Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A g dr- VIERNES 1 DÉ NOVIEMBRE BE 1959. EDICIÓN 3 E JfcA MAÑANA. AG. 46 ÍNFORMACIONES TEATRALES Y CINEMA T O G R AFI CAS Estreno de JEl cuervo dé Alfonso Sastre, en el María Guerrero NUTRE DAME DE PARÍS EN EL PALACIO DE LA PRENSA, y. L GRAN JUGADA EN EL REAL CINEMA Y CINE PAZ -TA Cartelera madrileña de espectáculos para hoy se estrenó en el María Guerrerp él drama eií dos actos, or- iginal dé Alfonso Sastre, y tittilado; Él cuervo v ori un exéeleixte decorado de E m i 1 i o Burgos, un clima escénico cuidado con- exquisito primor y una dirección impecable de CIaudio de la Torre. E n la interpreta- ción se lucieron Mari -Carmen Díaz dé Mendoza, tan expresiva en, los mpmeníós dé pura dialéctica como; en los instantes trágicos; Anv gel P i c a z o segura y dominador. en su papel; Javier de Loyola, muy tajen des dicción, gesto y actitad; Luis Peña, fe- íizmerite. incorporado a la compañía, que dio v i d a intensa; y convincente a sü figura de ficción; Ma. ría Ruis, admirable y. natural, y Luisa Sala, eon calidad de gran actriz... La labor de los indoble- Ángel Picazo, Luisa Sala, MhH Carmen Díaz dé Mendoza, Luis térpretes v fué mente meritoria, parv Peña y en el recuadro, Alfonso Sastre, intérpretes y autor de que desde los prime- El cuerva estrenada anoche en el teatro María Guerrero. ros, m o m ¡e n t os un s e c i o r del publi ¿Efectivamente reviven el pasado? El hoco mostró su impaciencia y hasta podría o s decir. su- hostilidad previa, y sin em- rror mágico está logrado y conseguido en El cuervo No sólo por la intervención bargo; actrices y actores defendieron vadel amuleto con la cuerda india, que juelientemente su cometidos, dando el subrayado detoido a cada situación y a cada frase. M. resto de los espectadores aplau- dio C 6 h calor, impuso silencio a los siinuladores de la tos y entre grandes Teatiro Club ovaciones hizo que el telón se alzara reiteradamente al fin de cada jornada y qu- e el autor- y el director salieran a saludar. r Dirección: Carmen Xroiíiño y Manuel Benítez Nó es la primera vez- -Sr. Sastre- -que Continúa el gran éxito de la apasio el horror al pasado provocado por la renante obra, de vivencia se lleta al drama Ahí está, por ejemplo, el caso de El ángel del milagro dé Stefani, traducido precisamente por Traducción de José Luis Alonso Claudio de la Torre, donde la sensación trágica se, producé por volver a vivir lo qué ya ha sucedido, aunque con ligeras variantes, c o m o sucede en El cuervo Pero conste que al hacer esta pequeña POR objeción a sú autocrítica no nos guia, señor Sastre, ninguna intención adversa hacia su obra, que nos ha complacido extraordinariamente. Simplemente pretendemos llevar a su ánimo la presunción de que y la, Compañiá titulan. los críticos no somos tan incultos ni estamos tan nial enterados y preparados como usted sospecha en su libro D r a m a y Anoéjis, Pastora inaperjo y GitaMllo de Itiana inauguraron El i ueiide con un tíxafñífi 6o cuadro íláníenco que dirige y del que -la máxima atracción la propia íPááÉbra. El Duende situado e el. corázó del Madrid de más sabor, a la sombra de la Torre de los Lujaneá y del Palacio Real, está decorado con exquisito, corí- la jiísfá apta Je tipismo que réchaísa lo recargado. Actuó él cuadro completo, que está compuesto por los tocaóres Paco Aguilera, padre, y Manolo Oarzón; los cantaores El Niño de Osuna Gaspar y Perillo, de