Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
A B C. DOMINGO 5 DE F E B R E R O DE 1955. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 69 como los que tiene publicados podrían Uenarse con esos trabajos, que. hacían de él uno de nuestros primeros escritores de periódicos. Pero, además, Araujo- Costa colaboraba a menudo en las más importantes revistas, y también para la radiodifusión. Radio Nacional, de España le contaba entre sus más ilustres y estimados colaboradores. Tenía el gran escritor un acendrado amor a Madrid, de donde era hijo. Conocía a fondo la historia de la Villa y sabía infinidad de anécdotas que narró con extraordinaria amenidad en alguno de sus volúmenes. Alrededor de treinta libros deja publicados D. Luis Araujo- Costa. Glosas, biografías, estampas, ensayos, estudios de comentario y de crítica, etc. son los temas predominantes en el conjunto de esos tomos. De ellos citaremos los que a nuestro juicio, y según los de autorizados comentadores y tratadistas, son los más sobresalientes en el acervo que lega el eminente escritor, al que ahora lloramos: Francia, el noble país La civilización en peligro El cultivo de las Humanidades como lazo de unión iberoamericana Una española en Francia La Emperatriz Eugenia La realidad de la Monarquía en el pensamiento contemporáneo La historia de España en las comedias de Lope de Vega Aportaciones del teatro la cultivación del espíritu Liturgia teatral Madrid, florón de España San Isidoro, arzobispo de Sevilla Biografía de La Época Biografía del Ateneo de Madrid Biografía del barrio de Salamanca, Princesas de Francia en el Trono español durante el reinado de la Casa de Austria La literatura en tiempos de Alfonso II, el Casto y sus últimos volúmenes Hombres y cosas de la Puerta del Sol y Una pagoda china en la calle de San Bernardo Por el barrio de esta calle- -que llamó Emilio Carrere. barrio latino matritense -sentía Araujo- Costa singular predilección. El ilustre escritor fallecido estuvo a punto de ingresar en la Real Academia Española de la Lengua- -contaba para ello con mayoría de votos- pero una maniobra política de la República le impidió ocupar el sillón de académico. Fue contrario a cuanto significó el nefasto régimen implantado el 14 de abril de 1931, -y su amor a España y a sus principios tradicionales, así como sus arraigadas convicciones religiosas, le hicieron objeto de persecuciones durante la revolución marxisfa, del 36. Entonces fue detenido y conducido a una checa, escapando Jvilagrosamente de la muerte. El ilustre escritor fallecido e inolvidable colaborador de A B C hacía normalmente una vida recoleta. Pero si solía encerrarse en sí mismo y aislarse por lo regular, para meditar, estudiar y escribir, su cora son era una abierta ventana a la comprensión y la generosidad, y tenía siempre a punto el noble comentario para la labor de sus colegas y dispuesta la voluntad para atender a todo el que iba a él en busca de ayuda. No solía acudir a tertulias, ni a mentideros, porque prefería laborar, junto a sus, libros y al lado de su familia, entre las mismas paredes que habían contemplado su infancia. Sólo hemos trazado unos rasgos de don Luis Araujo- Costa, quizá con la torpeza que ha producido en nosotros la dolorosísima impresión de su pérdida, de la pérdida del hombre todo bondad y del eximio lite- 1 rato, erudito y periodista, perfecto caballero, católico y español, todo dignidad y nobleza. Así hoy sentimos un dolor profundo y una tristeza inmensa, que A B C comparte con la viuda del finado, la virtuosa dama doña Encarnación Valenzuela. El traslado del cadáver del ilustre escri- FALLECIMIENTO DE DON LUIS ARAUJO- COSTA ERA ESCRITOR FECUNDO, FÁCIL Y CULTO, CRONISTA AMENO Y SAGAZ Y HOMBRE COMPRENSIVO Y CABALLEROSO Ayer, a la una menos cuarto de la tarde, falleció en Madrid el ilustre escritor y periodista, colaborador de A B C, D. Luis Araujo- Costa, a consecuencia de un cáncer al hígado. Llevaba varias semanas enfermo, sin conocer la enfermedad que padecía, aunque sí se daba cuenta de la gravedad de su estado. Por su salud se interesaban frecuentemente conocidas