosmortales de! señor Cavestany muchos funcionarios del Ministerio de Agricultura. Durante todo él día estuvieron llegando infinidad de testimonios de pésame, de las distintas provincias españolas, y fueron asimismo numerosas las llamadas telefónicas. t o s restos, mortales de D. Rafael Cavestany serán trasladados esta mañana, a las once, al Monasterio de la Santa Espina, en iValiadolid, donde permanecerán hasta el sábado. Antes de. ser inhumados se oficiará un- funeral, efectuándose a continuación el entierro en 1 mencionado; Monasterio. P É S A M E DEL CAUDILLO 1 Y D E SU ESPOSA El conde de Casa Loja, en representación del Jefe del Estado, estuvo a última hora de Já tarde de ayer en la casa mortuoria para expresar a la viuda e hijos del Sr. Cavestany el más sentido pésame del Generalísimo Franco. El conde de Casa Loja oró después en ia capilla ardiente. También se personó en la casa mortuoria la esposa del Caudillo, doña Carmen Polo de Franco, para expresar su dolor a la señora de Cavestany e hijos. Profundamente conmovida, la esposa de Su Excelencia estuvo orando ante el cadáver del ex ministro. En las. ceremonias fúnebres, ostentará la representación del Generalísimo Franco el ministro de Agricultura, D. Cirilo Cánovas, que, lo mismo que las altas representaciones del Departamento, acompañará los restos mortales de D. Rafael Cavestany hasta el monasterio de la Santa Espina, donde, como ya se ha dicho, serán inhumados. En el balcón central del Ministerio ha sido izada la bandera nacional a media asta. Don Rafael Cavestany y Anduaga había nacido en Madrid en 1902. Fué Hijo del ilustre procer D. Juan Antonio Cavestany y Gonsáles. Ndndín, escritor, senador y académico de la Lengua. Don Rafael Cavestany cursó los estudios de Primera y Segunda Enseñanza en el Colegio del Pilar y en el de los jesuítas de Areneros, ambos de Madrid, e igualnvente en la capital, de España los de. ingeniero agrónomo. En 1925, poco después de acabar su carrera, se trasladó al África central y fundó, en la Guinea continental española, una empresa, hoy de las más florecientes en aquellas tierras. Permaneció el Sr. Cavestany seis años en África, al cabo de los cuales recorrió Europa y América. De regreso a España desarrolló sus actividades como ingeniero agrónomo d el Estado y ocupó también el cargo de intendente general de Pósitos. Poco tiempo: después fué nombrado agregado agrónomo a la Embajada de España en París. A los tres años de deseMpeñar brillantemente aquel cargo renunció voluntariamente a él y regresó a Mtídfid: Se incorporó entonces- -finales del año Í 9.35- HíZ Instituto de Investigaciones Agronómicas, pero al iniciarse la G. uerra de Liberación fué declarado cesante por las autoridades rojas, y pasó a la sona nacional. Perñíaneció algún tiempo en Salamanca, y siguió luego, en Burgas, los cursillos de teniente provisional. Con esta graduación fué destinado a la División Marroquí 150, con la que intervine en las acciones de Guadalajara, Teruel y el Ebro. Una ves retirado de la campaña, el entonces ministro de Acción y Organización Sindical, Sr. Gonsáles Bueno, le nombró inspector general de Trabajo. Una ves finalizada la Guerra de Liberación, el Sr. Cavestany volvió en Madrid a sus ocupaciones profesionales de ingeniero ngrónomo. En 1940, durante la actuación del ministro secretario general del Movimiento, Sr. Arrese, y encontrándose al frente de la Organización Sindical D. Fermín Sans Orrio, fué nombrado jefe nacional del Sindicato de Frutos y Productos Hortícolas, cargo que desempeñó durante cinco años, obteniendo también, por elección sindical, el cargo de procurador en Cortes. En julio de 1951 fué designado para dirigir el Ministerio de Agricultura. Destacado agricultor, entrañablemente unido cí los problemas del campo, que conocía como pocos- -es revelador el hecho de que una i inca de la que era poseedor fuese declarado oficialmente Empresa Modelo- desarrolló al frente de. su Departamento una labor inteligente y eficaz. Sus viajes a IiaUa ¡í N Kpesar de su avanzada edad, su actividad era extraoridinaria. H á ce unos días predicó en su tierra natal la Novena de la Virgin del Carmen. Notable orador y escritor, algunas de sus obras han alcanzado muchas bdicio n e 3. Además, su nombre quedará entre los de los grandes misioneros parroquiales españoles. Residió en Madrid la mayor parte de su vida y son incontables las personas de la capital, a las que hay que añadir otras muchas de ciudades y pueblos de España, que le tenían como director espiritual. Con motivo- de sus- bodas de oro sacerdotales, -el Gobierno le distinguió con la encomienda de la Orden de Isabel la Católica. GRATITUD La familia de D. Adolfo Torrado Estrada, recientemente fallecido, expresa su gratitud, por rnedio de, estas líneas, ante la imposibilidad materialde. íiacenlo personalmente, a las innumerables personas que le han testimoniado su. pésame. teamérica, a Alemania y a Francia, -fructificaron en un acercamiento entre aquellos países y el nuestro dentto de la iniporfantisima, rama de la actividad nacional qué le había sido encomendada. Rafael Cavestany puso al servicio de España toda. su inteligencia, su tesón y su iniciativa. A él. se debe la reforma- -aiin- no justamente valorada- del minifundio español, conocida con el nombre de Servicio de Concentración Parcelaria. Los campesinos de Cantalapiedra, en Salamanca, y los de otros muchos pueblos españoles agradecerán eter- namente. la fecunda- labor de un ministro de Agricultura que. puso su mayor orgu, llo en, servirlos y en ampliar sus horizontes. El. Plan Badajos admiración de. propios y e. vtraños, es otro exponente de la magistral visión que el Sr. Cavestany te. níá de los problemas del agro español. Su oratoria, envuelta en la lírica mejor de nuestro tiempo, llegaba al labriego de Valladolid con idéntica etnoción que al de la masía catalana, al huertano de Valencia o al olivarero de Jaérí. Fernán Peres de Gusmán, si hubiera, es crito en nuestros días sus Generaciones v Semblanzas lo habría incluido entre los hombres cabales servidores de su patria, a Ha cual rindió Cavestany homenaje con su v ida, ysu óbra i- cofno ün capitán tabfahtín, enérgico y viril -demandando para los campos irredent os la- justicia tantos siglos desnegada. Por esa, Cavestany, pasará a la historia de la agricultura nacional con- esa orla- más perenne que, el. bronce: que sólo los elegidos consiguen labrar para la posteri, dad cpniq un galardón, conquistado a pulso, sin prisft y sin pausa. El Sr. Cavestany estaba en posesión de numerosas condecoraciones. Entre ellas la Gran Cruz del Mérito Agrícola, la Gran Cruz de Carlos III y la Medalla de Oro de la Cooperación. Hijo adoptivo de- numero, sos pueblos y ciudades de España, D. Ra- fael. Cavestany. fué. una figura esencial en la recuperación agrícola de nuestra Patria.