Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
DIARIO MUS T R A D O D E INF- O R M A C 1 G N i C E N ER A L M FUNDADO EN 1905 POR DON TORCUATO LUCA DE TENA LEGAR a Madrid es para M m ¿un provinciano, en estos días, una experiencia desconcertante. La circulación de la Gran Vía le agobia: pero mucho más la Circulación de ideas; propósitos, bulos y noticias. Hay una hora- la hora del teatro se dice- -en que no. hay manera de encontrar un taxi libre. Hay un, día- -los sábados, por ejemplo, si el viernes hubo reunión ministerial- -en que no hay manera de encontrar una verdad desocupada. Pero lo bonito e incitante de todd esto es que gran parte de esta agitación gira en torno de. pleitos y discusiones sutilmente intelectuales. Habíamos quedado en que éramos poco menos que un pueblo de analfabetos; en que se vendían pocos libros y se leían menos. Y de pronto resulta que todo el- pleito de España está- girando en torno de unps cuantas filósofos, periodistas, escritores, rectores, universitarios. Cuando se sale de éstos adormilados rincones agrícolas y marineros donde tanto preocupa la lluvia, la pesca o la aceituna, y se planta uno en la capital, uno se da cuenta de que, la vida de esta inesperada Atenas, que- somos está girando en torno a que convivan ó no- -según. estos días se. discute apasiona- dameníe- -la filosofía de Ortega con la de Santo Tomás... Uno estaba enterado de que el ministro dé Educación está haciendo un gran esfuerzo de creación de escuelas, Pero no se había dado, cuenta; aún de que había tenido tal éxito que el problema para las gentes de Barbate, de Gandía o del Ferrol estaba en la cons. trucción de tales viviendas protegidas para que, convivan las filosofías y lasideas. D I A R I O ¡L U T R A D O D E 11 F 0I R M A C I O N G E N E RA L a 5 s- e. r Y me corre, prisa dejar, bien sentado que lo que me asombra es la inusitada viveza con que. esto se siente y se discute, porque en sí de sobra. sé que es Verdad. Yo no reniego de mi modesto ofició; intelectual, ni dudo de que: las ideas mueven la historia. Lo que es que, hasta ahora, esto resultaba luego pero 1 no- solía saberss antes. Si cuando los enciclopedistas franceses estaban reunidos en la biblioteca de Diderot discutiendo lo divino y lo humano hubiera entrado un curioso a preguntarles qué hacían, dudo que hubieran contestado La Revolución Francesa Ni creo que cuando los sabios bizantinos, tomada Constantinüpla por los turcos, desembarcaban, huyendo, en Veneeia, a la pregunta del aduanero ¿trae. usted aleo? se les ocurriera nunca contestar: un poco de Renacimiento Pero ahora resulta que el que está haciendo historia, medicina, crítica o- filo sofía sabe perfectamente lo que está haciendo. Tan clara conciencia del calado y eficiencia del manejo de las ideas me hace sospechar que lo que. ocurre es lo- que insinuaba yo en una conferencia reciente: auéia vida pública ccíiva traslada su v. tras convenciones racionales o léxicas, queda debajo ün her. videro de mát i c e s veza a la vida intelectual, que se convierte que nos anonada y angustia porque no como en un lenguaje de clave y signos tenemos ni léxico para expresarlo. convenidos, en el que los visigodos; los A pesar, de todo, es esta situación la reinos de Taifas, Jovellanos, Balines u que se refleja en nuestro breve mundillo Ortega, no significan lo que ellos fueron o intelectual. La juvehtud exige, irldaga. las cosas que hicieron histórica y re- ¿Y para qué quieren más los profesores trospectivamente, sino que simbolizan y los escritores que adveptir ante sí una cosas que quieren, hacerse ahora mismo; inmensidad de problemas, y. s e n t i r s e, El que el cardenal Mendoza o el patriarca quiérase o no, preguntados por la perRibera fueran más o- menos tolerantes plejidad absoluta de