figuras de las Letras y de nuestra sociedad, como la marquesa de Cavalcanti, el maestro Azorín Melchor Fernández Almagro y otros. Anteayer recibió la Extremaunción de manos de un sacerdote de la parroquia de San Martín. Le confortaba también en sus visitas su director espiritual, el padre agustino Miguel de la Pinta Llórente. A primeras horas de la mañana de hoy quedó sumido el enfermo en un estado in consciente, del que ya no salió. Durante los últimos días habían sido frecuentes las hemorragias. En el momento de morir se hallaba junto al lecho su esposa, doña Encarnación Valenzuela. Inmediatamente fue amortajado el cadáver con el hábito de San Francisco de Asís, según voluntad expresada por el finado en algunas conversaciones, y se colocó, entre las manos un Crucifijo. Pocos minutos después, difundida ya por Madrid la triste noticia, se recibían en la casa mortuoria, entre otros testimonios de pésame, los del presidente de las Cortes Españolas, D. Esteban Bilbao, y de la insigne escritora doña Blanca de los Ríos. teatral, como luego en ABC. En nuestro periódico ha colaborado hasta su muerte, muy asiduamente con su firma y también anónimamente, en editoriales y comentarios que al releerlos dan la medida de su talento tan vario, de su curiosidad e información tan ricas, y del dominio que poseía del idioma. Otros tantos volúmenes RECIENTE APARICIÓN TOMO II DEL (TÍTULOS- VALORES. Doctrina general. Títulos nominativos directos. Títulos a la orden. La letra de cambio. El cheque. Títulos al portador. Títulos de tradición. Un tomo de 838 páginas: 275 pesetas. GARRIGUES: Tratado de Derecho Mercantil Pedidos a: M. A G U I L S R Apartado 1.279. Madrid. Don Luis rAraujo- Costa nació el 25 de de octubre de 1885, en Madrid, en la misma casa de la calle de la Manzana, número 14, donde ha vivido hasta el momento de su muerte. Cursó la carrera de Derecho en la Universidad madrileña y a los veinte años habla obtenido el título de abogado. Sin em UN HOMBRE VALS TANTOS HOMbargo, sus gustos y aficiones le llevaban BRES COMO IDIOMAS SABE tnás por el camino de la literatura que por dijo Carlos I de España. La frase tiene el de los textos jurídicos. Sus primeras lec hoy más valor que nunca. Por eso turas- -a los diez años leía espontáneamente el Quijote el Romancero del Cid los romances del Duque de Rivas, etc. -hicieron en su profesión o negocio, aprenda idionacer en Araujo- Costa ese gusto por las mas en The Letras, a las que luego consagraría toda su vida. Don Luis Araujo- Costa hizo versos, que aparecieron en La Ilustración Española y Americana pero pronto empezó a descoN S T Tul llar por sus artículos. Gracias a su vasta cultura los hacía sobre temas históricos, D! f. MADB! D- PASIS. AV. JOSÉ ANTONIO. 52 artísticos y literarios, siempre con un estilo brillante, cautivador, en una prosa casteEL FülilEO llana de admirable pureza, y con una sólida de España por la alta categoría de sus y vasta erudición. Podía así abordar los enseñanzas y número de alumnos. asuntos más variados, y siempre campeaba en cuanto escribía la claridad de juicio y Ü ADES CULTURALES la profundidad d ¿ideas, la fidelísima documentación, exponentes palmarios de su Cine y conferencias en nuestra sala de actos todos los martes, jueves y sábados, cultura. En 1910 publicó un estudio sobre de 6 a 10 de la noche. Invitaciones en Sela Edad Media, considerada como Edad cretaría. cristiana, que constituye mi verdadero modelo como enjundioso ensayo. En él podían LA MENSUALIDAD apreciarse influencias de grandes maestros se cuenta desde el día de la incorporación como Chateaubriand, la Pardo Bacán del Al mes: en erupo, 125 ptas. particular, San Francisco y de Mencndez y Pelayo. 450 ptas. Matrícula diaria. Los dos últimos con D. Juan Valera eran considerados por el propio Araujo como D A I I IT A (Reproductoras de 1, 8 y autores decisivos en sil formación. r U L L I I A 3 3 meses. Pollitos un día. Máxima selección y garantía. Fue D. Luis Araujo- Costa redactor de La Época desde 1913 hasta 1036, en que UNION AVÍCOLA desapareció el periódico. Allí hizo crítica Ferrer Río, 5. Madrid. Teléf. 25 42 33.