Jerez, y ftlaera de Sevillaj: las cantaoras Fernanda, de Jerez, y Car aielilla, de Granada. Forman, asimismo, en el cuadro Pepe, de Cádiz j M tilde, de Sevilla; Toñir España, l a lioli Paco Aguilera, hijo, V Rafael, el. Gitano de Sevilla. Desde primera hora de la ¡xwü El. Duende estuvo cOucurridísteio por el más selecto y distinguido público, qusí aplaudió y jaleó cada canciéa y cada Pero lo más iniportálite del espectáculo füé Pastora, la incomparable Pastora Iniperio, con su. gracia siem pre fragante: y la éxtraordinafia beile za de su bailé. Pastora I m p e r i o y Gitañülo de, 1 Triana hiciferon los hoiíores de El Duende a sus invitados, enáéé los que abundaban las- personas ilustres de la vida española. Desde ahora, El Duende será uno de los espectáculos HiSs interesantes de los que Madrid ofrece. ga y rejüega en la acción muy oportunamente como un dato inmediato de 1 conciencia sobre el que se apoyan una. y otra vez los personajes, o por las alusiones a los misterios metapsíquicos de la India, sino porque. la trama, Vuelta. a trabar con su obligado desenlace, mantiene nuestro interés y nuestra inquietud hasta el último momento. 5 también hace- sentir eii caT siones ese mismo mareo dé la tierra que. se detiene en su giro, o que adelanta o atrasa el paso del tiempo, al que se refieren los protagonistas de la obra. cuyo único antagonista es justamente la- muerte ineludible, el misterio, el hálito sobrenatural... La. mención del poema de Poe, que justifica el título, llega én el momento oportuno, cuando el autor, renunciando deliberadamente a todo truco de galería como pudiera haber sido una- tercera aparición de Laura deja á Alfonso y a Juan en puro coloquio reoapitulador y después a Juan solo, enfrentado con el patético Nunca más No se confunda El cuervo con un drama más de muertos o dé aparecidos. Acoplado a seis personajes- -sustancialmente a cinco- tiene el vigor de diálogo, la hondura de pensamiento, la soltura de movimiento, de entrada y salida, y de ritmo teatral de una pieza dramática de noble ambición y de oficio experto. Desde Navidades en la casa Bayard de Thorton Wilder, no habíamos conocido una obra tan densa y profunda, tan bien construida y tan limpiamente atrevida sobre el tema tiempo pomo ésta de un autor español de treinta y un áñOS que es, ya, un auténtitsó dfamatnrgo pí so manera de concebir, de abordar y afrontar y de dar realidad a los fantasmas de sus preocupaciones f dé sus sueños. Conste así, porgue ño nos duelen prébdas, es decir, porque, más que nada, nos. parece un disculpable desahogo juvenil aquel vejamen a la crítica impreso en Drama y sociedaa -Alfredo MARQUE 5 ME. REPOSICIÓN ÚRICA EN. EL ALCÁZAR Ayer hubo reposición lírica- en el Alcázar. Las populares obras Los cadetes- de la reina y El santo de la Isidra ixterm baile. EL COM 0 DRO FLAMENCO DE A ÍMPEÉIO ENRIQUE DIOSDADO MÁRY CARRILLO sociedad -Todos los propósitos que Alfonso Sastre alimentaba en El cuervo se han cumplido: la sensación de horror y misterio que dimana y trasmina de su obra es extraordinaria. Deliberadamente, el autor no rehuye el riesgo de caer incluso en el gran guiñol, acumulando elementos empavoreeedores. tos personajes; viven en una tensión permanente de angustia. Sus palabras se ciñen y acoplan exactamente a la expresión de Jo otié piensan y sienten. ¿Viven ío sueñan? ¿Sufren un delirio colectivo? SOLAR INDUSTRIAL Doctor Esquerdo- Acogido, Vendo. Teléfono 28 47 49,