Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DON JOSÉ LORIDO LOMBARDERO: UN ASTURIANO, A LA CAREZA DE LA METALURGIA Y FERRETERÍA DE CUBA s uno dé los fundadores de la Antillana empresa de gran porvenir para la economía cubana Las tierras asturianas que lindan con el rio Eo han sido siempre cuna de hombres esforzados y animosos, ue acometieron grandes empresas. ie allí fue el famoso economista e industrial don Antonio Raimundo Ibáñez, que fundó los primeros Altos Hornos de España, dando asi comienzo a la moderna siderurgia y que llevó a nuestra Patria las primeras máquinas de vapor. A. esta estirpe de hombres emprendedores pertenece don José Lorido Lombardero, una de las personalidaMes más descollantes de la poderosa colonia española- de Cuba, el cuálj como su antecesor de nace dos siglos, funda en la Gran Ántillá importantes industrias y comercios relacionados con, la metalurgia, v da impulso, en la isla, a este ramo de la actividad industrial tan indispensable al progreso moderno. Don José Lorido Lombardero nace en 1886, en Taramúndi, pueblecitó asturiano situado en el extremo occidental del Principado, limitando con Galifcia. Allí estudia, y a los quince años, en 1901, se traslada á la ciudad de Orense, donde se inicia en el ramo de la ferretería, que no había ya de abandonar en toda su vida. El joven Lorido estudia, trabaja y tiene nobles ambiciones de triunfar en la vida. Por eso sé embarca rumbo a La Habana en el año 1906. Sus conocimientos comerciales en ferretería le deparan en seguida un buen empleo en la Casa Araluce, Aja y Compañía situada en el corazón de la vieja Habana, entre las típicas calles de Aguiar y Lamparilla. Es un viejo barrio centenario, lleno dé sabor tradicional y de comercio antiguo, prestigioso, sólido. Enmarcado en él ha de realizar toda su obra el señor Lorido. Paso a paso, don José Lorido va icubriendo las tradicionales etapas de la vida mercantil. De empleado asciende a encargado jefe de la Casa y después a participar como socio. Allí permanece durante mas de un cuarto de siglo, hafta 193 ü en que pasa a ser socio y director de la importante firma Machín Waal y Cía Seis años después se establece, por su cuenta con plena independencia, fundando, en la calle de Mercaderes, 202, esquina a Lamparilla, los grandes Almacenes de Ferretería que llevan su hombre. Ocurre esto el año 1941. Estos Almacenes Lorido son hoy Nk) S más importantes y prestigiosos del ramo en la isla de Cuba. Representan a grandes Casas extranjeras y tienen un magnífico y completísimo surtido dé los más variados artículos. Tiene, por ejemplo, la distribución exclusiva para Cuba de la American Steel Wire una de las grandes fábricas del mundo que elaboran cables de acero preformado y rejas y cercas gal- S Don José Lorido Lombarder i granizadas. Representa, además, toda clase de artículos en general de su ramo, maquinaria y clavazón. En la actualidad, el Sr. Lorido es uno de los principales fundadores e impulsores de la Compañía La Antillana que instalará en la isla unos grandes talleres de fundición, forja y manufactura de herramientas y objetos metálicos para, cubrir vastas demandas del mercado cubano, creando asi una importante industria nacional que contribuirá eficazmente al desarrollo v la libertad. económica de Cuba. EÍ señor Lorido está casado con una dama española, asturiana como él, natural de Ribadesella, doña María de la Paz Diego Alvardiaz, y tiene tres hijos, don José, don Ramón y doña Carmen, que colaboran eficazmente con su padre en los grandes éxitos de sus empresas. GoZa don José Lorido Lombardero dé gran prestigio en los medios financieros y sociales de La Habana, dorih de su reconocida solvencia, su dilatada experiencia eii los negocios y sus grandes dotes humanas, le han llevado al desempeño de importantes cargos en diversas entidades. Es consejero de la Compañía de Seguros de Comerciantes y Detallistas de Cuba director de la Compañía Inmobiliaria Diego, S. A. directivo déla Asociación Nacional dé Ferreteros y presidente de honor del Club de Ferreteros de La Habana. Pertenece también al Centro Asturiano, al Casino Español y a la Cámara de Comercio. Él señor Lombardero no ha olvidado nunca a su Patria de origen. Viaja con frecuencia a España y pasa preferentemente temporadas en Asturias, í ien en Taramúndi, lugar de su nacimiento, bien en Ribadesella, tierra de su esposa, donde el matrimonio posee un magnífico chalet. -En cuantas empresas españolas se promueven en Cuba para mejor servicio y beneficio de España está presente y en primera fila, el patriótico entusiasmo de este asturiano triunfador. Juan VALDES DÍAZ