Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Vista erra 4 la Facultad da Mediolna, n Harvard. res, que son realmente un mínimo, al que sólo estudiantes muy frugales se pueden acoplar? La Universidad es generosa en la distribución de becas; da cada año 800.000 dólares -Amos 32.000.000 de pesetas- -a 4 1.000 alumnos, una elevada proporción de los que el College acoge. Sin embargo, 32.000 pesetas de beca por cabeza no son aquí suficientes y la ayuda familiar tiene que cubrir, claro está, un buen hueco. Calculan los servicios estadísticos de la Universidad que ésta varía entre 300 y 800 dólares al año, según los recursos paternales, Pero cuando la beca y el sobre familiar han llegado a su fin, ¿qué hacer? El trabajo es la única solución. Más de la mitad de los alumnos de Harvard pasan las vacaciones sin un dia Ubre. Es normal el lavar platos durante ocho horas, seis días por semana, y dos horas el domingo; se pueden asi ganar, en ésta u otra ocupación, desde 200 a 1.000 dólares mensuales, según la habilidad de cada uno. Los hay que no paran durante el verano para pasar el invierno sin más preocupación que los libros; los hay que distribuyen sus fuerzas a lo largo del año y se les ve durante el invierno vendiendo en tiendas, sirviendo en restaurantes, cuidando niños, fregando cocinas... Es un paraíso la Universidad americana, pero no para el vago; a mí siempre me extrañó cómo el americano pasaba fácilmente de una ocupación a otra, del Gobierno a la Banca, de los sindicatos al deporte. El general Mac Arthur es hoy presidente de una gran compañía, y Wilson, el secretario de Defensa, era el que dirigía antes las riendas de la General Motors con sus millones de Cadillacs y Chevrolets La razón está para mi en la movilidad del sistema social, pero también en el entrenamiento que desde muchachos adquieren. Quien al mismo tiempo lava platos y lee la Odisea tendrá una facilidad de adaptación que puede ser un día indispensable en el campo de batalla, los negocios o la Administración. Nadie piensa aquí que la ocupación es un- desuno que parece clavarnos en la eternidad sólo al pensar la palabra. Aquí el destino se lo forja uno, no viene forjado en la objetividad dé un quehacer. Aquí no se es banquero, químico o político; yo diría que aquí uno es cinco, diez o cien mil dólares al año. Si hay un destino en América, es el dinero y no la seguridad del puesto fijo. Con lo que se demuestra una vez xn que América ha hecho suya aquella vieja máxima de Cervantes, de a Dios rogando y con el mazo dando Un peligro apunta, sin embargo: a fuerza de dar con el mazo, uno sé puede olvidar de rogar. Pero, de todas mane ras, es una lección digna de aprenderse. A, A. -C. Alnumao, ISí íf, Nueva York; anfi Financial Aid Aidt i Harv f (19 -56) Bar (4) E tveiíieá and Financial Aide in Harvard rollete, p er MU (1) J os alumno estudiando tn l mái biblioteca d