Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. MIÉRCOLES 6 JJÉ HOÍ IEMBItE Í) E 1957. EDICIÓN, DE LA MAÑANA. PAG. 26 este glorioso Alcázar formaban los claus- a tí, qiíe tires bueno, generoso, Inteligente mociones de 1907 que han acudido a los actros de profesores jefes y oficiales dé muy y braTo; pai- a aámirarte a ti, -Que fuiste tos. En este casino, que se inauguraba hoy 5 distintas promocionespedagógicas. 3 Los nuestro giáeiosss Gapiíán en la guerra eue se sirvió el café y S. E. el Jefe del Estado iiabíá cultos y preparados, pero nosotros ciQMÍiJíúas. isJQ, Solo en. la- paz y que ganaste, habló con todos y cada uno de los miejnveíamos con efivifiia y admiración al site para EJsp aña... el; -progreso, 3 a- jíisíieia y la brús de la XIV promoción de Infantería, ostentaba sobre, su pecho la Cruz laurea- e s p e r a n z a da de San Fernando y tenía- -se. BLGS de- 1 Por último, -mi General, en nombré de que fueron compañeros- suyos en la Acadeéía- el cuerpo cosido a machetazos; a los tódo s) tengo; el honor dé entregarte este mia de- Toledo. Por todos se- interesó viva ascendidos por méritos de guerra; a los modestísimo- r ecuer do con la iiaSión y la mente el: Caudillo, y especialmente por. ée brillante historial militar, en fin. Sea- -esperanza dé- qué- el uso frecuente, -ufe esta aqucllós eii los- que. lá dura vida de soldado tíamos por todos profundo respeto, nn pinina, estilográfica íe ligue más. aún, si ha causado estragos, en su salud. El Jefe ¿aluda- ble teftior, ya que iodos eran JIOIH- posible fuera; a los. ius tanto, ta aman y del Estado- estuvo hora y media hablando óres de honor en esencia y superación nor te. admiran. Dios te conserve tan ágil, tari con sus compañeros de promoción, refifuerte y- tan sano como hasta aliona- para cumplir su cometido. Recuerdo con emoción, y estoy seg- aró qué paeáas eonsuicar ísi obra, que es la riendo anécdotas de. -hechos que vivieron a que a- vosotros también os. la produjo, a de España, y festejes, 1 su. tisrsipo, las juntos- y recordando nombres de tantos- -y don Hilario, por su temperamento y sus. bodas fie diamaiite- de lá proknicián. Nada tantos compañeros como cayeron eñ las más. condiciones peáag ógicas, por su aeertaño guerras de África y- de Liberación, así amor a las formas castrenses y por SH INAUGURA r i o DEi u ü CA- como los do los que han desaparecido por exquisito cnidado y acierto bien demostradistintas causas. Los diálogos estaban carSI JO D r LU IIOb dos para incaicarlas y hacerlas sentir. Creo, ctae todos recordamos los diferentes Toledo D iu ccl ui cu la gados de recuerdos de hechos heroicos de actos coinn- eia. eraíiv s de la. promoción; Academia i In i ii- L e o deí los que han sido protagonistas estos hom- recordamos también a tantos otros que Estado p o il n ic o t- i i it i imnos bres. que hoy se han reunido 11 torno- a admiraban a nuestro Generalísimo y Ca con los 111 ti Tranco. ni prodillo sin haberle llegado a ver- en 1 a cumEl Caudillo- abrazó a todos y a las cuatro bre áe su gloria, y especialmente i á don y media de la tarde abandonó el magnifico Hilario, que tanto amó el espíritu militar recinto, de la Academia de Infantería, que se mantenía en los cuadros de, niando y que dejó en nuestra formación una imacompañado en el coche por el ministro de! pronta de ixtcalculable valor, i Ejército, teniente general Barroso, y seguido en otros por sus compañeros de pro EL EJERCITO- ENJEBO TE SIGUE. moción. Al salir de. la imperial ciudad, a X TE VENERA gran gentío que 1 cubría el itinerario hizo La conjunción feliz de tales espíritus en objeto al Jefe del Estado ele una- entusiasta el maestro y discípulos y el ambiente en despedida. Entre vítores y aclamaciones el que- vivimos de austeridad, de esfuerzo, de Generalísimo Franco abandonó Toledo oa: trabajó constante y de acción, y dé ansias ra dirigirse a Aran juez. -Cifra. de, gloria 1 reforzadas, nada menos, que por esté instituto, en este patio- de Carlos V, que, por contemplarle iodos los días, es Visita de! Generalísimo al Colepara nosotros tan familiar en. su actitud gio de Huérfanos, en Aran juez y en SÍÍ leyenda, y por ías lápidas conmemorativas déírcaxKÍán- Monénó y del cadete LA POBLACIÓN LE DISPENSO Afán de Rivera, tenía -forzosamente que UNA CLAMOROSA ACOGIDA. producir excelentes resultados; cuando, Aranjucz 5. A las cinco de la. tarde salidos ya oficiales, de este, glorioso Alca. -zar, nos. creíamos Superiores, a