Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, DOMINGO 15 D S J U N I O D E 19 S 8. EDICÍON DE I, A BIAÑANA. PAG. 67 a CAPITÁN GÍNERALHÜIOZ ÉANDES SE POSESIONARA MAÑANA DEL ALTO ESTADO MAYOR Visita de cortesía del señor Kónipmann a! señor Navarro Rubio Mañana lunes, a las once, tomará pose- sión del cargo el nuevo jefe del Alto Estado Mayor del Ejército, -capitán general D. Agustín Muñoz Grandes. Se la dará el saliente, teniente general D. Carlos Asensio, que, probablemente el martes, se posesionai- á d e l a jefatura de, la Casa. Militar del Generalísimo, El ministro de Hacienda de Dinamarca, que se encuentra en Madrid con carácter privado, visitó, ayer al ministro español, Sr. Na, varro Rubio. Al Sr. Viggo Karaptnann le acompañaba el embajador de su país. En la eij ¡trevista atuvieron presentes el subsecrefario de Hacienda, Sr. Cejitdo, y el segundo jefe de Protocolo de Asuntos Exteriores, Sr. Espitiosa. A mediodía se celebró un almuerzo en la Embajada de Dinamarca, al que asistieron diversas personalidades. Á R AT R OS En Italia, el presidente del Senado, Merzagora, ha dicho en su discurso inaug- ural de la nueva legrislatura: No olvidemos nunca que, allí donde el Parlamento funciona. I democracia y la libertad están a salvó de toda insidia; mientras, cuando vel. Parlamento decae, se puede abrir el báratro de la sedición y de la guerra civil. I a vaguedad en las ideas y en el léxico, la insolvencia crítica, el olvido de la evidencia de los hechos históricos, más que nunca hoy, caracterizan a esta fervorosa oratoria democrática. En eí discurso del presidente Merzagora se h a querido aludir, con oblií cua intención, a la crisis francesa y no se h a dejado de incurrir palmariamente en el achaque dé indocumentacióJi Jiabitual en estas élites Decía ya en su aleccionadora epístola, varias veces aquí citada, el Conde de líaro al Emperador, que hay dos clases de, guerras civiles; una destructiva y otra regeneradora de, las naciones. En primer lugar, olvida el presidente Merzag: ora que la Unidad de Italia- y aun el fundamento de la democracia italiana, que le emboba, tuvieron precisamente su origen -en la guerra civil. En la guerra civil tiene, también, su origen la gran democracia americana contra la secesión esclavista y antidemocrática del Sur. Esa idea vaga y aparatosa del báratro -abismo, infierno, sima, en Atenas, donde los condenados a muerte eran precipitados -aparece en la boca vulgar y henchida de lugares comunes del presidente Merzagora conio ajena a todo concepto de universalidad y distinción. Viene, ocasionalmente aplicada, por sectaria pasión de momento, al acceso al Poder del general De Gaulle, sin saber, todavía, cuál será su éxito, o quizá presintiendo, con amargura recelosa, su éxito. No se puede generídizar tanto para contentar al auditorio. Si mira por el forro a la historia de Francia, el presidente Merzagora- -tan ajeno parece a lecturas elementales- -hallará, en seguida, que sus dos reinados más gloriosos, el de Enrique I V de Navarra y el dfl Luis XIV, nacieron uno y otro del báratro de la guerra civil, movida, en el caso del Rey Sol, precisamente, por el Parlamento. Se recuerda que habiendo llegado a la C o r t e la noticia de una victoria de las armas francesas en Flandes, dijo el Rey, ado lescente aún, al Cardenal Mazarino: i Cómo rabiará e! Parlamento! Todavía, otro reinado gloriosísimo, como fué el de San Luis, restaurador del poder civil, en Francia, tuvo que salir victorioso dé las discordias civiles entre los partidos de los altos barones. En España, los Comuneros eran, en cierto modo, parlamentarios, y movieron contra el César la guerra civil. Sin la victoria sobre los Comuneros el Imp e r i o español no hubiera existido. Taaipoco el Imperio inglés hubiera existido si el general Monck no hubiese deshecho a los parlamentarios y restaurado 3 a monar iuía, con feu marcha militar sobre I ondres. Si, todavía, el sefsor presidente Merzagora conserva alguna estiniacióM. por lo que significa, en la historia universal, el Imperio Romano deiberá reconocer que no hubiera sido posible sin el paso del Rubicón, el báratro de las guerras civiles que siguieron y la ca. pitis- diminutio subsiguiente del Senado o parlamento de la República. Quede en libertad el presidente Merzagor a para preferir Zoli y Fanfani a César, a Augusto y al español Trajario y para suprimir de la historia estos báratros El general De Gaulíe, a quien, sin duda, el presidente Merzagora ha querido aludir con su apresurada teoría del báratro infernal quizás tropieza todavía con dificultades y asechanzas de la derecha y de la izquierda. Pero, a pesar d cierta incertidumbre, patente en su. momento inicial de poder, no podrá negarse que, con rapidez inusitada, h a restaurado el prestigio de Francia, h a mudado en toda el área internacional el tono de la Prensa, h