Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC, J U E V E S 22 DE DICIEMBRE DE 1955. EDICIÓN DE hA MAÑANA. PAGÍ. 65 RO, OTRO PREMIO NACIONAL MENENDEZ HABLA DEL ENSAYO Y DE LOS ENSAYISTAS Considero el ensayo- -afirma- -como el género literario, típico de nuestro tiempo Lleva, Vicente Marrero una vida recoleta. Tiene una larga y ancha m e s a cíe trabajo sobre la que se apilan los libios. Es joven, treinta y tres años. Está, recién casado. Habla con el acento suave de l a s Islas Canarias, donde vio la primera luz. Pero todos estos datos se han publicado ya en estas, páginas ala mañana siguiente de ia tarde en que fue galardonado coa el P remio Nacional de. Literatur, a Menéhdez y Pelayo con carácter independiente del que ostenta Víctor de Ja Serna. Si, amigué cultivador de la poesía, Vicente Marrero descuella como ensayista, consideramos pertinente hablarle del ensayo, y que establezca diferencias análogas en el género, según los cultivadores de ayer y de hoy, para seguir, análogos derroteros en nuestra información a los establecidos con los escritores premiados en este certamen. nacional. E G 0 S DIVERSOS DE S O C I E D A D Mañana, festividad de Santa Victoria Mañana, viernes, festividad, de Santa Victoria, celebrarán su santo, además- de S. M. la Reina tíóña Victoria Eugenia, las siguientes señoras: duquesas de Alcalá y Almodóvar del Río; marquesas de Altamirá, viuda de Elduayen, Casa- Rojas, -GonzálezTablas, Tamarit y Torrelavega; condesas de Atares, Benahavis y Santa. Coloma; ser ñoras de Albert Despujol, Alvarez Estrada, Colón de Carvajal, Chávarri (D. Fernando) Escario (D. Federico) Falero de Lariz, Fernández de Córdoba (D. Joaquín) Fernández Cuesta e Illána (D. Nemesio) Flórez- Estrada, Fuster (D. Ignacio) Garrido, viuda de González- Cas tejón, Goyoaga, De la Guardia Salvetti, Hermida, Irazábal, viuda de Iturralde, Larrañaga, Ló- pez- Roberts, Montiel (D. Luis) Sancho Camarero, Sartorius (D. José) Torres Quevedo y Zulueta (D. Luis) y señoritas de Ca. lonj. e y Velázquez, González de Castejón y Arguelles, Delgado Herrán, López de Carrizosa y Patino y Zuleta y Carvajal. LOS PRINCIPES DE RUMANIA, ¡EN MADRID SS. AA. RR. los príncipes Nicolás de Rumania. han llegado a Madrid, después de una ausencia de dos. meses, para pasar aquí Jas fiestas navidejías. ¿Quiere- señalar, pues, las diferencias, dentro de la actividad del ensayo, que Víctor de la Serna apuntó en el periodismo y pPelibes en. la novela? -El ensayo. -de hoy está más cerca de la monografía que el de fines de siglo y comienzos de éste- -puesto que el siglo xx comienza, en realidad en 1918- qué se hallaba más dentro de la literatura. Actualmente prestamos más atención al fondo que a la forma, al contenido que a la manera de explicarlo. El tipo de ensayista anterior cuando, por ejemplo, se encontraba forzado a escribir un pasaje árido, prefería saltarlo y quedaba siempre circunscrito a lo que pudiéramos llamar la estética del ensayo. Existe para mí la idea errónea- pero que está muy difundida, de que el ensayo es un género de vulgarización. Yo me inclino, por él contrarió, a la tendencia que sostiene que el ensayo es el género literario típico de nuestro tiempo. Siempre que partamos del concepto de que la vida no puede someterse a un esquema, o un sistema, el modo de expresión más dignó, y más amplio, que le v c ueda al intelectual; es el ensayo, -De esos ensayistas anteriores a los que se ha referido o aludido, ¿quienes juzga, en el árnbi, to de nuestro país que se acercan a los actuales? -Hay unas figuras que todos los universitarios de mi edad hemos estudiado necesariamente y respirado en nuestra atmósfera, pero mi caso particular puede que constituya excepción, porque a los veintiún años salté del ambiente universitario de. Salamanca y Madrid al de ía Universidad alemana de Friburgo. Esto me hizo contrastar muy pronto las impresiones recibidas en mi primera formación con otras distintas y nue. yas para mí. Educadora Ja sombra. de unos nombres de significación tradicional, me atrajo en seguida la. figura