Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. J U E V E S 28 DE MARZO DE 1957. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 35 HOMENAJE A DULCINEA DEL TOBOSO ORGANIZADO POR LA SOCIEDAD CEREL MUNDO SE ENFRENTA AHORA CON UN NUEVO PELIGRO: EL INHERENTE A LA REVOLUCIÓN TÉCNICA Mr. Michael de ía Bedoyere disertó ayer en el Ateneo acerca de La revolución industrial y técnica europea y la base de los valores cristianos En el aula pequeña del Ateneo pronunció ayer una conferencia, dentro del ciclo Las ideas, la política y la economía en la Europa actual el director de The Catholic Herald, de Londres, Mr. Michael de la Bedoyere, que desarrolló el tema La revolución industrial y técnica europea a la luz de los valores cristianos Comenzó refiriéndose a la aparición de los problemas reales en el campo económico y social en los siglos xv y xvi. El cristianismo se enfrentó entonces con una revolución económica tan desconcertante como la mucho mejor conocida de los sigios x v í n xix y xx Quedó demostrado claramente entonces que. la forma en que la Iglesia había aplicado su doctrina social a las condiciones rurales de las primeras épocas, no podía ser adaptada a las nuevas circunstancias. Sin embargo, lo que no cambio en aquella primera revolución fuá el principio cristiano de que la riqueza debe servir al destino espiritual de los hombres. El mundo se enfrenta ahora con un nuevo peligro: el inherente a la revolución técnica, a la tecnocracia, al poder de la máquina y, por tanto, de lo impersona! Pero los problemas no radican en la máquina en sí, sino en el punto de vista que adopta el hombre respecto a la relación entre ella y el individuo. Destaca en este sentido el ejemplo de la aplicación de ia energía atómica: Los hombres no se han preguntado sobre si la explotación del descubrimiento con fines destructivos es compatible con la sensatez moral. Como origen de este erróneo planteamiento, señaló Mr. Michael de la Bedoyere el abandono de una verdad básica: la de que la economía y la política deben, ser sometidas a la ley superior del espíritu. Como solución, está el insertar nuevamente en la base de la técnica y de la industria la realidad de que el ser humano está creado a imagen de Dios. La Iglesia y la cristiandad no pueden ser consideradas como una especie de devoción privada o como un negocio cuyo único fin sea salvar el alma, sin que nos perturbe en nuestros asuntos terrenales y en nuestras ambiciones. Incluso pensadores no, cristianos coinciden en este punto, cuando examinan el Varias artistas de la escena representarán monólogos en el papel de personajes femeninos del Quijote Organizado por la Sociedad Cervantina se celebró ayer por la tarde en el teatro del Círculo de Bellas Artes un acto de homenaje a Dulcinea del Toboso, la inmortal figura femenina del Quijote Disertó ei Sr. Astrana Marín sobre Las mujeres en la vida de Cervantes y concluida su conferencia leyó él mismo unas cuartillas de D. Antonio S. de Larragoiti, presidente de honor de la Sociedad. Después intervinieron las actrices María Dolores Pradera, María Fernanda Ladrón de Guevara, Florinda Martín Mora, Laura Medina, Aurora García Alonso, Carmen Alvarez Buylla y Ena Sedeño en sendos monólogos representativos de los personajes de Dulcinea; Dorotea, la Duquesa, Altisidora, La Pastora Marcela, Zoraida y Teresa Panza, respectivamente. Para todas hubo abundantes aplausos y la ofrenda de ramos de flores. Cerró el acto el novelista D. Alberto Insúa con unas palabras acerca del tema Otras mujeres del Quijote El Sr. Insúa dio las gracias a las actrices que habian intervenido e impuso, entre manifestaciones de simpatía del público, a María Fernanda Ladrón de Guevara la Medalla do Oro del Círculo de Bellas Artes. Agradeció la distinción y los