a atraído a Foster Dulles, a Maomillan, a Adenauer, al propio Eisenhower a conversaciones de concordia, h á hecho subir en la Bolsa los valores, ha rebajado la tensión en Túnez y en Argel y h a comenzado a convencer al mundo de que una Francia fuerte y unida, sobre la degeneración parlamentaría, es una. seria garantía para la defensa y el orden dé Europa. LAS OFICINAS EGONOMICAS EN Hace normas de cuatro días, un croEL EXTRANJERO nista italiano, Iiidro Moníanelli, acó- gió entusiásticamente en el Corriere En cumplimiento del Decreto de 3 de della Sera la opinión de un grupo de octubre Se 1957, que reorganizaba el Serviindeterminados comensales franceses, cio de Economía Exterior, los ministros de que auguraban al general De Ga- nlie la Asuntos Exteriores y de Comercio han protriste misión de promover cOn sus errocedido a una reorganización de las Oficinas res lo mejor que podría hacer un geEconómicas adscritas a nujestras Repreneral o sea, el descrédito del Ejército francés en beneficio de la demosentaciones diplomáticas. Sus jefaturas han cracia, penas habían pasado cuarenquedado estajblecidas en la siguiente forma: ta y ocho horas cuando, algún minisEóndres D. -Manuel Orbea y Biardeai! tro o prohombre democristiano, maniininistro plenipotenciario; Roma, D. Rafestaba sus temores ante una Francia món itatoses y Martínez, técnico comercial más fuerte y unida en el continente, del Estado Jefe; Beirut, D. Francisco Virbajo el Gobierno del general De Gauile. Este es, verdaderamente, el bára. gilio Sevillaao Carvajal, ministro plenipotro porque, a fin de fiestas, como d i tenciario; Bonn, D. Mig- uel Farades Marce el refrán italiano, todos lo nudos cos, técnico comercial del Estado Jefe; Pavienen al peine Un cronista o editorís, D. Antonio Mosquera y Losada, mirialista de la Stampa de Turín, decía anteayer, más o menos: Decimos nis tro plenipotenciario; Berna, D pduardo que la democracia en Francia va tan. junco y Martínez de Azcoitia, técnico comal y la nuestra t a n bien, pero tenemercial del Estado- Jefe; Lisboa, D. Juan mos cinco millones y medio de analfaSohwartz y Diaz- Flórez, ministro plenipobetos, falta de escuelas, suburbios n itenciario; La Haya, D. Gonzalo Calderón sérables, miles de familias- sin techo, Barcena, técnico comercialfdel Estado Jefe; setecientos mil desocupados, innúmera- EstodÓlmo, D. Vicente Trelles Ánciolá, conbles jóvenes que no pueden conseguir un oficio, etc. etc. sejero de Embajada. Copenhague, D. Julio Carlos Suárez Sánchez, técnico comercial Y tenemos, podría añadir, una victodel Estado Jefe; Rabat, D. Fernando Seria pírrica en las elecciones de la demo- cracia cristiana, una dificultad enorbastián de Erice y O Shea, consejero de me para la formación de un Gobierno, Embajada; Nueva York, D. Santos Bery un deslizaíniento forzado y fatal de nardo Bollar y Layda, técnico comercial los anteriores Gobiernos de centro a del Estado Jefe; Montevideo, D. José; Anun futuro Gobierno de centro izquiertonio. -Jiménez- Arnáu Grau, consejero de da ¡Ay, señor Merzagora! ¡Muchos Embajada; La Habana, D. Gabriel Dafonte báratros hay! Lo mejor que se ccee tener, a veces es enemigo de lo bueno. Sánchez, técnico comercial del Estado Jefe; Nuestro querido, inolvidable e ingenioBuenos Aires, D. Carlos Gámir Prieto, conso amigo Curzio Malaparte solía desejero, de Embajada; Río de Janeiro, don cir: II peggio e meglio assai del bene Jesús Pintos y Vázquez Quirós, técnico coLo peor, el báratro del general De mercial del Estado; Jefe; Vrena, D. RicarGasille- -que dice e! señor presidente do Jiménez- Aráu Grau, consejero de EmMerzagora- puede ser mejor, bastante mejor, que el bien- il vene -del fuba. jada; Caracas, D. Antonio García Díaz, turo presidente Fanfani. Apenas emtécnico, coitiercial del Estado Jcle; Ankara, pieza De GatiUe y ya, universalmeníe D. Juan Juan Alemany, técnico comercial le cortejan mucho más que al pequeño íle! És- tado Jefe; -Santiago dé Chile, don secretario democristiano. ¡Mala temEduardo de Laiglesia González, primer seliora currunt! ¡Malos tiempos correa, cretario de Embajada: EL Cairo, D. FranBios mío! cisco Espinos de Motta, técnico comercial del Es. ta. do; Otta- ft a, D. Rafael Jaume Gon, záléz, primer secretario de Embajada. El ilustre charlista, que vino por primeGAHGIA SANCeiZ, EN ARGENTINA Rara las Jefaturas de las Oficinas en ra vez a la Argentina en 1926, ha dicho poco Boienos Aires. -15 (madrugada) A b o r d o Bruselas y Tánger se nombrarán en breve después de desembarcar que la charla que del trasatlántico italiano Conte Gramle ha dos técnicos, comerciales del Estado. La jepronunciará en Buenos Aires constituirá su llegado a la capital argentina el académico fatura de la Oficina de Washington será encomendada a un diplomático. i español D. Federico García Sanchiz, despedida de. l púbHcg argentino, -ÍÍ Í.