tofio em- llegó S. E. el Jefe; del Estado al Real Siti. briagados, Henos áe -aBior- a, -España, nos de Aranjuez, donde fue recibido por un sentíamos- swsLpj- eáiíectos- éef enseres. Pen- g- ran gentío que le hizo- objeto de un. clasábamos que al E- jército, al que pertene íioroso recibimiento. Ei Caudillo se dirigió cemos; 3 a vida militar, a la ue nos en ¿I1 colegio de huérfanas Marí a, Cristirfa, tregábain os c n las esencias más paras de la Patria y las actividades más nob so i- cuya puerta formaba un escuadrón d ¿á que podíamos dedicarnos, todo ello en Caballei ía, que rindjó honores. El Caudiuna época de decadencia en que era frello descendió del coche y fué; cu. mplimenta- cuente la indignidad de 1 los malo civda do por- el capitán general de 1 a Primera danos. Han. pasado años, tres Región, teniente general- Rodrigo, con el en la; Academia, quince de: taclias, dos en cual, y con los ministros del Ejército y de África y tres en la guerra fie Liberación; eñ ambas contiendas nos, dejamos, aprola Gobernación, pasó revista S las fuerzas ximadainéilie, un treinta por ciento de que- le rindieron- -honores, entre constantes; nuestros- efectivos, y once de huelgas revítores y aplausos del público estacionado voluciímarías, vergüenzas, y humillaciones, en los alrededores del colegio. El Caudillo en que se- llegó a privarnos, del. uso del penetró en el colegio de María Cristina, uniforma por, la calle porqué; constituíaNIÑOS Y MUCHACHOS en cuya puerta fue saludado por él. presimos con la propia España objeto de irritación, y, de destrucción; y finalmente, dente del Patronato, de Colegios de Huérdesde el. año 39, dieciocho años de paz ¿fanos, teniente general Delgado Serrano; Confianza, prosperidad y fe en los destinos el del Patronato de Huérfanos- deí Ejército de la Patria, que nos trajiste tú, í. cómo de Tierra, general Villaíba; la superior- a. no vasMosá, quererte, si eres; algo nuestro, madre Guadalu- pe; hermanas- de la Sagraalgo de lo que estamos justamente orguda Familia y profesores. El Generalísimo llosos! El Ejército entero, al u pertenécentos- iodos- té quiere, y te siBué, y te Franco se dirigió al patio central, donde Venera- Masía- la mnerte. Pero nosot s íomialiah las trescientas niñas huérfanas somos de tu promoción. de jefes y oficiales del Ejército de Tierra, que se- educan- en dicho colegio, y r e- preEras tan pequeño, tan niño, cuando ingresaste, -qué rio. pedías apenas eo el se. iúacioncs de niñas y niños de los Colefusil reglamentario. Ahora eres tan grangios de Huérfanos, de los. Ejércitos de. Mar. de, que te; -colocaste a la altura de un Aire y Guardia Civil. -El Caudillo fue regigante ele. la Historia y quizá no puedas Po qi c bg ia ab iaa s n pe- cibido con prolongados aplausos de los nicon- -elí pés o de tanta gloria. sar... swj e ha e iciles j com dqs; ños, que formaban en el. patio Los- setenta supervivientes de la XIV promoción- ds- Infantería- y los de las otras iodos íot, lo ímieat s... Porque e íá BIENVENIDA Y GRATITUD DE Armas -que. el año 1887 ingresaron en SHS un, e meaMIií- asíí y s 2 ve ta ib PB p ra LAS HUÉRFANAS. respectivas academias celebramos hoy- las lo da Il ¡rviO cs Pnr u es c fo vai- Hecho el. silencie- la. niña Leonor Re- vibodas de ío con. la, promoción; venimos ble, piactsca y eleg- iirfe a la ez. aquí para, juntos, rezar por. nuestros muer lla, huérfana del teniente de Infantería don tos por. los tíe csiyeioii eri el campo del E ía y otras machas c cacior es jara Doroteo Revilla; muerto ciurante nuestra honor; y de Ja gloria, haciendo posible el 13 ño mrchaehos, m dema camine- guerra de Liberación, pronunció ante el triunfo, áe Esjtaña, y por los que iruikna, i er as de unto zapatos, etc. en Caudillo las siguientes palabras Los- ron. minios aquí para vernos, para ab a: alumnos de los Colegios de Huérfanos d? fzarrios, pjir- a. besar la. abandera como enla 4.1 planí Se los Ejércitos de. Tierra, Mar y Aire y de to- nces, y aáórarlá, como entonces, y para, la Guardia Civil, huérfanos todos de jefes, que éstos oficiales cadetes que no contemplan vean llorar a una promoció ¿fe oficiales y suboficiales, caídos unos a vuesveteranos que vivieron intensamente la tras órdenes en la guerra- de Liberación de vida de su Patria y contribuyeron a su España y otros en actos de servicio- y en salvación. Pero; sabré todo, mi General hodistintas circunstancias de la- yida, os dan rnos venido 1 para abrasarte a. ti, para erte