Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. V I E R N E S 24 P E E N E R O DE 1958. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 53 DE NUEVO EN GRAN C ABRUMADOR 8- 0 AL Esperanzad e i la cerrada defensiva y en la violencia, el equipo andaluz renuncié a i d ji BENACIO EL GRAN JUEGO INDIVIDUAL DE LOS ASES BLANCOS Y EL AFÁN DE VICTORIA DE TODO EL CONJUNTO Bajo los poderosos focos de Chamartín se operó anoche la prodigiosa resurrección actitudes tan antideportivas como anoche. de un gran campeón de Europa. El Real Madrid desfalleciente recobró su antiguo vigor, Los- jugadores blancos se dejaron arras- su inspiración de otras horas y arrancó a un adversario duro, batallador decidido a trar a. este terreno y unos, como. Zárraga defender su reducto con uñas y dientes, un resultado abrumador. El Sevilla cayó ante y Marquitos, entraron en Sa pelea; tros cedieron en su juego- -Koi a y Gen- to- i- ioseste equipo resurrecto por el tanteo asomb roso de ocho goles a cero. ¿Qué misterioso bálsamo de Fierabrás contiene la Copa de Europa, que cura, levan- demás perdieron un. poco los papeles y el ta y vigoriza a su adalid y campeón? Tendríamos que pedir ayuda a Alvaro Cunqueiro, brillante juego ge conjunto madridista ss profundo conocedor de las historias del sabio Merlin y de las leyendas de encantamien- borró por un Sargo período. Las caídas s tos y enhecMzos para averiguarlo, si no supiéramos quién y cuándo suministró a las Kopa, Rial y Mársal, cazados a pierna liJugadores matlridistas el bebedizo que les llevó a esta jtiueva, colosal victoria. El co- bre, se prodigaron ante la mirada impávida del árbití- o, que se limitaba a castigar pero de ese filtro prodigioso no es otro, que el presidente del Real Madrid, don Santiago Bernabéu. Horas antes del partido, Bernabéu fue a El Escorial y allí se encerró con golpe francos las transgresiones de sin los caldurante upa larga hora con sus muchachos. ¿Qué les dijo? Les dijo, simplemente, uno y otro bandoque amonestar a se puso con él partido que el cltíb babía puesto en- eüos su confianza; que la afición futbolística mundial pables, y la lo bronco irritación comenzó a cunfiia tenía su mirada sobre ellos; que la Copa de Europa es una de esas grandes ocasiones por ios graderíos. a las que han de hacer honor los deportistas, y, supremo argumento, que los aficionados madrileños, ¡os fieles seguidores del equipo, los que gozan con sus victorias y El segundo gol de la noche, una jugada sufren como propias sus derrotas, tienen perfecto y absoluto derecho a aplaudirles y espléndida de Gento, e e tras varios rea silbarles; que si el. aplauso halaga, la reprobación merecida ha de aceptarse con gates soberbios centró raso para que ¡Copa déportiridad y nobleza y, en fin, que la oportunidad para una reconciliación plena con rematara imparabíentente después de na su público estaba esta, noche, bajo los ber dejado pasar la pelota Rial, Di Sté focos, en el césped fie. Chamartín. fanp y- Marsa! Stéfaao recogiera el balón y de un precio- lizó ios ánimos, peor. colocados, -no trangui Mirífico- brebaje moral. Estimulados por y las espadas- -mejor di la cordial, alocución de su presidente, to- so cabezazo ¡o alojara en las mallas se- riamos cachiporras- -quedaron en alto si villanas. nificados por el viejo afán de victoria, que concluir el primer tiempo. La violencia, Algunos jugadores andaluces levantó su fama de uno a otro confín de ron a partir de ese momento la extrema- innecesaria, injustificada, había ya carga Europa, los once muchachos del Real Ma- de sus acciones, especialmente violencia do gravemente la atmósfera y enturbiad! Romero, drid salieron anoche a jugar frente a su un partido que no tenía motivo, algunetemible rival andaluz. El triunfo rotun- que trataba- -y lo consiguió durante largos para deslizarse por tan peligrosos y anti do, indiscutible, espléndido que cosechadeportivos cauces. ron, es la prueba patente de que su punLAS EXPULSIONES TRANQUILIZAN donor deportivo está despierto y actúa. Cuando once hombres responden así a es La ovación con- que ambos equipos hatímulos, espirituales, todos los caminos de bían sido acogidos al aparecer ss convirtió la. gloria están abiertos para ellos. ahora en Una silba, no muy prolongada, Librería Reus. Preciados, 6, sirve