aplausos y a solicitud de María Dolores Pradera ocupó el trono de Dulcinea, situado en el centro del escenario. problema del mundo actual, y se ven forzados a aceptar una solución religiosa. Mediante un análisis frío y científico, descubren que la felicidad de los seres humanos, tanto social como individua hno: U; debe depender del olvido de! n iet 1 -r a nales, y también de buscar lo divino, no sólo en el claustro, sino en nuestro quehacer de cada día. Nuestro comportamiento estará así de acuerdo con la pauta que planeó Dios para el mundo. Mr. Michael de la Bedoyere fue muy aplaudido al terminar su disertación. A continuación se celebró un coloquio sobre diversas cuestiones relacionadas con el tema de la conferencia. NOVENA LECCIÓN DEL CURSILLO LA MUJER ANTE LA LEY Con la asistencia del presidente del Tribunal Supremo y vicepresidente de la Corporación, Sr. Castán, y de los académicos señores Ubierna, Bofarull y Castejón, y ante un auditorio en el que destacaban representaciones de distintas agrupaciones femeninas, explicó ayer en la Real Academia de Jurisprudencia el académico correspondiente y abogado D. Antonio Cases el te; i; a Los derechos de la mujer casada Rindió al comenzar un homenaje a la mujer española, plenamente capacitada mee intelectualmente para obtener el patrimonio legal que pide, y que es justo reconocerles, y estudió la evolución de la capacidad jurídica de la mujer desde la conventio in mann romana hasta la munt germánica, destacando la influencia decisiva de la costumbre ibérica en el desarrollo ele esos sistemas legislativos romano y germánico en cuanto a la mujer se refiere. El Sr, Cases solicitó se llevaran a Ja realidad las conclusiones del III Congreso Na- EL MONUMENTO A DON JACINTO 3 ENAVENTE Porque el autor tle la carta que transcribimos viás abajo, D. José Domínguez, que vive en Almirante, 3, es madrileño, y como madrileño, horro de pasiones localistas, y muy parecido, por lo tanto, al glorioso escritor cuyo monumento en Madrid todo el inundo anhela, aunque pocos a. él colaboren pecuniariamente, con mucho gusto publicamos la carta que con fecha 26 de marzo nos envía, y qiie dice asi: Muy señor, mío: He leído el artículo publicado el día 23, titulado ¿Quién era Jacinto Benavente? D. Jacinto Benavente fue hijo del doctor D. Mariano, íntimo amigo de mi padre, y el médico de mi infancia, por ese motivo muchas veces iba a casa con su hijo Jacinto, algo mayor que yo, por cuya razón, en cartas que poseo de él, recordaba perfectamente a mis padres; ahora bien, vamos al grano como vulgarmente se dice. Como español y paisano de D. Jacinto, lamento el. que la suscripción iniciada para costear el monumento en su honor, no esté ya cubierta; razones, dos. D. jacinto era madrileño y no fue político, fue sólo un gran talento como escritor y comediógrafo; si hubiese sido gallego, o de otra región cualquiera, sus paisanos ya habrían contribuido con creces para reunir los fondos necesarios. Pero los madrileños no sentimos ese amor a nuestra patria chica, que todas las demás- regiones anteponen a su amor a España, y ahora quiero exponerle lo que creo que debe hacerse para cubrir- la suscripción. La Sociedad General de Autores españoles debe obligar a todas las empresas teatrales para que el día del próximo ani- versarlo de su muerte todas las compañías ¡celebren por la tarde la representación de 1 una de sus comedias, y el ingreso total de la i taquilla y los derechos del autor se ingrese! a favor del monumento, y toda la Pren- a de España redamen a sus lectores madrileños su donativo, por pequeño que sea, así como a los de las demás regiones. ¿Hace íni idea? Aprovecho esta nueva ocasión para quedar de usted afectísimo amigo y seguro seryido. rq. e. s. m. j ¿osé Domínguez. ga u n a d fias tíG V