Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC EN WASHINGTON LOCO O CULPABLE, UN MAGNIFICO POETA VA A VOLVER A SER LIBRE OR las puertas del manicomio de- SfC Elízatoeth, de esta capital, si mis noticias son buenas, como creo, saldré muy pronto una figura excepcional: el primer poeta de Estados Unidos y una da- las personalidades literarias anas influyentes y tormentosas de m generación, -tea Pound, de setenta y dos años. Detenido en Italia i r las tropas amenicanas, en 1 43, tiara Pound fue devuelto a Estados Unidos y acusado de alta itraición. En 194 S, después de una intensa controversia nacional, un Jurado le declaró toco y se le confinó en el manicomio, donde ha pasado doce años de su vida. Cuando las trepas americanas lo detuvieron, Ezra PO Und sólo tenía dos cosas de americano: el pasaporte y el idioma, Lo demás era italiano, griego, provenzal, francés, español Era un e u r o p e o q u e llevaba! veinte años viviendo en Ra- pallo y que militaba apa sionadamente en todos los conflictos literarios y poli ticos de la Europa de entr 3 uerraSí Un inmenso talento literario, una alta fiebre, -poética, una pasión por el fascismo, una pro pensión a la retórica heroica y un fervor incondicional por Benito Mussolíni. Uno de los libros de Pound se titula Jefferson o Musaollni Tal era su fervor, que el Dúos le dio un cargo oficial y Ezra Pound, a través de Radio Roma, se convirtió en tino de los portavoces d la Italia fascista contra la América de moerétiea. (Pound era uno de esos expatriados literarios americanos de la primera posguerra, como Ernest He mingway, como Oertrude Steín, como Scott Pitzgerald, que no sabían qué hacer con su país y la depresión, y buscaban en la vieja Europa de la Belle apoque una salida a sus inquietudes. Se encontraron con los desastres de los treintas, las guerras civiles y la segunda guerra mundial, pero ésta es otra cuestión, Era la lost generatíon detrás de una entslequia y una fórmula universal a sus interrogantes, No la encontraron, pero escribieron admirablemente, mejor que los que se hafoian quedado en América. Su obra tiene dimensión universal. Y ello es especialmente verdad en Eara Pound, iconoclasta, desilusionado, anarquista, universalista, disidente, libertario. Pué a Europa en 180? y allí se quedó. Vivió en Landres, en V nscia, en Paris, en la Provenza; aprendió él lenwssin, el eíhtao, el japonés, estudió el inglés medieval, el latín, el griego, tradujo, criticó, creó. Su obra poética fundamental ¡se titula untos En Londres dirigió la Little Rev ew En Rapallo íundó El Exilado Pué correaponsaí de Poetny y uno de los primeros críticos que llamaron la atención sobre Rafoindra- P nath Tagore, T, S. Eliot, James Joyce. Su influencia fue decisiva en el mismo Eliot y en Archibald MiastUlsfo, Varias generadones de poetas americanos vivieron de lo que decía Ezra Pound desde Rapallo. Entre ellos, Rctoert Rrósfc y Cai l Sandburg. Junto con MacLaish, el brillante poeta de Cooquistadoi- ellos han patrocinado la campaña por la libertad de Ezra Pound, Hagamcs justicia a nuestro país y aseguremos su reputación en el mundo- -déeía hace oco Eobert Frost- no dejando morir en un manicomio a nuestro primer, ¡poeta. Todo indica, en este momento, que la apelación de los poetas será escuchada. Me consta que eíseeretario de Justicia Eira Pound, (Poto Arnold Genthe. ha planteado en el Gctoierno el caso Pound, y que existe mucha presión en favor de su libertad. Cuando se le confinó en St. Elizabeth, se hizo, natiuralmente, bajo la especificación de que el estado mental de Ezi a Pound le incapacitaba para aer sometido a juicio. Mío no cancelaba, sin embargo, la acusación de alta traición a su país por haber ayudado, en guerra, a su enemiga Italia. La cuestiión jurídica es, ah: ra, al cabo de doce años de reclusión, cómci cancelar aquella acusación. Los argumentos en favor de hacerlo citan Tokyo Rose la mestiza nipoamericana, ciudadana de Norteamérica, que hablaba por Radio Tokio durante la guerra, en favor del Japón. ¡Cumplió su. condena y se encuentra hoy en libertad. Lo mismo puede decirse de varice criminales de guerra alemanes, también en libertad. Además, ¿cuándo puede afirmarse que un acusado como Pound es mentalmente competente para ser sometido a, juicio? Aun en anormales condiciones mentales, el posto puede crear. (Pero, ¿pueda decirse lo mismo del ciudadano americano Ezra Pcund? No íaltan, dentro del Gobierno, fiscales con aitfumentos contra Ezra Pound. Se atoe que las ideas políticas de Pound no lian cambiado. Que sus pasiones autoritarias persisten. Si se le deja en libertad, Pound cuenta con medios económicos de subsistencia. Su mujer ha dicho que piensa volver a vivir en Italia. ¿Qué puede ocurrir si Pound se va de América y cae en manos de los enemigos de este país? Queda aún el dictamen del director del manicomio de St. Elizabeth, doctor Winfred Overholsen, una de las eminencias amerlc -v ñas en neurología, ¿Puede salir Sara Pound, paciente m e n t a l del manicomio? Dejarle en libertad, ¿no será un peligro para los demás o para él mismo? El doctor Overholsen dice: -43 esde que Ezra Pound ingresó en St. Elizabeth no ha habido cambio esencial en su condición. Sigue siendo el mismo. Un excéntrico, un egocéntrico, siempre dispuesto a la querella, un paranoico con manías de grandeza. Este es, en el momento actual, el caso de Ezra Pound. Repito que, según mis noticias, todo lleva a esperar que será puesto en libertad. Se sabe que en los doce años que ha pasado en St. Elizabeth ha escrito mucho. Ha p r a c t i c a d o constantemente au deporte favorito, tennis Ha recibido a sus amigos y aun extranjeros que han venido especialmente a Washington para verle. Uno de ellos es Ángel Ferrant, un poeta catalán que le admira. Eátuvo aquí hace un par de años y se las ingsnió para visitar a Ezra Pound en St, Elizabeth. Lo encontró en plena forma y salió entusiasmado de su entrevista, preguntándose por qué se mantenía al grande hombre confinado en un manicomio. Buedd afirmar que, en cuastian 11 íteiárias y poéticas, Pound es el mismo esRÍritu alerta, universa! creador, libertario dé Siempre, can la nostalgia del mar de Raipall y una rebelión- incurable contra todos los tópicos de la vida. Crso que vamos a verle pronto en litoertad. Y entonces satorenuss lo que hace con ella. José M.