toda pero significativa, ¡para el Sevilla. Atacó clase de revistas y litaros extranjeros. LA VIOLENCIA Y SUS PELIGROS de nuevo el Madrid, y, la primera falta sevillana, castigada con un golpe franco, El Sevilla trajo bien estudiado un- distrajo el tercer gol, origen de la catástrofepositivo cerrado, de compacta defensiva. fíe ha publicado la séptima edición del andaluza. Porque después de haber sido Cuatro defensas, tres medios y tres delan- tomo I de los Comentarios 1 al Código Citeros. Desde el primer minuto, Arenas vil de Mañresa y Navarro, los doce to- rematad el castigo, sacado por Lesnies, se emplazó en la zaga, que se alineaba así: mos de que consta están ya publicados, con un hábil cabezazo de Marsal que batió a Bustos, un cruce de palabras entre el Romero, Campanal, Arenas, Valero. La importando 2.000 pesetas. Sesenta años línea media se formó con Liz, supuesto figura como obra 1 dé consulta en los des- interior y Campanal se convirtió ea una agresión de éste, que, a puñetazos derribó extremo derecha; Ramoní, camuflado bajo pachos de Jueces abogados y. procuradoel número nueve, y Maraver. Quedaban, res. Puede adquirirse al contado o a pa- al jugador blanco. Ei arbitro expulsó a las pues, en vanguardia, Arza, Antoniet y gar en doce mensualidades. Se venden los dos, y más tarde haría eoastar en el acta que por agresión mutua. No vimos la- de JLoren. tomos separadamente, Marsal. ¿Se trata acaso de un insulto? h A la notoria prudencia de este replieignoramos. Lo cierto es que Campana! ss gue preconcebido se unió la consigna de. Manresa y Navarro: Comentarios a la instante con ceder al Madrid mucho terreno. De obli- Ley de Enjuiciamiento, Clyil (tomo VI, había conducido hasta esejugado limpio, absoluta corrección. Había garle a reñir pequeñas escaramuzas en la séptima edición) 300 pesetas. Los seis eficazmente, con moderación en los mogona central del campo y de presentarle tomos ya publicados de esta magistral el muro -sólido, camjj- aeto, cuando los de- obra importan 1.280 pesetas. En prensa, dos, absolutamente irreprochable. lanteros blancos pisaran, el área sevillana. el tomo VII. Con diez jugadores cada bando, Marawr El sistema produjo un agobio parados pasó al puesto de defensa central y la andaluces desde el primer minuto, porque Francisco de P. Rives y Martí: Condelantera, blanca se quedó con cuatro el Madrid inició el juego con velocidad curso de acreedores y quiebras con sus hombres, que empezaron a emeoii rar más raseando la pelota, combinando al primer preliminares: Quita y espera y suspen- despejado el camino hacia la meta ad contacto, y se acopló inmediatamente al sión de pagos (tercera edición puesta al versaría. I s nervios, parecían haberse dispositivo sevillista adelantando a Les- día en legislación, jurisprudencia y forT aplacado, y mes, hombre libre, -y apoyando su ataqué anularios) Precio. de la obra completa sistieran las aunque de vez en cuando pp. rviolencias extremadas de i? en Santisteban, igualmente avanzado. Así, (dos tomos) 360 pesetas. Romero y Valero, y las represalias üe Zála puerta andaluza comenzó demasiado rraga y Marguitos, renació el juego alegre pronto a sufrir un bombardeo peligroso, y, A. -Maseda: Régimen las salvó un ágil contraataque coronado por Sociedades Anónimas: de jurídico de Dos y combinativo del Madrid, que a los- -diez España minutos de. esta parte se apuntaba el cuar. un buen disparo dé Antoniet, que detuvo tomos, 240 pésetes. ¿Instituto Editorial to gol. Un penalty por haber sido deAlonso, el juego fue apretándose en el rribado Di Stéfaho en el área que éste área colorada, cuyos apuros se agravaban Reus Preciados, 6 y 23. Madrid. por instantes. ejecutó con enorme violencia y alto, sin dar tiempo a Bustos para estirarse. A los nueve minutos, una enorme incursión de Gento, apoyada por Rial. no fue REACCIÓN, DEL SEVILLA gol de milagro, y dos más tarde un avance de Mar sal sirvió para que Rial disparase, Con cuatro a cero en contra, es tíecir, Bustos rechazara en corto la pelota y Di con la eliminatoria perdida, el Sevilla ini; Í; ¡Í Di STEFAHQ. (4) KOPA (2) MAESAL Y GENTO, AUTORES períodos- -atemorizar a Genio; y Liz, que se mostraba provocativo, sucio dado al juego peligroso, y Valero, notable defensa DE LOS GOLES a quien no habíamos visto nunca asumir