de Maeztu, al que indiscutiblemente hay que considerar; dentro de la sensibilidad ele nuestros días, ¿Y Unamuno y Ortega, qué nos dice tíe e l l o s? recuerdo la, emoción que me produjo la lectura de su Vida de Don Quijote y Sancho. Ahora, a más años de distancia, yo aprecioi sobre todo en Unamuno la influencia que; ha ejercido en la renovación del verso cas- tellano. Sin embargo, siempre me ha choca- do su egotismo. Y en cuanto a Ortega tam- bietiihe sentido la. fascinación de su estilo. j Pero hoy me inclino a creer que no es tan imperecedero como entonces lo consideraba. Y hablo, naturalmente, del estilo literario. El de Pío Baroja me atrae más. -Aunque ahí está su libro premiado; sobre Maeztu, diga, en pocas palabras, lo; que más le admira del escritor. -Lo que tiene de revulsivo y de espíri- tüal, su no conformismo creador, su afán de: devolver a los españoles un gran ideal y eilentusiasmo- necesario para seguirlo. Porque, Maeztu denunció siempre la ausencia de grandes ideales en la España de su tiempo. -Para terminar, ¿esperaba usted el- pre- mió que ha, recibido por ese trabajo suyo; consagrado a Maeztu, por su libro titulado i Maestu? -Francamente, no lo esperaba, porque; siempre suelen correr rumores, poco, antes del fallo de los jurados en esta clase de certámenes, de quienes tienen probabilida- des de ser premiados, y mi nombre no Había sonado. Mas, desde luego, y quizá por ha- berme sorprendido tanto que recayese en mi ensayo uno de. los galardones, ha sido i mayor mi sati- sfacción. -Miguel PÉREZ BODA CORRAL Y TORDAN DE URRIES- YERRO -A Unamuno lo leí muy temprano, y En la. real y pontificia iglesia, del- Buen Suceso se ha celebrado la boda de la señorita María de los Angeles Yerro y Alonso- Montenegro con D. Emilio de Corral y PERRERO. i Jordán de Urries, hijo de la- baronesa de Torrellas. La novia lucía un traje de raso y velo de tul sujeto por, adorno de azahar. Apadrinaron a los contrayentes la; madre del novio, baronesa de Torrellas ¡y dotí IMPORTACIÓN DIRECTA Carlos Yerro, hermano de la desposada. CAPAS, ECHARPES Y ABRIGOS Firmaron como testigos, por parte de ÚLTIMOS. MODELOS ella, su hermano D. Félix; sus primes, don Gonzalo y D. Mariano Yerro; el teniente coronel de Ingenieros D. Domingo Gallego PELETERÍA Velasco; D. Fernando López Fernández, teniente coronel, de Ingenieros, y... D. RaVELAZQUEZ. 15 fael Mazarrasa Quijano. Por parte de él, firmaron su hermano D. Diego; sus tíos el marqués de Velilla de Ebro; D. Diego Patinó, el embajador D. Domingo de las Barcenas, eí conde de San Clemente, el marqués de Conquistas, que representaba aimarqués dé- Ayerbe, y el marqués de los Ulagares, representado por su hijo político y con ellas la amable costumbre de el teniente coronel D. Fernando Plaza, su obsequiar a las personas de nuestra primo el- marqués de San Vicente y el mayor estimación. marqués de Torre- Milanos. En la mesa y. para sus regalos de La boda, por el luto de la familia del noNavidad, son tradicionales los vio, se celebró en la intimidad. TURRONES Y MAZAPANES ENLACE OLIVAR DESPUTOL- MO; pero... RALES Y DE SANDOVAL ¿SABE DONDE ADQUIRIR LOS En el Real Monasterio de Santa María MEJORES Y DÉ MAS PRESde Poblet (Tarragona) se ha verificado el TIGIO? enlace. matrimonial de la- señorita Sofía MoCien años fabricándolos con las rales y de Sandoyál con D. Manue! de Olimismas fórmulas, seleccionando var y Despujol, maestrante de Granada. sus sabrosos componentes para Bendijo la unión el abad mitrado D. Edconseguir su exquisita calidad, es la garantía que les ofrece mundo M. Carreta, y apadrinaron a los contrayentes sus respectivos padres, doña Sofía de Sandoval, viuda de Morales, y don Garlos de Olivar y de Olives, maestrante de Valencia. Único sitio de venta en Madrid: Firmaron el acta matrimonial, por p a r Carrera de San Jerónimo, SO te, de ella, sus tíos, D. Lorenzo Morales Pa (PREPARAMOS Y ENVIAMOS PArra, D. Anselmo de Sandoval y Capdepún, QUETES- AL EXTRANJERO) el conde de Montemar, D. José Macián, director general de Regiones Devastadas don- SE A RCiM LAS