Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC. VIERNES 23 DE DICIEMBRE DE 1953. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG. 45 tar los empeños que eran ajenos a él: los de sus soldados o sus compañeros. Entonces, por lo que me iba contando de los demás tenía yo que deducir la actuación suya, personal, que después contrastaba en conversaciones que celebraba con oficiales y soldados que habían sido testigos del extraordinario temple y las virtudes humanas y militares de mi colaborador. Y puedo asegurar que era mucho más brillante la actuación de Palacios en lo que contaban esos oficiales y soldados, que en lo que él dejaba traslucir en las confesiones que, a duras penas, yo podía arrancarle. -Desde un punto de vista literario- y dejando al margen al protagonista, ¿cuál de los personajes del libro le gusta a usted más? ¡Cuidado! Antes hay que distinguir bien y separar los valores puramente literarios de los valores políticos, militares y humanos. Bien sentado, esto, a mí, literaria- mente, los personajes que más me impresionaron a través del relato, y me emocionaron en el momento de pintarlos, son: en primer lugar, Sergieff, aquel ruso, capitán de bandidos, que intervino en ia defensa del protagonista cuando otros rusos presos comunes en una cárcel le querían linchar. También me parece que está lleno de valores literarios un sargento de origen español y de nacionalidad rusa- -el sargento Pulgar- -amargado, resentido, cruel... y J. M. G. el soldado que tenía miedo y que f laqueó algunas veces en los momentos difíciles, y que, sin embargo, venciendo su temperamento débil, por puro compañerismo, se jugó la (vida, al final, para defender a sus oficiales, porque éstos le habían ganado con su ejemplo. Y Victoriano Rodríguez y Félix Alonso y el sargento Salamanca entre los buenos. Y César Astor... y el alférez X entre los que no lo fueron. Pero seria imposible citar todo el abanico humano, donde aparecen, en tumultuoso contraste, los débiles, los pusilánimes, los valientes y los que, sin serlo, fueron admirables por su abnegación y generosidad. ¿Cómo a través del laconismo del capitán Palacios pudo usted captar fielmente, intuyéndolos, el clima moral y el paisaje real... -Gracias a dos elementos: el primero, la extraordinaria precisión de Palacios como narrador, porque no se pierde uivagando; y el segundo, el asaetamiento a preguntas al que yo le sometía, interrumpiéndole constantemente para conocer los. más pequeños detalles; por ejemplo: temperatura que hacía en el sitio donde ocurría un suceso, cómo iba él vestido, cuál era el paisaje que se ofrecía ante él y sus compañeros, cuáles los gestos, los tics nerviosos, incluso pormenores como el peso, la edad, las facciones, etcétera, de todos. En algunos instantes mi interrogatorio era... avasallador, porque yo mismo me sentía ganado por la emoción y la curiosidad de lo pintoresco, 1o sorprendente, lo estremecedor de aquellas admirables conferencias privadas con que me ilustraba el capitán Palacios. -Y, por último, ¿querrá decir algo, del premio que ha obtenido? -No oculto la satisfacción que personalmente me ha proporcionado el premio por lo que tiene de honroso para un hombre dedicado a las tareas de la pluma, pero ésta me parece que es mayor porque estimo Que el galardón contribuye a poner un granito de arena en la gran deuda que todos- tener mos contraída, y que estriba en compensar; con tinas u- otras satisfacciones, el inmenso y triste vacío fe once años perdidos ¿or esos bravos soldados y Oficiales. ¡El hongr es mucho mayor para ellos que para mí, pues son los verdaderos autores de los hechos narrados, y yo no he sido, en esta qjg. sión. más ctuc su cronista. -Miguel PERSZ PERRERO, COMO SE HIZO EN COLABORACIÓN EL PREMIO NACIONAL DE LITERATURA EMBAJADOR EN EL INFIERNO Podría considerarse la obra como novela, por su. intención narrativa, si los hechos que se relatan no hubieran sido históricos nos dice uno de sus autores Final de la mañana. Sorprendemos a Torcuato Lucg. de Tena en el local de la productora que está fraguando la película ba sada en el libro Embajador en el Infierno que ha escrito en colaboración con el capitán Palacios Cueto y que acaba de obtener el Premio Nacional de Literatura Francisco Franco La actividad reina en los despachos. Encontramos en uno de ellos caras conocidas: la del director Forqué, que realizará la cinta; la del jefe de producción: Lafuente, la