Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A BR M A R T E S 26 DE J U N I O DE 1956. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAO. SI se logró que a las seis de la tarde quedase suspendido el suministro p r aquélla conducción y descargada- la 1 nea. Hacia las diez de la noche del domin o quedó libre y reparada la vía sobre la cual ocurrió el choque. Durante todo el día del dbmingo, el per- sonal de la R. -E. N. F. i. devolvió los equipajes que fueron reclamados por sus dueños. El resto pasará a disposición del juez. El Sr. Peironcey maní: esto ayer que no pueden establecerse aún las causas del accidente. La R. E. N. F. ü. por su parte, practica una información, independientemente de la actuación j idicial, que se está realizando con celeridad. INDEMNIZACIONES A LAS FAMILIAS DE LAS VÍCTIMAS Ayer por la mañana se personaron en el Instituto Anatómico Forense, y allí permanecieron todo el día, un inspector y un perito de la Comisaría del Seguro Obligatorio de Viajeros, señores Mañueco y Miró, respectivamente, para ponerse en contacto con los deudos de las víctínas y determi- nar quiénes son, en cada caso, los benefi- ciarios, con objeto de que el pago de indemnizaciones se realice ráf idamente. El jefe administrativo del Instituto, señor Espín, atendió a las familiasV ayudó a los funcionarios del Seguro en su labor. Las indemnizaciones a satisfacer son: cincuenta mil pesetas a los herederos de quienes perecieron en el acc: dente; cien pesetas diarias durante un p: ríodo máximo de 150 días, a los heridos graves, y eincuenta pesetas, durante treinta días como máximo, a los leves. TRASLADO DE TRES CADÁVERES El médico forense D. Modesto Fernández Piñeiro practicó las autopsias y ayer tarde se inició el traslado d; los cadáveres a los respectivos lugares de ¡enterramiento. Los del niño Pedrito Lorite, maquinista Eufrasio Rigaud y soldado P dro Milla, fueron sacados del depósito. Del primero se hizo cargo la familia. Los otros dos fueroa llevados a última hora de la tarde, a la estación de Atocha, para ser trasladados a las localidades donde re idían las victimas. INSPECCIÓN OCULAR EN EL LUGAR DEL SUCESO Se ha personado en el sumario el fiscal D. Ernesto Palacios, y ho realizarán las autoridades una inspección: acular en el Iu- gar del accidente. El maquinista y el fogón ero del tren de mercancías, Julián Casado de los Santos y Francisco Carrascosa G miacho, quedaron a disposición del juez desde la noche del sábado, y la autoridad judicial ha or- denado que comparezcan t ambién el maquinista y el fogonero del carreo, José Gómez Calcerrada y Santiago Camacho León, los cuales siguieron viaje c on el resto del tren. ¡El Sr. Casado de los San tos ha manifestado que después de estar c tenido su tren ante la señal anterior, hab a reanudado la marcha lentamente v llévala velocidad no superior a diez kilómetros por hora. Sin embargo, el gran peso d convoy, compuesto por 39 unidades y ur peso de arrastre de 617 toneladas, aume tó la violencia de la colisión. Se han conocido nuevos detalles de las circunstancias en. que se rea lizaron los primeros trabajos de salvamei íto, bajo lluvia torrencial. Con los dos inspectores d Policía, lapa reja de. la Guardia Civil que realizaba- el servicio de escolta en el treí; y otros tnieni- Et DOMINGO FALLECIÓ OTRA DE LAS VICTIMAS DEL CHOQUE DE TRENES OCURRIDO A LA SALIDA DE LA ESTACIÓN DE ATOCHA Asciende a diez el número de muertos, y el de heridos se aproxima a ochenta TREINTA Y NUEVE UNIDADES, CON UN PEiSO DE SEISCIENTAS DIECINUEVE TONELADAS, COMPONÍAN EL TREN DE MERCANCÍAS QUE SE PRECIPITO SOBRE EL CORREO DE ANDALUCÍA Alrededor de las cinco y media de la madrugada del domingo, ya con las primeras claridades del amanecer, fue extraído de entre los restos destrozados de uno de los coches, el último de los viajeros del correo de Andalucía que resultaron muertos en el choque ocurrido a medianoche dei sábado frente al apeadero de Santa Catalina. Gou él se completaba el número de nueve ntuertos de que dábamos cuenta anteayer, poro desgraciadamente hay que agregar, otro por fallecimiento de uno de los heridos, en el Hospital Provincial. La imposibilidad de comunicar por teléfono dssde el lugar del accidente dificultó e trabajo del redactor de A B C allí enviado, que sólo pudo hablar dos veces con el- periódico, y ello desde un lugar bastante alejado y. de difícil acceso desde la vía: la fábrica Río Cerámica situada en pleno campo, y cuyo encargado, D. Evaristo Mendoza, a hora tan intempestiva, tuvo la atención de franquear a nuestro compañero el acceso a su oficina para utilizar el teléfono. Pasadas las primeras horas, durante las cuales ise realizó con increíble rapidez, en las más adversas circunstancias, la evacuación de los heridos, se desarrolló la labor lenta, tena? y no exenta- de peligro para quienes en- ella participaban, de extraer los cadáveres. Algunos de éstos aparecían fuertemente aprisionados entre los restos ¡del último coche, que prácticamente tuvo que ser despedazado, en su parte posterior, mediante soplete de soldadura. La escena era estremecedora. En torno a los vagones siniestrados se veían, esparcidos por el suelo, restos dé meriendas, prendas de ropa, bolsas de viandas aun intactas, etc. El soplete iluminaba intermitentemente con destellos lívidos el tristísimo escenario. Ya el Juzgado de guardia se había retirado; del lugar del suceso, lo mismo que otras autoridades que en él hicieron acto de presencia a primera hora, entre ellas el jefe superior de. Policía, Sr. Armero; el jefe de la ioi Comandancia de la Guardia Civil y el teniente coronel Arellano. El capitán Bas y el teniente Vizcay, de la Guardia Civil, permanecían allí con fuerzas de los puestos de Vallecas y San Fermín. Los trabajos eran dirigidos, en su aspecto técnico, personalmente por el ingeniero director de la segunda Zona de la Renfe, D. Manuel Peironccy. Mientras unos operarios trabajaban sobre los restos de los coches, otros realizaban trabajos de consolidación de la vía y retiraban los pesados juegos de ruedas. Casi al mismo tiempo que. se rescataba el último cadáver, quedaba expedita la vía descendente, por la que alrededor de las siete. de. la mañana circuló ya el primer tren. LA RETIRADA DEL MATERIAL El dejar libre la vía en que ocurrió el siniestro fue labor que se prolotígq duran- te todo el dia. En ella se utilizó una grúa de setenta toneladas de fuerza, y para emplazarla en el sitio conveniente fue necesario solicitar que se suspendiese el transporte de energía eléctrica por la línea de alta tensión que quedaba sobre el- último coche. Realizadas ias pertinentes interconexiones NEVERAS Para hielo, en madera, desde Metálicas, desde 390 775 Eléctricas, desde r 4.500 Neveras para coche v bolsas- nevera portátiles. Gran variedad de marcas y modelos. -También heladoras, batidoras y exprimidores eléctricos. Cubos para hielo y para enfriar botellas. Cocinas. Lavadoras. Muebles para cocina y el office Enceradoras. Jarras y cajas de materia plástico para neveras. Servicio para hoteles, restaurantes, bares, cafés, cafeterías. UN SACERDOTE. EN OS TRABAJOS DE SALVAMENTO PLANTA- SOTANÓ de Galerías Preciados