Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. DOMINGO 1 DÉ. A B R I L DE 1956. EDICIÓN DB LA MAÑANA. PAG. 73 Embajada de España y otras varias de los hijos de los miembros del Cuerpo Diplomático. -Efe. EL SEPELIO Lisboa 31. Bajo un cieb nublado se efectuó el entierro del infante D. Alfonso de Borbón. Uña hora antes de la fijada se habían corgregado en el exterior de Villa Giralda unas tres mil personas. Entre las primeras personalidades que acudieron a la residencia de los Condes de Barcelona figuraba D. Ignacio Muguiro, ministro de la Embajada de España, que ostentaba la representación oficial de España, por encontrarse en cama el embajador, D. Nicolás Franco. En la Embajada de España en Lisboa y en el edificio de la Cancillería y el Consulado, la bandera española ondeaba a media asta. En avión militar llegaron por la tarde el duque de la Torre, preceptor del Prín- r cipe Don Juan Carlos; los Infantes Don Alfonso de Orleáns y Don Fernando de Baviera. Les esperaba en el aeropuerto el agregado militar a la Embajada, de España, coronel Gutiérrez Flores. El traslado de los restos mortales de Su Altera el Infante Don Alfonso ha constituido una impresionante manifestación de duelo. A las once cuarenta y cinco de la mañana- -doce cuarenta y cinco hora española- -fue sacado el féretro, de caoba y con sen- cillas incrustaciones. En la presidencia del duelo figuraban Sus Altezas Reales el Conde de Barcelona y su hijo, el Príncipe Doii Juan Carlos, este último con uniforme de cadete del Ejército español; D. Ignacio Muguiro, ministro consejero de la Embajada de España, que ostentaba la representación del Jefe del Estado, Generalísimo Franco; S. M. Humberto de Saboya, el Nuncio apostólico, el ministro de Asuntos Exterires de Portugal, profesor Paulo Cunha y su esposa y el jefe de la Casa Militar del Jefe del Estado portugués, coronel Franca. La comitiva fúnebre se puso en marcha en automóviles, y desde Estoril se dirigió al cementerio de Cascaes, distante- tres kilómetros, y en el que en una humilde sepultura provisional quedarán de momento los restos del Infante. Desde la capilla fue conducido el féretro al lugar de la inhumación. Inmediatamente detrás iba el Conde de Barcelona, a quien acompañaban los representantes de los jefes de Estado de España y Portugal. A las doce y cuarenta y cinco, hora local, recibió cristiana sepultura el cuerpo del malogrado infante de España. Su Alteza Real el conde de Barcelona arrojó tierra española sobre el ataúd en el momento de procederse a su colocación en el nicho. En el cementerio se hallaban, entre otros, el infante D. Duarte Ñuño de Braganza, el infante D. Gonzalo de Borbón, el príncipe de Torlon- ia, el archiduque José Francisco de Austria, las infantas doña Felipa y doña Adelaida de Braganza; el almirante Horíy, ex regente de Hungría; él embajador de los Estados Unidos, el encargado de Negocios de Suecia, los ministros de Austria y Venezuela, c! almirante Nuo de Brion, comandante de la fuerza naval metropolitana portuguesa; D. José Federico Ulricli, ex ministro y actual presidente de la Junta de Energía Nuclear de Portugal; el duque de Pálmela, ex embajador de Portugal en Londres: el secretario nacional de Iníor- PÉSAME DEL JEFE DEL ESTADO ESPAÑOL Lisboa 31. El Jefe del Estado español, Generalísimo Franco, tan pronto como tuvo noticia del mortal accidente que sufrió el Infante D. Alfonso, envió un telegrama de pésame a, SS. AÁ. RR. los Condes de Barcelona. Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores, D. Alberto Martín Aittajo, telefoneó a Villa Giralda para expresar asimismo su condolencia. Efe. mación, D. Eduardo Brazzo; el director de la Emisora Nacional, D. Antonio Ec, a de Queiroz; D. Andrés Navarro, en representación de la Legión Portuguesa; el- cónsul general de Francia, el gobernador militar de Badajoz, numerosos aristócratas españoles y portugueses y muchísimas personas de condición humilde de Estoril y Cascaes. La mayoría de las señoras quedaron en Villa Giralda acompañaron a Su Alteza Real la condesa de Barcelona. -Efe. DOÑA VICTORIA EUGENIA, PROFUNDAMENTE AFECTADA Lausana 31. La noticia de la muerte de su nieto, ha impresionado profundamente a S. M. la Reina Doña Victoria Eugenia. -París 31. El infante. D. Jaime de Borbón encargó a su hijo, el infante D. Gonzalo, que le representara en el entierro del príncipe D. Alfonso de Borbón. Don Gonzalo se encuentra actualmente en Madrid, Poco después de tener noticia de la muerte del infante, el duque de Segovia manifestó a un grupo 3 e periodistas: He. telegrafiado inmediatamente a mi hermano para LANAS Para vestidos: alpaca- satén, lanapiél, duvetina kronky. Ver di; piel- melocotón. punto y escoceses. Para conjunto dé chaqueta y falda y trajes de chaqueta: zibeline, tejido de artesanía, es puma de lana, amazona, shétland, satén- gabardina, franela- dique, jaequard, otQmán bicolor, chamois, tweed... Toda la gama de tonalidades en amarillo, beige, quisquilla, rosa, blanco... Muestras a provincias. Galerías Preciados