los hombres de accon los moriscos, puede tener ahora con- ción? Nunca como ahora se ha entregado secuencias insospechadas para la convi- tanto el intelectual a U oficio de. hablar, vencia de los españoles. Porque ahora sugerir, inquietar, aludir. Y como en. el fondo lo único que le gusta a los intetedas las tesis científicas e históricas se lectuales es hablar con otros intelectuales, formulan guiñando el ojo. todas las parcelaciones, y agrupamientós En casi todo el mundo la vida pública son relativísimos. Todos almuerzan con está en un callejón tan sin salida, que todos. Almorzaremos, para seguir hamira más de lo corriente a los escritores e blando de eso. El almuerzo ha adquirido ideólogos a ver si le insinúan alguna. No categoría de órgano de derecho público. es una frase el dar categoría de era Ya expliqué alguna vez que el provinnueva al estallido atómico con que acabó ciano que llega- -de. isidro intelectual- -la guerra última. En el terremoto pro- á este hervidero ha de cuidar mucho lo ducido por la bomba también los pro- que hace, porque los espárragos con mablemas se desplazaron hacia zonas que yonesa que con movimientos de ofidio inse escapan de la pura política. Por eso troduce eri su boca en compañía dé Fula postguerra del año dieciocho fuá lano o Zutano, pueden significar su cocreadora y optimista; los políticos se munión con éstos o aquellos proyectos, ilusionaban con pacifismos y Ginebras, grupos o ideas. mientras los intelectuales se embobaban Y la verdad es que, sin embargo, por con un hervidero de creaciones prome- ahí- -por ese humanismo español- -es por tedoras: bailes rusos, cubismos, surrealis- donde yo barruntp la solución de, la inmos, nuevas filosofías. Nunca se han di- quietud ideológica actual. España es hoy vertido tanto ni políticos ni intelectuales. día una gran autoridad política y una Pero esta postguerra de ahora, sobre gran viveza intelectual corregidas am- la que pesa un desengaño y una bomba, bas por la amistad. Intelectuales y políes, por esencia, torva, preocupada, y, ticos discuten terriblemente hasta las sobre todo, estéril. Mo ha nacido, ni un dos, y a las dos almuerzan dialécticasistema ni una escuela. Es la postguerra ¡msñte. Hasta media tarde viven las Cade las divagaciones. La bomba y el des- tilinarias y desde inedia tarde- el Symengaño han dejado al desnudo el pro- posio Y la vida, a pesar de toda su blema existencia -el problema de la vida angustia y su problemática, es siempre misma: -bajo los esquemas intelectüalis- una cosa sólida e impura donde 1 ¿amistas dé que se venía viviendo. Y como tad o el almuerzo importan más que no- conocemos las cosas ordinariamente muchas, discusiones. Viniendo del casino más allá de lo qué permiten nuestras provinciano- -donde la aceituna o la pesca sinopsis racionales y nuestro vocabulario, importan tanto- -uno lo espera todo ¿el y éstos solamente bautizan las situaciones regreso a las sólidas realidades objetivas. extremas: dolor, alegría, libertad, auto- Ya sé que esto de las realidades bbjeridad, etc. resulta que al levantar nués- tivas puede parecer puro practicismo y. agravio a la función intelectual. ¿Pero es qué, desde les gríegoo en adelante, no hay acaso toda Una filosofía de las cosas y la realidad? También sé que la palabra regreso no gusta quizá a la jilvén- tud... Pero la pronuncio tomando en cuenta toda la angustia que ellos deMuélese en iodo nuncian. Porque la filosofía realista y provinciana de cualquier pueblecito anü mundo por medaluz enseña también que 1? salidáxde Jos callejones sin salida ¡de. log que tantos hay en Alcalá de Henares o Medinadel Campo í- -está inevitablemente en. el regreso a la otra bocacalle, por la que ABC se metió unoeti el callejón. José María PEMAN. de la Kca l Academia Esvañola- SAMBA