del ayudante del realizador: Pío García Vínolas. Vemos el pian detallado del rodaje en uno de los muros, gorras rusas auténticas y otras prendas, también verdaderas, de oficiales y soldados soviéticos, y asistimos a un constante entrar y salir de especialistas de las diversas actividades en el campo de la cinematografía. Pero nosotros no hemos ido para hablar de la película en marcha, sino del libro premiado. Solicitamos un instante de tregua, y una vez con Torcuato Luca de Tena le preguntamos ¿En qué género literario situaría usted Embajador én el Infierno -Podría situarse el libro, por su intención narrativa, dentro de la novela si los hechos que se cuentan no fuesen rigurosamente históricos, como lo son. Pero yo, al planearlo, hice como si de una novela se tratase en la ordenación y desarrollo de los sucesos, en la composición y división de los capítulos, así como en la presentación; caracterización y análisis de los personajes, aunque lo que ocurría era que, a la hora de narrar, había de operar con acontecimientos ciertos y no permitirme la más ligera desviación ni desyirtuación de ellos. De ahí el subtítulo del libro: Memorias del capitán Palacios. Once años de cautiverio -En efecto, si pudiera darse alguien que desconociera por completo esos sucesos, incluso la guerra y la postguerra en que acaecieron, tomaría la obra como novela. Mas, ya fijado su verdadero carácter de relato histórico, en su estrecha colaboración con el capitán Palacios, ¿qué dificultades encontró? -Tuve que desplegar una cierta habilidad en el planteamiento de las preguntas que hacía a Palacios, porque éste, instintivamente, rehuía hablar de su propia actuación y sólo se decidía a contarme con verdadera fluidez de datos, fechas, detalles, rasgos y lugares cuando se trataba de resalSEÑORA: Compre su LOS DOCTORES GÜRPIDE Y BERECSARTUA, NUEVOS OBISPOS DE BILBAO Y SIGÜENZA Roma 22. L Osservatore Romano publica el nombramiento para la sede episcopal de Bilbao de D. Pablo Gúrpide Béope, actual obispo de Sigüenza, y para la sed, e de Sigüenza, de D. Lorenzo Bereciartúa Balerdi, obispo titular de Andeda y auxiliar de Zaragoza. El Boletín Oficial del Estado publicará hoy un comunicado de la Jefatura del Estado haciendo públicos los nombramientos de los nuevos obispos de Bilbao y Sigüenza, D. Pablo Gúrpide Béópe y D. Lorenzo Bereciartúa Balardi, respectivamente. BIOGRAFÍA DENLOS DRES. GURPI- i DE Y BERECIARTÚA El nuevo obispo de Bilbao, Dr. D. Pablo Gúrpide Béope, actualmente obispo de Sig úenza, ocupará la sede que ha dejado vacante el Dr. D. Casimiro Morcillo. Nació en Ochagavia Navarra) en 1898. Cursó sus estudios sacerdotales en la Universidad Pontificia de Comillas, en donde se graduó como doctor en Filosofía, Teología y Derecho Canónico. Después de haber sido coad- jutor de una de las parroquias de Pamplona, fue designado profesor de su seminario conciliar, en donde desempeñó también el cargo de prefecto de estudios. Posteriormente fue nombrado canónigo de la Catedral de Pamplona y más tarde vicario general de la diócesis. Preconizado obispo de Sigüenza en 1951, fue consagrado en septiembre siguiente) en la Catedral de Pamplona. El Dr. D. Lorenzo Bereciartúa Balardi, designado para ocupar la sede episcopal- de Sigüenza, es en la actualidad obispo titular de Andeda. y auxiliar de Zaragoza. El doctor Morcillo, al tomar posesión fc la sede metropolitana de Zaragoza, designó vicario general del Arzobispado al Dr. Bereciartúa. Nació éste en Vidania Guipúzcoa) en 1895. Inició sus estudios sacerdotales en el seminario de Vitoria y los continuó en la Universidad Pontificia de Comillas, donde se doctoró en Filosofía, Teología y Derecho Canónico. Fvé ordenado presbítero en 1919 y pasó a ser, en 1923, profesor de la Universidad Pontificia de Comillas. Ha sido vicerrector del Seminario de Saturrarán (Guipúzcoa) y canónigo doctoral de Santander. En 1944 fue nombrado por el arzobispo de Zaragoza canónigo doctoral de la Metropolitana, y en febrero de 1946 obispo titular de Andeda y auxiliar de arzobispo de Zaragoza. ABRIGO DE PiEL directamente en fábrica, y ahorrará dinero. Facilidades pago sin aumento. Nuestra especialidad: Garras Astrakán. MOLINO DE VIENTO, 8 GRAN CAFETERÍA- PASTELERÍA Recomendamos en estos días nuestra sección de exquisita PASTELERÍA donde hallará gran variedad de excelentes productos de turrones, mazapanes, etc. a precios corrientes. Avenida José Antonio, 25